¿Por investigar?

Imaginen un delito grave, de los que más rechazo puedan producirles. ¿Una violación, por ejemplo? Sea. Supongamos, pues, que la víctima de una violación presenta denuncia ante el Juzgado de guardia. Supongamos que el juez que está de guardia no es legalmente competente para asumir la causa y sólo puede y debe realizar las diligencias urgentes. Supongamos que ese juez se siente tan identificado con la víctima y con su padecimiento que decide, en contra de la ley, declararse a sí mismo competente para llevar el asunto. La defensa del presunto violador le hace notar que no le corresponde la competencia legal y que debe pasar la causa al juez competente, pero él continua adelante. Posteriormente, la defensa del presunto violador presenta una denuncia contra el juez por vulnerar la ley conscientemente y el tribunal competente decide por unanimidad admitirla a trámite y, finalmente, abrir proceso.

¿Sería correcto y riguroso, en ese supuesto, un titular periodístico que dijera: “PROCESADO UN JUEZ POR INVESTIGAR UNA VIOLACIÓN? No, ¿verdad? Cuando menos, falta algo.

Pues eso. A Garzón, digan lo que digan no pocos medios, no se le ha procesado “por investigar los crímenes del franquismo”. Se le ha procesado, como nos pasaría a usted y a mí si lo hiciéramos, por vulnerar –presuntamente- la ley. Y tendrá la oportunidad de defenderse y de intentar demostrar que no ha sido así.

Ah, y en el ejemplo, para centrarme sólo en el aspecto jurídico y no contaminarlo con el fondo, he señalado un delito claro y perseguible, con un presunto autor identificado y con un móvil en la actuación del juez –la identificación con la víctima- que pueda parecer incluso noble. La cuestión se agravaría si, además de esto, al juez del ejemplo le trajera al pairo determinar la responsabilidad de la violación, le importara un bledo la víctima de la misma y sólo le interesara la repercusión mediática del caso, que es lo que yo creo, aunque esto ya es mi particular y discutible impresión.

13 comentarios:

Francis Black dijo...

Muy de acuerdo con el Post. Hay mucho ruido en España y al final parece que hay que decidirse por el que grita más con las ideas de uno, en caso de tenerlas, en vez de ir tema por tema.

Machacando las Almendras dijo...

La verdad que ayer pensé en tí, y me dije, "estoy seguro que Carlos esta elaborando algún articulo que arroje claridad sobre este asunto".



No me equivoqué.

Un abrazo.
Juanfran

Bárbara dijo...

Yo sigo discrepando, querido Carlos. Aún cuando pueda ser cierto lo que dices, se produce un grave agravio comparativo: por ejemplo, 1500 euros al juez que olvidó meter al pederasta, que luego asesinó a Mª Luz, en prisión, y la inhabilitación de por vida para otro que se declaró competente para investigar unos crímenes. ¿Estamos locos o qué?
Al margen de que saltarse una ley injusta (puede que necesaria en su día pero hoy a todas luces injusta)como la ley de amnistía no me parece tan grave. Que le saquen tarjeta amarilla y le dejen seguir jugando, hombre, faltas más graves se han cometido, y con veradera mala fe.

Esther Fernández dijo...

Suscribo plenamente lo que escribes en tu post, Carlos; incluída tu reflexión personal.

Es evidente: siempre le han gustado los medios, figurar y ver su nombre día si, día también, como titular de primeras páginas. ¿Alguno recuerda que el nombre de algún otro juez apareciera con tal asiduidad? Esta vez, su afán de protagonismo y omnipresencia/potencia se ha vuelto en su contra.

Ya hacía tiempo que juzgaba/jugaba "al límite de la legalidad", pero la Ley, ante supuestos iguales, ha de aplicarse a todos por igual.

Carlos J. Galán dijo...

Gracias, Francis. Sí, este debate además -bueno, como en casi todos en España, para qué engañarnos- se convierte en una cuestión de bandos: si defiendes una cosa eres un rojo antisistema heredero de las chekas y si defiendes otra eres un franquista del copón y descendiente de los asesinos de Lorca. Y, como de costumbre, se echa de menos una reflexión un pelín más sosegada.

Hola, Juanfran. El asunto da para mucho más, es complejo y habría mil aspectos que analizar. Yo me he centrado sólo en el del tratamiento informativo, que es claramente manipulador. La gente no tiene conocimientos jurídicos y se guía por filias y fobias.

Carlos J. Galán dijo...

