El baile de ministerios

(Comparto aquí un artículo publicado en el blog jurídico en español más leido, una referencia en nuestro ámbito, del que son editores Elisa de la Nuez, Fernando Gomá, Fernando Rguez. Prieto, Ignacio Gomá y Rodrigo Tena, y en el que participan prestigiosos colaboradores. Para mí es un honor ser firma invitada en un medio de opinión que aúna calidad e independencia).

Publicado en ¿Hay Derecho?, 26.12.11

En estos días, tras la toma de posesión del primer Gobierno presidido por Mariano Rajoy, la atención periodística se centra fundamentalmente en las personas que se han hecho cargo de cada cartera ministerial. Pero quizá fuera oportuno fijarnos también en las cambiantes denominaciones y competencias de los Ministerios en nuestro país.

Respecto al ejecutivo precedente, el actual reduce las Vicepresidencias de dos a una y, aparte de variar denominaciones, integra Administraciones Públicas en Hacienda, fusiona Educación y Cultura, y suprime Ciencia e Innovación, para distribuir su cometido entre otros departamentos.

Es el gabinete más reducido de la democracia, con 14 miembros, incluyendo al propio Presidente. Hasta la fecha, ese título lo ostentaba un Consejo de Ministros de Aznar con 15, mientras que el máximo correspondía a un par de Gobiernos de Suárez que contaron con 24 integrantes.

Sin embargo, un número menor de carteras no refleja, por sí solo, una austeridad real. El ahorro que acarrea prescindir del titular de un Ministerio no es significativo si en la práctica se mantiene la estructura y, como es frecuente, una similar cifra de personal.

Lo que, de forma indudable, sí comporta un repetido gasto, es la propia variación de la estructura gubernamental. Cada cambio de denominación en un Ministerio implica sustituir los rótulos exteriores e interiores en todas las dependencias (sede central, departamentos y organismos adscritos, y administración periférica del Estado en cada provincia). Exige el cambio de nombre e imagen corporativa en la web oficial, en todo el material de papelería interno y externo, en los folletos informativos y publicaciones, y en los impresos oficiales que se utilicen en los distintos trámites administrativos. Si el cambio comprende, además, una variación competencial u orgánica –por fusión o división de Ministerios, o por asignación de áreas de uno a otro- normalmente será necesario un cambio de adscripción de funcionarios, mudanzas y traslados, así como la adaptación de los procesos administrativos en papel y telemáticos, operaciones que cabe suponer que conllevan un elevado coste, en muchos casos perfectamente evitable.

En su primera campaña electoral, Zapatero prometió que el Ministerio de Interior se denominaría de Seguridad y que el de Fomento pasaría a ser de Infraestructuras. En cuanto tomó posesión de su cargo como Presidente del Gobierno, comunicó que posponía tales cambios sine die para evitar “gasto innecesario”, aplicando criterios de “ahorro” y de “ejemplaridad”.

Poco duraron tales criterios. Durante los siete años en que estuvo al frente del Gobierno de España, Educación tuvo tres denominaciones y asignaciones competenciales diferentes, Trabajo tuvo dos y Agricultura también se vio afectada por un cambio de denominación en el último ejecutivo. Pero, sobre todo, introdujo dos nuevos Ministerios: recuperó en 2004 el de Vivienda, desoyendo a quienes cuestionaban el sentido de otorgar ese rango a una competencia ya transferida a las Comunidades autónomas, y en 2008 creó el de Igualdad, una cartera que, en lugar de estar destinada a un área competencial en sentido estricto, respondía a una aspiración que debe estar presente en la acción de todos los departamentos (la inexistencia de Ministerios específicos de Libertad o de Solidaridad no significa necesariamente que el Gobierno renuncie a promover tales valores). En 2010, el mismo Presidente que había defendido a capa y espada, frente a las numerosas críticas recibidas, la existencia de ambas carteras ministeriales, las suprimió sin mayor consideración.

El artículo 98 de la Constitución deja abierta la composición y estructura gubernamental, pero a mi juicio parece estar apuntando a una reserva de Ley, en sentido formal, al asegurar que “el Gobierno se compone del Presidente, de los Vicepresidentes en su caso, de los Ministros y de los demás miembros que establezca la Ley”. Lo cierto es que tal decisión se fue produciendo siempre por la vía del Decreto durante la etapa de UCD. El Gobierno del PSOE, primero mediante el Real Decreto-Ley 22/1982, de 7 de diciembre, de medidas urgentes de reforma administrativa y luego, en 1983, con la Ley Orgánica de la Administración Central del Estado (LOACE), pareció querer fijar una estructura estable, pero pronto cambió nuevamente de criterio a través de Leyes de Presupuestos, reiterándolo después en la Ley 42/1994 de medidas fiscales, administrativas y de orden social.

