De bingueras clandestinas y señoras que se marean

Las redacciones de los medios informativos en verano dan mucho juego. Mezclen en la coctelera la escasez de noticias importantes y la presencia de personas en prácticas -sustituyendo a los empleados que están de vacaciones- y el resultado puede ser parecido a los ejemplos que aquí reseño.

En junio, la Policía, en el marco de lo que se denominó Operación Persiana, desmontó un bingo ilegal en Palma de Mallorca.

Estábamos hojeando la edición impresa de El Mundo cuando A. me leyó -con su mejor entonación de suspense- los pormenores con que la nota de prensa de la agencia Efe, reproducida por varios medios, contaba la eficaz intervención de las fuerzas de seguridad contra estas treinta y dos mujeres que participaban en las partidas clandestinas.

En primer lugar, estremecía la descripción del lugar de los hechos: una casa “con sus habitaciones completas, un comedor, un baño, un aseo situado en la planta primera y utilizado por las jugadoras, una cocina equipada…”.

No menos espeluznante era la relación de conductas imputadas: “Se les sorprendió realizando los actos correspondientes al juego del bingo: venta de cartones, seguimiento de la extracción de las bolas y su tachado de los números en el cartón correspondiente, el funcionamiento, tanto automático como manual, del mecanismo de extracción de bolas, el abono de los premios de la línea y del bingo”. Qué cuerpo se le queda a uno, ¿eh?

No me había yo repuesto aún de un suceso como éste, cuando El Norte de Castilla se convirtió en protagonista de Twitter con el notición titulado Una mujer sufre un mareo en su domicilio.

No podía uno sustraerse a seguir leyendo: “Una mujer avisó el martes a los servicios de emergencia para que comprobasen que su hermana se encontraba bien, ya que no contestaba a las reiteradas llamadas que le hacía a su domicilio”. Ay, qué angustia. ¿Cuál sería el desenlace?

Menos mal: final feliz. “La misma alertante llamó luego a emergencias poco después para avisar de que su hermana había sufrido un mareo sin importancia y que ya estaba recuperada”.

Las reacciones de los lectores no se hicieron esperar: “Pero no nos dejen así –clamaba uno, ansioso por conocer detalles-, dígannos al menos si le dieron un vaso de agua”. Otro comentarista exigía portada para la noticia de la que él mismo había sido protagonista en esa jornada: “Esta mañana he llevé dos bocadillos al trabajo pero luego no tuve mucha hambre y sólo me comí uno”. Algunos se preocupaban por el posible impacto de la noticia en la prima de riesgo española.

Enseguida surgieron las iniciativas de apoyo en las redes sociales: en Facebook no faltó el inevitable grupo Señoras de Palencia que se marean. “Todos somos la señora de Palencia”, proclamaban algunos ciudadanos ante tales sucesos, pidiendo la solidaridad de los demócratas y la adopción de medidas para que nunca más nadie tenga que sufrir un mareo en su domicilio.

Lo peor es que El Norte de Castilla, que había conseguido ser trending topic en Twitter y tenía una de las noticias digitales más leídas de su historia, en vez de reírse un poco de sí mismo, que es siempre muy sano, debió de tener a la pobre becaria castigada borrando comentarios toda la tarde y así se perdieron grandiosas aportaciones del ingenio español.

La próxima semana, en Afectos, de RNE

Ya habrán visto que en uno de las columnas laterales de este blog bromeo sobre mi “vocación” personal de tertuliano, de mi disposición a hablar sobre cualquier cosa sin saber realmente mucho de nada... Pues resulta que, durante las dos primeras semanas de agosto, voy a volver a ejercer como tal.

Semejante imprudencia, la de llamarme como colaborador, la ha cometido Radio Nacional, que ha concertado mi participación en dos emisiones de Afectos, el programa radiofónico dirigido y presentado por Silvia Tarragona y que durante estas vacaciones estivales conduce Daniel Ampuero.