Hola, Bárbara. Son cuestiones complejas. A ver, la diferencia por la que la ley trata más suavemente la una que la otra es porque una es una negligencia, un error (y por tanto aplican sanción administrativa), y la otra es deliberado (alguien dicta un acuerdo ilegal a sabiendas, lo que en un juez se considera particularmente grave). Por otro lado, la responsabilidad principal del incumplimiento en el tema Mariluz fue de la secretaria judicial, que es a quien competía eso y a esta la han inhabilitado seis meses. A Garzón tampoco le inhabilitarán de por vida; una cosa es lo que pidan y otra lo que pase. Quizá demuestre su posición y le absuelvan. Pero, en principio, está sujeto a la ley como todo hijo de vecino. De negligencias, Garzón tiene ya unas cuantas: narcos liberados porque se le olvidó prorrogar la prisión y cosas así. De todas formas, en serio que no entiendo por qué creeis que la intención de Garzón era buena y que realmente quería investigar de verdad los crímienes del franquismo, cuando este tipo pasa de todo eso y sólo busca potenciar una determinada imagen internacional en beneficio propio. En sus diligencias no investigó nada realmente en serio: se limitó a declararse competente de un asunto que sabía que no lo era, abrir una causa artificial incumpliendo la norma que obliga a determinar los hechos, el delito y los presuntos autores, y como toda diligencia lo que hizo fue pedir unos certificados de defunción de gente que él -como todos- ya sabía que había fallecido, con la intención de entretanto de intentar exhumar a Lorca y hacerse una foto que internacionalmente le venía bien a él. Cuando vio que no iba a poder hacerse esa foto con facilidad, espero a que le llegaran los certificados y, al ver que Franco había muerto -qué sorpresa-, él mismo declaró extinguida la responsabilidad penal por fallecimiento y lo archivó, pasando del tema y diciendo que la exhumación era competencia de los jueces de instrucción de los lugares dónde hubiera fosas y que los interesados lo pidieran ahí. Yo creo que Garzón instrumentaliza todos los asuntos en beneficio propio y es mal instructor desde el punto de vista técnico-jurídico, como viene demostrando. Yo siempre digo de coña que lo peor de que éste instruya una causa contra Franco es que al final le acabarían absolviendo.

Pues sí, Esther. Eso lo sabíamos todos y al final le ha pillado el toro, no sólo con esto, sino con lo del Santander y su "querido Emilio" (así le llamaba en una carta) Botín al que declaro en el procedimiento no conocer, y con lo de las escuchas ilegales a abogados, que ya tiene tela.

Francis Black dijo...

De todo esto lo más bestia son las escuchas ilegales a abogados. Hay que ser bestia.

Carlos J. Galán dijo...

Toda la razón, Francis Black: lo comenté en un post anterior, http://carlosjaviergalan.blogspot.com/2010/01/derecho-de-defensa-y-grabaciones.html . La gente no es consciente de la gravedad que tiene eso: se carga el derecho de defensa.

Bárbara dijo...

Si tienes toda la razón, peca de divo y de querer salir en la foto pero resultaría desproporcionado inhabilitarlo de por vida por la causa del franquismo (realmente grave me parece lo de las escuchas). Pero lo del franquismo, ¿qué derecho se ha lesionado directamente con esa supuesta prevarización? (un delito que por otra parte se basa en un "a sabiendas", es decir que habría que extraerle la conciencia para poder dirimir si lo hizo a sabiendas o no) ¿no podrían dejarla correr?
Son los que lo atacan con vehemencia (no digo tú) los que están contribuyendo a convertirlo en mártir y allanándole el camino para lo que viene.

Carlos J. Galán dijo...

Buenooooo, vale, si me lo pides tú de esa forma, le indulto... ;-) Pero lo hago por ti, ¿eh? Te lo debe, jajaja. Un besazo.

Alberto Vara. dijo...

Garzón no está acusado de investigar al franquismo. Se le acusa de no ser competente para ello y, a pesar de ello, intentar hacerlo. Se le acusa de escuchas ilegales a abogados. Y se le acusa de ponerle el cazo, para financiarse un viaje, precisamente a aquel a quien debía juzgar.
Garzón es un ciudadano mondo y lirondo y debe responder ante la justicia. Si es inocente, las acusaciones no prosperarán. Y punto.

Yo, como profesor, soy una autoridad -o algo así dice Espe-, pero eso no me da derecho a multar a un conductor que se haya saltado un semáforo.

Lo demás me parecen milongas.

¿Y el papelón de CCOO y UGT?
De sainete, vamos.

Enano dijo...

No he leído mejor metáfora de lo que sucede con Garzón. Has dado en el clavo!

Carlos J. Galán dijo...

Muy clarito, Alberto.
Lo de CCOO y UGT que, después de casi cinco millones de parados, por fin salgan a la calle... a defender a Garzón, es de traca.

Enano, me alegro de que te haya parecido didáctico. Es lo que pretendía: ofrecer un ejemplo claro frente a la manipulación informativa. Al margen de que se esté de acuerdo o no con el procesamiento, lo cierto es que la información publicada está siendo realmente tendenciosa en muchos casos.