Finalmente, en 1997, la Ley de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado (LOFAGE), en su artículo 8.2, estableció que “la determinación del número, la denominación y el ámbito de competencia respectivo de los Ministerios (…) se establecen mediante Real Decreto del Presidente del Gobierno” y la Ley del Gobierno incluyó en su artículo 2.2.j) como facultad del Presidente la de “crear, modificar y suprimir, por Real Decreto, los departamentos ministeriales”.

Parece razonable que se pueda adaptar el número, denominación y competencias de los Ministerios ante una realidad social y política cambiante: hoy la Innovación en general (Investigación, Ciencia, etc.) tiene un peso del que carecía hace décadas y, sin embargo, ya no necesitamos un Ministerio específico para negociar con la CEE, como existió antes de la integración en lo que hoy es la Unión Europea. También resulta comprensible que se pueda modificar la estructura por fundadas razones de coordinación de políticas. Pero lo que no parece muy defendible es que, después de más de treinta años de democracia, no hayamos llegado a determinar, por pura experiencia práctica, dónde es mejor que se ubiquen las competencias de Deportes (que tan pronto están en Cultura como en Educación o las tiene el propio Presidente) o las de Turismo (que ganan y pierden cada poco tiempo rango ministerial, y que han pasado por Transporte, por Industria o por Comercio), por citar sólo dos ejemplos. Tampoco se entiende muy bien que un mismo Presidente del Gobierno vaya cambiando de criterio varias veces en escaso tiempo respecto a cuál es la estructura más adecuada para su ejecutivo.

Si no se quiere fijar la composición por Ley, sí convendría apelar, y más en época de austeridad, al menos a la coherencia de un mismo Presidente e incluso a un cierto consenso entre los dos grandes partidos, para que, sin caer en una rigidez excesiva, sí se eviten estas constantes modificaciones, algunas veces justificadas, pero a menudo tan incomprensibles como costosas.

Apoyo a la Protectora de Animales de Cáceres para que siga gestionando la perrera municipal

La Protectora de Animales de Cáceres, de la que es socia una amiga mía, venía haciéndose cargo, desde hace doce años, de la Perrera Municipal de esa ciudad. Su trabajo al frente de la misma ha sido ejemplar, porque implantó un modelo de gestión que nada tiene que ver con el que, por desgracia, es usual aún en no pocas perreras: limitarse a dar un plazo para reclamar al animal abandonado y, transcurrido el mismo, sacrificarlo.

La asociación ha logrado entregar en adopción en este tiempo a casi 5.000 animales, relegando la eutanasia a casos muy excepcionales. Consiguió que el servicio de recogida de ejemplares abandonados y la posterior atención y cuidado de los mismos funcionara los 365 días del año. Convirtió la perrera en un lugar limpio y presentable, donde los animales eran tratados no sólo con dignidad, sino con el cariño de decenas de voluntarios. Los centros educativos visitaban las instalaciones y muchas personas colaboraban en sacar a pasear a los perros, en lugar de mantenerles encerrados de forma permanente.

Este año la Protectora ha atravesado serias dificultades a causa de la deuda que el Ayuntamiento cacereño mantenía con la misma. Aun así, siguió prestando el servicio, haciéndose cargo de todos los gastos que conlleva, pero obviamente las cuotas de los socios no pueden cubrir indefinidamente el compromiso económico que el consistorio asumió en su día.

De esta forma, la asociación se vio obligada a denunciar el convenio suscrito con el Ayuntamiento, para que no se produjera su prórroga automática, ante la imposibilidad de seguir manteniendo a sus exclusivas expensas este servicio. Se trataba de dar un toque de atención para que la administración local de Cáceres cumpliera su parte del acuerdo. Y también de dar una oportunidad a la renegociación de condiciones si se consideraba conveniente.

Pero el equipo de gobierno municipal, en lugar de atender su obligación de pago o de negociar un nuevo convenio con la Protectora, reaccionó con lo que a mí me parece una rabieta y adoptó una postura autosuficiente. Parecía querer demostrar que no necesitaba a esa asociación que había osado reclamarle sencillamente que cumpliera su compromiso.