Da la casualidad de que yo ya era oyente asiduo de este espacio, que conjuga actualidad y cultura, interés y amenidad, y que, durante la temporada ordinaria, ha contado con colaboradores de una talla muy destacable: la madrugada del lunes al martes participaban la periodista Nuria Ribó y el novelista y poeta Benjamín Prado; los miércoles era el turno de la también escritora y periodista Empar Moliner y del conocidísimo escritor Luis Antonio de Villena; los jueves, los colaboradores de Afectos han venido siendo la periodista Nuria Guitart y un polifacético e interesante Bernat Dédeu, filósofo, músico, colaborador periodístico…; a las cero horas de los jueves comenzaba la última emisión semanal, con otra periodista especializada en Internacional, a la que sigo con interés, Olga Rodríguez, y con el poeta y columnista de El Mundo Antonio Lucas.

Este verano, han estado aún Nuria Guitart, Antonio Lucas, Olga Rodríguez, Empar Moliner… y nos incorporamos en agosto el veterano periodista Pedro Calvo Hernando, el conocido comentarista del corazón y poeta Ángel Antonio Herrera… y un servidor, entre otros.

Ya comprenderán, pues, que no pretendo compararme, ni de lejos, con semejante plantel de ilustres colaboradores, sino todo lo contrario: subrayar la responsabilidad que implica esta grata invitación de RNE. Y la ilusión y el honor que supone la experiencia de pasar de este lado del receptor a estar frente al micrófono en un programa que, además, me gusta y recomiendo.

Las emisiones en las que intervendré serán la del martes 2 de agosto (madrugada del miércoles en realidad) y la del lunes 8 (madrugada del martes).

Afectos se emite en Radio Nacional a las doce de la noche. Puede sintonizarse en el receptor a través de la frecuencia que corresponda a su área territorial  o bien escucharse directamente por internet en el reproductor digital de la web de RNE

Además, los propios oyentes tienen la opción de participar activamente en el programa dejando sus comentarios en el muro del Grupo de Facebook o en @AFECTOS en Twitter, enviando correos a afectos@rtve.es o llamando al teléfono 900 137 137. Ya avisaré un poco antes del tema que trataremos cada uno de los días, por si se animan.

Si les apetece y no están durmiendo, me encantará encontrarles en ese diálogo que mantendremos por la noche en Afectos, en la radio pública.

Sin embargo estoy aquí, resucitando

Definitivamente, no ha sido un año fácil, aunque sería injusto no recordar también tantas cosas buenas. Mi cuerpo y mi cabeza se empeñaron con razón en que frenara y que cambiara, y en eso estoy aún. Más allá de algunas medicinas, lo que necesitaba de verdad era una transición personal y profesional que se está haciendo eterna y muy trabajosa. En medio de todo, varios adioses dolorosos. Y también un nacimiento muy feliz. Empecé 2011 con la persona con la que quería empezarlo y en la ciudad del mundo que elegí, ¿qué mejor forma? Y en aquellos meses comprobé cómo todo lo que te preocupa puede pasar de pronto a un segundo plano ante lo que te importa de verdad. Y sigo teniendo -siempre, siempre- el impagable privilegio de contar con mi familia y con unos amigos que son un lujo.

Equivocándome y aprendiendo, cansándome y respirando hondo, tropezando y levantándome, sigo caminando.

Hoy es mi cumpleaños. Así que lo celebro con los versos de mi admirada María Elena Walsh (¿cómo es posible que no me enterase de su muerte en enero?) y la voz de la inolvidable Mercedes Sosa (que hoy también hubiera cumplido años), acompañada esta vez por Leon Gieco y Víctor Heredia.

Conferencia sobre Salud y testamento vital

El pasado 22 de junio participé, junto con el también abogado Rubén Martínez Mollar, en una charla sobre La salud y el llamado testamento vital en el Centro de Mayores San Blas de Madrid. 

En la conferencia explicamos a los asistentes cuestiones tales como la normativa sobre dependencia en nuestro país, cuáles son los principales derechos del paciente, qué es una historia clínica, qué es el consentimiento informado o en qué consiste el documento de instrucciones previas, más conocido coloquialmente como testamento vital. A continuación, se abrió un participativo y ameno coloquio con los presentes. 

Esta actividad era la segunda charla de la serie Conoce tus Derechos, que promueve el Colegio de Abogados de Madrid en colaboración con la Consejería de Familia y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid y la Fundación Uría. En ella estamos participando más de ciento cincuenta abogados, voluntaria y gratuitamente, bajo la cobertura del Centro de Responsabilidad Social de la Abogacía.