Zapatero nos cuenta el chiste del borracho

¿Lo recuerdan? Es un clásico. Un señor entra en un bar y le dice al camarero:
- ¿Me da cinco vasos de vino?El camarero se los sirve y él se los bebe uno tras otro sin pestañear.
- Por favor, camarero, póngame cuatro vinos- pide de nuevo.
Tras bebérselos, vuelve a preguntar:
- ¿Me puede poner tres vinos, por favor?
El camarero le atiende y el cliente, cada vez más borracho, se mete los tres vinos para el cuerpo y solicita esta vez:
- Póngame dos vinos.
Cuando se los bebe, casi tambaleándose, vuelve a la carga:
- Póngame ahora sólo uno.
Y, reflexionando en voz alta, añade:
- ¿Ve? Ya se lo digo yo a mi mujer: cuanto menos bebo, más borracho estoy.

En el último debate parlamentario sobre la situación económica, Zapatero decidió hacer suyo el chiste del borracho: “Hay indicios consistentes de que el peor momento de la recesión ha pasado ya”. Y semejante deducción obedecía a la misma lógica que aplicaba el tipo de los vinos: a lo largo de 2008 el paro registrado (una estadística falaz, por cierto) creció un 46,93 %, en enero de este año el 6’35 %, en febrero el 4’63 %, en marzo el 3’55 %, en abril “sólo” el 1’09 %, etc., etc. Por tanto, cada vez destruimos menos empleo y, en consecuencia, lo peor ya ha pasado, ¿no?

Pues no. Incluso Rajoy (alguna vez tenía que estar de acuerdo con él, sin que sirva de precedente) cayó en recordarle algo tan elemental como que esto es acumulativo: “Señoría, vamos a ver si podemos ponernos de acuerdo en qué quiere decir que 'lo peor ya ha pasado'. ¿Quiere usted decir con esto que vamos a ver cómo se reduce el número de parados y se incrementa el empleo? Porque como usted dijo en esta Cámara hace justamente un año 'volver a crear empleo será el mejor termómetro de la evolución de la situación (...). Si nos atenemos a este criterio, en el que yo estoy totalmente de acuerdo con usted, convendremos que lo peor no ha pasado, porque dentro de seis meses, por desgracia, tendremos un paro más abundante que el que hoy tenemos".

Lo malo es que el razonamiento del borracho es un chiste, pero el razonamiento del Presidente del Gobierno pretendía ser una afirmación en serio. ¿De verdad él piensa así? Yo creo que no. Entonces, cuando dice estas cosas, ¿por quién nos toma? No hace falta que contesten, es una pregunta retórica.

8 comentarios:

MACHACANDO LAS ALMENDRAS dijo...

Apropiado el chiste.

Lo peor no es que el PSOE cierre filas ante un Presidente que anuncia y toma medidas que parecen tomadas unos minutos antes en bar tomando unos cafetitos.

Lo peor es que la oposición anuncia alternativas que no cumple allí donde gobierna, y que no aseguran la salida de la crisis, y que si son aceptadas socialmente es por el derroche de recursos que suponen las que toma este des-Gobierno.

Un saludo.

TortugaBoba dijo...

¿Me creerás si te digo que no conocía el chiste del borracho? Me estoy partiendo de risa. Buenísimo.
Besos.

Carlos dijo...

Es así, Juanfran, ese cierre de filas sectario de los macropartidos es lo de siempre, ya no nos sorprende.

¿No me digas, Tortu, que no conocías este chiste? Mira que es viejo... Pero es que hay veces que la realidad imita a la ficción. Cuando estaba escuchando el razonamiento, me vino enseguida a la cabeza. Parecido a cuando cierto episodio policial (ya olvidado por los medios y todavía no aclarado oficialmente, por cierto), me recordó rápidamente a La Vida de Brian: http://carlosjaviergalan.blogspot.com/2009/04/fue-este.html . Beso.

Finisterre dijo...

Muy buena la comparación, Carlos. Yo, como TortugaBoba y creo que como Rajoy, tampoco conocía el chiste y mira que me sé bastantes.

El problema es que Zapatero, Rajoy y el resto de políticos seguirán sin conocerlo o, los que lo sepan, no sabrán o no querrán asociarlo.

Si en lugar de votar unas listas cerradas por una circunscripción provincial, lo hiciésemos a través de unas listas abiertas, por ejemplo por distritos, y nuestros votados y elegidos tuviesen que dar la cara ante sus votantes de vez en cuando en la junta de distrito correspondiente, se lo podríamos recordar y ponerles las cara roja delante de sus vecinos y así dejarían de tomarnos el pelo. Pero como no es así, pues simplemente aplaudir una vez más tu ingenio.

Me ha recordado a lo que suele decir un gran amigo mío y tuyo cada vez que vamos a una cervecería y pido dos dobles y él remacha "y otros dos para mí". Creo que un día pusieron cuatro.

Un abrazo

Carlos dijo...

Los parlamentarios, en lugar de estar sometidos a mandato imperativo de los electores como tú propones, Finisterre, están sometidos de forma apenas encubierta a mandato imperativo de sus partidos (algo que la Constitución prohibe, por cierto). Y así nos va: partitocracia en lugar de auténtica democracia.
Y bueno, que digo yo que mañana habrá que ver el Barça-Atleti en algún sitio con unas buenas rubias delante (me refiero a cervezas, obviamente, no nos vamos a tirar faroles...). Un abrazo.

Anónimo dijo...

muy bonito el lenguaje para hablar con la palabra por encima

Eva dijo...

¿ Qué diferencia tiene un sueño de un chiste ?

Eva dijo...

crear o dar trabajo crear empleo o transformar empleo el empleo és energía se transforma a través de este medio como és el trabajo la transmutación és la obra maestra pero hay que aprender a ser empleo también a meterte dentro como hiciese el amor