¿Nos vemos en la Feria del Libro?

Estábamos tomando unas cañas (qué raro), aunque veníamos de una librería (de verdad) y G. me dice:

-   ¿Y tú no vas a firmar en la Feria del Libro?
-   Pues me lo ha propuesto la Editorial.
-   ¿Y?
-   Coño, ni me lo he planteado. Lo mío son manuales jurídicos, no son libros de creación.
-  ¿Y qué? Como experiencia. Antonio Gala firma y tú también...
-    Jajaja, sí, claro, es lo mismo: “En la caseta tal Ana María Matute firma sus Cuentos Completos, en la caseta cual Carlos Galán firma su libro sobre bajas laborales”.
-    Que sí, anda, ¿por qué no?
-    ¿Lo estás diciendo en serio?
-    Claro que sí.
-    Pero cómo vamos a firmar un libro de empresa. Es más, nadie va a pedir que lo firmemos, qué pintamos allí toda la tarde…
-    Te llevas una nevera con cervezas y vamos los amigos a verte. Aunque sólo sea por la experiencia de firmar en la Feria del Libro…

Y así... Total que al final me picó en mi lado apostador. A los de mi pueblo sólo hay que decirnos “¿a que no vales para…?” y hacemos lo que sea necesario.

Así que se lo dije a otra de los coautores del libro, la psicóloga Ana Isabel Gutiérrez Salegui. Como nació en Donosti, tampoco me costó convencerla. Los vascos en eso son iguales que nosotros. Mira lo que le pasa a Edurne Pasaban: ¿"a que no te subes esa montaña de 8.000 metros?" y ella sube. Así que Ana se apuntó.

Y aquí me veo envuelto yo en que este domingo día 3 de junio firmamos en la caseta 140 de FC Editorial en la Feria del Libro de Madrid ejemplares del libro La empresa ante las bajas por incapacidad temporal y otras obras. Bueno, firmamos o no firmamos, pero que estaremos por allí de 18 a 20 horas.

Quién sabe, con esto de firmar libros que no son de creación sino de divulgación, lo mismo inauguramos una tendencia y el año que viene se anuncia por la megafonía: “En la caseta 325, el Director de la Real Academia firma ejemplares del Diccionario; en la caseta 7, César Alierta firma ejemplares de las Páginas Amarillas…”.

Si visitan el domingo 3 de junio por la tarde la Feria del Libro de Madrid, pásense por la caseta 140 y nos saludan, para que al menos no nos aburramos mucho, que estaremos encantados de verles.

Cultura Inquieta


Apenas tratas a ciertas personas, percibes que poseen una innata capacidad para generar ideas y hacerlas realidad. Gente con inquietud, con creatividad, con imaginación, con dotes de liderazgo o de organización. Juan Yagüe, a quien conocí en mi etapa universitaria, es una de esas personas.

Perdida casi la pista, tenía sólo alguna vaga referencia, por algún amigo común, de que era propietario de un local en Getafe que albergaba múltiples actividades, tertulias, presentaciones, conciertos… pero llevábamos mucho tiempo sin contacto personal.

No sabía con precisión qué andaba haciendo Juan. Pero, eso sí, tenía la absoluta certeza de que, fuese lo que fuese, sería interesante, merecería la pena.

No me equivocaba.

El verano pasado, ese amigo común me propuso ir a un concierto a Getafe y allí coincidimos. Pude dar un rápido abrazo a Juan, que andaba de acá para allá ultimando detalles y, al reencontrarnos años después, casi sin cruzar palabras, tuve esa sensación del “decíamos ayer” de Fray Luis, que tanto tiene que ver con las afinidades y las complicidades.

Juan es ahora alma y promotor de Cultura Inquieta, un Festival de Música y Artes Visuales que ofrece talleres, mesas redondas, exposiciones, teatro, proyecciones de cine y documentales…, como actividades complementarias de lo que constituye el centro de su propuesta: un atractivo programa musical.

Yo disfruté, en concreto, del fantástico concierto de The Excitements, un grupo catalán que suena a años cincuenta –rhythm&blues, soul…-, con una sólida banda y con la voz y la fuerza escénica de Koko, mozambiqueña de nacimiento, española de adopción y norteamericana por los referentes musicales y culturales entre los que ha vivido largo tiempo en Los Ángeles.



Supongo que lo ideal es hacer eventos aunando buen criterio y mucho presupuesto. Pero, cuando ambas cosas no pueden ir unidas, es más importante lo primero que lo segundo. De hecho, hay algunos que se han empeñado en darnos reiterado ejemplo práctico de cómo, con mucho presupuesto, se pueden organizar auténticos bodrios. Y Cultura Inquieta cada año muestra cómo, con poco presupuesto, se puede conseguir una programación de notable calidad. Y, además, asequible para los castigados bolsillos de todos los públicos.

El pasado 17 de mayo presentaron en la Sala Caracol de Madrid su programa para el Festival 2012. Confieso que no les di ni un gramo de modesta publicidad para no contraprogramarme a mí mismo, porque ese día era la presentación de nuestro libro sobre bajas laborales y ya entiendo yo que no hay color... Ahora lo reconozco: han vuelto a conseguir un cartel que suena sumamente atractivo. En el encantador claustro del Hospitalillo de San José de Getafe estaremos en alguno de los conciertos de este verano.

Pero, aunque el Festival sea el punto central de su actividad, a lo largo del año Cultura Inquieta no para.