La Protectora tuvo que conocer por una noticia en los medios informativos que el Ayuntamiento había acordado prescindir de su gestión en la Perrera. Las autoridades cacereñas anunciaron que la misma se iba a asignar para el próximo año a la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura.

Enseguida surgieron las dudas de que ese centro educativo pudiera dar cobertura completa al servicio que venía manteniéndose en la Perrera y, en efecto, ante la reacción popular y el interés mediático, el Decano aclaró, en declaraciones a los medios locales, que la Facultad sólo podía comprometerse a prestar asistencia clínica, pero ninguna otra atención.

Es decir que, a fecha de hoy, se mantiene la incertidumbre de qué pasará con la gestión de la Perrera, con la recogida de animales abandonados y con el cuidado de los que están actualmente en la misma. El Ayuntamiento sigue sin dar su brazo a torcer.


En apenas unos días, más de 8.000 firmas han apoyado que la Asociacion Cacereña para la Proteccion y Defensa de los Animales vuelva a gestionar el servicio y para el día 31 está convocada una concentración en la Plaza Mayor de Cáceres con el mismo objetivo.

Han sido numerosísimas las muestras de adhesión y apoyo que ha recibido la Protectora en estos días. Por elegir sólo una, quiero destacar un testimonio que me impresionó: el de María Luisa, una persona con fibromialgia. Dice que llegó a tocar fondo y a cuestionarse todo, a no querer vivir. Y cuenta la suerte que supuso conocer la Protectora de Animales de Cáceres: “Me está cambiando la vida (…). Voy casi cada día a pasear a los perritos que gente sin corazón ni conciencia deja un buen día maltrechos o abandonados (…). Por primera vez en mucho tiempo tengo ilusión por la vida, por levantarme temprano, por caminar hasta allí y darle movimientos a mis atrofiados músculos, por primera vez en muchos años me siento en el lugar adecuado en el momento preciso, para ser de utilidad. Mi gran sorpresa es el cambio que voy experimentando: tengo ilusión por las mañanas, camino largos recorridos, cuando antes me pasaba las semanas metida en una cama y el camino más largo que hacía era de la habitación a la cocina, estoy perdiendo peso de forma natural, combatiendo la obesidad y los problemas de salud que también se derivaban de ahí, mis músculos están tonificándose, tengo sensibilidad en las manos, ya que antes se me caían las cosas, estoy superando las soledad que me sumía en una gran depresión, problemas emocionales (…) Y éste es sólo mi caso, imagino que habrá más. Y todo esto con sólo pasear a perritos y ayudar a sociabilizarlos para una mejor adopción después. Qué sencillas pueden ser a veces las soluciones. Un día estaban dado las gracias al personal de la Protectora, en primer lugar por la paciencia que tienen con la puerta de entrada, que es un sin descanso, sonando a todas horas, y ellos con una sonrisa breve porque la velocidad a la que trabajan es tremenda - ¡jamás vi trabajar sin descanso como lo hacen ellos y con pasión!-, cuando me dijeron, entre labores, que probablemente sólo estuvieran hasta primero de año (...). quedé que me costó tragar saliva”. Esta voluntaria hace un llamamiento a la alcaldesa de la ciudad, Elena Nevado: “Tú puedes evitarlo. No sólo son perros que no conoces, somos seres humanos que estamos detrás, con nuestro trabajo de superación día a día, unos de una forma y otros de otra. Por favor, no LOS dejes en desamparo, no NOS dejes en desamparo. Gracias a los perritos de la Protectora de Cáceres. Gracias a la Protectora por permitirme entrar a cualquier hora en sus instalaciones sin condicionamientos y siempre con una sonrisa y un agradecimiento. Las gracias las tengo que dar yo por no haber sacrificado a esos perritos que han influido tan positivamente en mi salud”.

Sería conveniente que se impusiera la sensatez: que el equipo de gobierno municipal de Cáceres recuperase el diálogo con la Protectora, que sentaran las bases de un nuevo convenio y se mantuviera un modelo de gestión verdaderamente digno de aplauso, por no limitarse a buscar la eficacia sino también trabajar desde la ética. Los animales no tienen la culpa de esta situación, ni deben padecer las consecuencias de tiras y aflojas económicos o de pulsos políticos.

