Sin criterio

Hubo una época en que yo pensaba que mi verdadera vocación (ingenuamente creía tener vocación de algo) era la de periodista. Desde hace algún tiempo, he tenido que rendirme a la evidencia de que no podría ejercer como periodista, al menos en España, porque carezco por completo de criterio.

Es más: posiblemente ni hubiera aprobado la carrera. Imaginemos un examen tipo test en la Facultad de Periodismo. Y que una pregunta fuera ésta:

- De las siguientes noticias dígame usted cuál debe merecer mayor atención política e informativa:

a) El traje que llevó puesto la Ministra de Defensa en los actos de la Pascua Militar.
b) Lo mal que funcionaron los servicios públicos con ocasión de una nevada en la capital de España.
c) Que el número de parados del país supere los 3 millones de personas, con casi un 50 % de aumento en un año, alcanzando una cota que no se conocía desde hacía más de veinte años, siendo el país con mayor tasa de desempleo de toda la Unión Europea.

Si yo fuera alumno y me hubiean planteado semejante examen, hubiera elegido la respuesta c) sin el menor asomo de duda.

Y me hubieran suspendido, claro. Porque me parece mucha soberbia pensar que son todos los políticos y todos los periodistas españoles quienes están equivocados y que yo estoy en lo cierto.

Resulta claro que la atención –en tiempo, en espacio, en protagonismo y en intensidad- dedicada por los medios de comunicación en las últimas semanas a la noticia b) ha superado, con creces, a dedicada a la opción c).

Y me temo que no sólo no podría ser periodista, sino que tampoco podría ser político. Al menos político de la oposición. Estar en el Gobierno parece ser que sí podría, porque resulta que entiendo perfectamente (desde la lógica que usan los partidos, que no es la del interés general) lo que ha hecho el PSOE: frotarse las manos porque el récord nacional de desempleo deje de ser noticia y objeto de opinión apenas unas horas más tarde de anunciarse, admitir llevar al Parlamento a Magdalena Álvarez, citar a comparecencia a Aena, a Iberia y a las asociaciones de jueces… pero oponer una tenaz resistencia con uñas y dientes hasta lograr que Zapatero no acuda a hablar de desempleo.

Pero no entiendo a la oposición, que parece ser que comparte el criterio periodístico y hasta coincide con el Gobierno, porque, en declaraciones y en iniciativas, ha prestado también mucha mayor atención a la noticia b) que la c).

A mí los tres me parecen hechos noticiables. Pero, al lado de la noticia c), la b), siendo importante, yo personalmente la percibo como un tema menor. Y la noticia a), aunque pueda comentarse u opinarse sobre la misma, la conceptuo como puramente anecdótica al lado de la c), que en mi visión de las cosas -particularísima, al parecer- se me antoja trascendente.

Sin embargo, insisto, el equivocado en mi percepción seré yo. Lo que sí agradecería enormemente es que algún periodista o algún político de la oposición me saque de mi ignorancia y me explique esto. Que alguien me argumente, con criterios razonables, este orden de prioridades de general aceptación que yo -ciudadanito de a pie aficionado a hacerse preguntas en voz alta- no acierto a entender por más vueltas que le doy.

9 comentarios:

Mª Gemma dijo...

También hubiera suspendido el examen, no hace falta que nos expliquen nada, falta de previsión, falta de responsabilidad y una gran manipulación política y periodística...
Un abrazo

Bernardo Rivero dijo...

De acuerdo, Carlos. Ni estás solo ni eres un bicho raro.
El único problema es que necesitamos un país mucho más culto y formado, con un espíritu crítico suficientemente desarrollado como para que podamos aspirar a una democracia verdadera, y no conformarnos con una de baja calidad, que no es democracia.
Los ciudadanos, con sus diversas ideologías, debemos tener la formación necesaria para ser críticos con la información que recibimos de los medios y, mucho más, de los políticos convencionales (productos del marketing). Y cuando sea necesario debemos protestar cívica y enérgicamente.
Por otro lado, me produce una repugnancia indescriptible la creciente obsesión de las televisiones PÚBLICAS por ganar la guerra de las audiencias. Así no vamos a ninguna parte. Triste panorama.
Saludos. Bernardo Rivero.

Maribel dijo...