A quienes deseen apoyar que la Protectora de Animales de Cáceres continúe con su labor al frente de la perrera municipal, les animo a firmar aquí.

Más información:
- Diario Hoy, 21.12.11
(Fotografías propiedad de la Protectora de Animales de Cáceres, de perros abandonados y recogidos por esta asociación: el podenco es Gabi y el dálmata es Pilo. Hay fotografías de más animales para adopción aquí).

Reseña del libro sobre bajas laborales en la revista de CEPYME

El Empresario, la revista de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME), recoge en su sección de Libros del número 385, correspondiente a este mes de diciembre 2012, la reseña de ocho novedades editoriales que ha considerado de interés para sus lectores.

Entre ellas, el libro La empresa ante las bajas por incapacidad temporal, el volumen editado por FC Editorial y del que soy coordinador y coautor, un manual que creo que puede resultar de utilidad a los responsables de pymes para gestionar y controlar adecuadamente estos procesos, solucionar dudas que se les puedan plantear durante los mismos y reducir la incidencia de la IT en sus empresas.

Reseña del libro sobre bajas laborales en CyCH

La revista CyCH-Conocimiento y Capital Humano, editada por la Fundación Confemetal, ha publicado recientemente su número 5, correspondiente al cuarto trimestre de 2012.

En la sección de libros incluye, junto a otras tres, una reseña de nuestro trabajo colectivo La empresa ante las bajas por incapacidad temporal, publicado por FC Editorial, un manual práctico para las empresas a la hora de afrontar estos procesos.

Reseña del libro sobre bajas laborales en la revista Observatorio de recursos humanos

La interesante y completa revista Observatorio de recursos humanos y relaciones laborales, también incluye en su número de diciembre 2011 una reseña de nuestra obra colectiva La empresa ante las bajas por incapacidad temporal.
Junto con otros tres libros -Catálogo de buenas prácticas en el ámbito de la gestión de recursos humanos (ALPE del Ayuntamiento de Gijón), Cuentos que mi jefe nunca me contó (Lid Editorial) y Ética, Economía y Política (Esic Editorial)- la obra sobre bajas laborales integra la selección de Novedades Editoriales que incluye en esta ocasión la revista. 

Observatorio de RH y RL destaca el carácter multidisciplinar del manual, señalando que "en este libro aportan su experiencia abogados (que analizan la problemática jurídica), detectives privados (que explican los mecanismos de investigación y su tratamiento legal y jurisprudencial), psicólogos (que abordan las bajas por motivos psiquiátricos) y profesionales de las mutuas (que aportan recomendaciones contrastadas para prevenir y reducir las bajas por incapacidad temporal)".

Reseña del libro sobre bajas laborales en la revista de Confebask

La revista Confebask que edita la Confederación Empresarial Vasca-Euskal Entrepresarien Konfederakuntza, incluye en su número del segundo semestre de 2011, en el apartado de Publicaciones, una reseña del libro La empresa ante las bajas por incapacidad temporal (FC Editorial), del que soy coordinador y coautor.

El manual práctico, en el que también participan la psicóloga guipuzcoana Ana Isabel Gutiérrez Salegui, la abogada y profesora barcelonesa M. Paz Martín López, el director de prestaciones de FREMAP Antonio Salas Baena y el detective privado David A. Sanmartín Olivier, comparte recomendación en la revista del empresariado vasco con otra obra de actualidad, Transformando crisis empresariales, de Rubén Llop e Iñaki García.

Confebask incide en que el manual sobre bajas aborda "con un enfoque práctico, la situación de IT por enfermedad o accidente desde las distintas perspectivas posibles: su regulación y gestión, su incidencia en la relación laboral y las medidas para su prevención y reducción".

La Cámara de Comercio de Ávila recomienda el libro sobre bajas laborales


La Cámara de Comercio e Industria de Ávila ha recomendado en las redes sociales el libro La empresa ante las bajas por incapacidad temporal, obra que me encargué de coordinar y de la que soy coautor junto con M. Paz Martín, Ana I. Gutiérrez, David Sanmartín y Antonio Salas.

Mediante un comentario insertado en su muro oficial de Facebook y un tweet en su cuenta de Twitter, Cámara Ávila daba cuenta de la aparición de este manual práctico sobre la gestión, prevención y control de los procesos de IT en las empresas, calificándolo de "interesante" para sus asociados y seguidores.