Tienes másrazonqueunsanto, Carlos.
Y yo también hubiera suspendido periodismo. Menos mal que hice Derecho donde algo se podía copiar...
Esta semana, el tema estrella es la pierna desnuda de Soraya... con la que esta cayendo...

país...

un beso

Maribel dijo...

Se me ha eneplicado el comentario. Lo siento.
Desde que vivo con Mac, mi relación con la informática es de constantes desencuentros...

Fernando Solera dijo...

Pues ya veremos qué se inventan para cuando la violencia tome las calles de las grandes capitales. Si es en invierno hablarán de la ola de frío y si en verano de la de calor. Y es que no es por subir la moral a tus lectores, Carlos, pero pienso que el 2009 va a ser el peor año de nuestras vidas. Las peores previsiones se están empezando a cumplir. Por cierto, el Madrid hoy ha ganado. Ya tienen otro notición.

Finisterre dijo...

Sí que tienen notición, Fernando, y es el cómo y gracias a quién ha ganado...

Salud.

Carlos dijo...

Lo curioso, M. Gemma, es que cuando se comentan estas cosas sí hay gente que se siente identificada. Pero supongo que la mayoría de los ciudadanos no, porque si no la verdad es que no se entiende esta falta de reacción ante unas cosas y la atención desmesurada a otras. Besos.

Lo que pasa, Bernardo, es que es la pescadilla que se muerde la cola. Porque para ser críticos deberíamos tener acceso a información, para así formarnos nuestro propio juicio. Es difícil formarse opinión si no puedes fiarte de nada de lo que te cuentan. Es el incumplido derecho a una información veraz que proclama la Constitución. Un cordial saludo y es un place leerte por aquí y en tu blog de curiosidades científicas.

Yo también hice Derecho, Maribel. Lo de que la foto de Soraya sea la comidilla nacional también es otro síntoma claro de lo mismo, sí. Un beso.
Ya he borrado los comentarios que salieron repetidos, esto a veces falla mucho.

Yo, Fernando, me he hecho propósito de disfrutar 2009 con o sin crisis, pero no me olvido de que hay muchas familias que lo tendrán muy difícil y a la que les afectará muy seriamente. Hoy otra vez pensaba por qué ningún periódico publica en una columnita seguidas las declaraciones más significativas del Gobierno en este último año y algo, desde la Champions League y el pleno empleo hasta lo de la recesión al 1'6 del otro día, pasando por lo de que no había crisis, lo de los antipatriotas, las descalificaciones que hacían cuando escuchaban previsiones que luego ellos mismos acababan confirmando... No sólo ha sido un engaño deliberado y continuado a la ciudadanía, sino que se ha perdido un tiempo valiosísimo para haber intentado consensuar un paquete de medidas más o menos serio para paliar las consecuencias. Y la oposición, ¿no piensa pedir que se evalúe qué resultado dieron los 400 €? ¿o si están llegando a las empresas y las familias las inyecciones de liquidez a la banca? ¿y nadie piensa -ni políticos, ni medios de comunicacion, ni ciudadanos- preguntar dónde están los sindicatos? Bfff, yo es que me quemo ante tanta anestesia. Me jode que nos tomen por tontos, pero me jode mucho más que a veces lo seamos.

Finisterre, está bien para relajar. Toda la razón, un robo al Osasuna. Que el árbitro no vea los penaltis, vale. Pero que encima tenga tan claro que fue una simulación y se ponga chulito...

TortugaBoba dijo...

Yo quiero tantas explicaciones, que me he cansado de preguntar :(
Lo de Soraya me parece cansino, rastrero y de niños chicos (a ver si así puteamos al PP de Rajoy, vamos, la releche).
En cuanto a las cuestiones b) y c), tú mismo escribiste un post sobre que el frío era noticia. ¡Coño, sólo había que salir a la calle!¡No hacía falta ver el telediario!
Hoy me he enterado que Obama se ha llevado a su suegra a la Casa Blanca: ¿es eso noticia?
Dependerá también para qué medio trabajas, que es que también tiene tela que según de qué lado estés, interese una cosa u otra.
Beso.

Carlos dijo...

Tortu,no hay que cansarse nunca humildemente de preguntar; eso es lo que les gustaría a ellos, que no preguntemos, votemos y callemos. Es muy sano hacer de vez en cuando preguntas sin respuesta.