De hecho, tengo especial interés personal en que Juan me explique cómo ha conseguido clonarse o tener el don de la ubicuidad. Cómo se puede andar por Madrid, Barcelona y Londres a la vez y no estar loco. Bueno, o sí. Pero cómo se puede estar en tanto sitios tan activamente.

La web de Cultura Inquieta, su Twitter, su página de Facebook, su revista Inquieta Magazine… nos dan constantes pistas de cómo disfrutar de la imaginación, de la belleza, de la originalidad. Siempre desde el eclecticismo, desde una concepción del arte que no acepta fronteras infranqueables entre disciplinas o estilos, desde una estimulante y mágica heterodoxia.

Les pongo sólo tres ejemplos, para abrir boca, para que se hagan una muy leve idea.

Gracias a Cultura Inquieta, siguiendo sus sugerencias, conocí la colección Pencil versus camera de Ben Heine


O esta impresionante escultura del francés Bruno Catalano:


O los increibles escenarios en que se desarolla el Festival Ópera en el Lago en Bregenz (Austria):


Y también supe que es posible crear nubes en una habitación, o arroparse con el mar para dormir... Pero les dejo que lo comprueben ustedes mismos.

Muy recomendable hacerse amigo en cualquier red social de una iniciativa que tiene los ojos bien abiertos para descubrirnos sugerentes propuestas y compartirlas.

El equipo de Cultura Inquieta nos demuestra, además, que se puede disfrutar de las artes incluso sin ser entendido, sólo caminando con la mente y el corazón abiertos. Que no es obligatorio adoptar una pose engolada ni gafapasta para saber aquello que te hace pensar o que te hace sentir.

Ellos definen perfectamente lo que les mueve: en Cultura Inquieta nos dedicamos -aseguran- básicamente a divertirnos, a emocionarnos. 

Que sigan.

Deporte, convivencia, respeto

Mis padres, seguramente sin saberlo, me pusieron un nombre germánico que quiere decir hombre libre, el mismo que tuvo un Rey de España que también era Emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico. Y añadieron un nombre navarro. Heredé de mi padre un apellido de origen aragonés. Heredé de mi madre un apellido vasco. Soy castellano. Nací en Ávila. Vi la luz en una ciudad asentada sobre lo que fue tierra de nadie, repoblada tras la reconquista por el rey Alfonso VI con gentes del Norte de la Península: vascones, navarros, cántabros… Mingorría (del euskera mendi gorria, monte rojo), Gotarrendura, Noharre, Chaherrero (y otras muchas denominaciones que comienzan igualmente por Cha, por el término vasco etxea, casa) son nombres de pueblos de mi provincia. Con 18 años me vine a vivir a Madrid, esa ciudad abierta donde casi nadie es de aquí y todos somos de aquí. Levantada sobre la Mayrit de los árabes (“fui sobre agua edificada, mis muros de fuego son”) y creciendo a partir de la Magerit de los cristianos, es la villa a la que Machado llamó “rompeolas de las Españas”... Y, por si esto fuera poco, me siento compatriota de la mayor parte de la población del continente americano. 

Comprenderán que, pensando estas cosas, no puedo comulgar con ningún evangelio aldeano que se alimente de fronteras y de supuestas purezas de raza. Me daría risa, si no me diera pena, el empeño en inventarse patrias de bolsillo como armas arrojadizas contra los demás. 

Yo simpatizo con el Atlético de Madrid. ¿Saben cómo nació? Lo fundaron hace más de un siglo unos cuantos vascos que estudiaban Ingeniería de Minas en Madrid. Y, como el equipo de sus amores era el Athletic Club de Bilbao, el que aquí crearon fue inicialmente su filial y se llamó Athletic Club de Madrid. 

Hace dos años los aficionados del Atlético de Madrid fuimos a disputar la final de la Copa del Rey a Barcelona. Inundamos las calles de esa ciudad de rojo y de blanco y nos sentimos fantásticamente acogidos. Como siempre que voy allí.

Hoy es Madrid la que está teñida, desde por la mañana, de rojo y blanco. Miles de aficionados del Athletic de Bilbao han llenado de color y de animación todos los rincones de Madrid, una ciudad siempre acogedora. Los azulgranas, más rezagados, se han dejado ver más tarde. A mí, todo este ambiente me ha despertado una sonrisa casi permanente. Y será el estadio de mi equipo, el del Atlético, el que acogerá esta final, que debería ser sólo una fiesta del fútbol.

Tengo dudas de quién prefiero que gane. 

Por un lado, el Barcelona es un gran club, lleva unos años practicando un juego que enamora. Guardiola merecería cerrar su etapa como entrenador en el Barça con esta Copa. Después de una fantástica temporada, sería injusto que el equipo terminara de vacío. 

Pero, por otro, el Athletic, más modesto como club, ha desplegado en Europa un juego poderoso que sólo faltó en la final, cuando el Atlético se impuso con justicia. Ahora tiene otra oportunidad de obtener un título y sería también una pena que jugara merecidamente dos finales y no ganase nada. 

Pero, triunfe uno u otro, hay algo que también me gustaría y sé que lamentablemente no será posible en este país sin remedio. Que cuando entre el Príncipe de Asturias al estadio de fútbol, en sustitución del Rey de España (por cierto, Señor de Vizcaya y Conde de Barcelona), el que quiera aplaudir que aplauda y el que -como yo, que soy republicano- no quiera aplaudirle, que no lo haga, pero que se comporte con elemental educación. Y que, cuando suene el Himno Nacional, el que lo sienta aplauda al final y aquel a quien no le apetezca aplaudir guarde un respetuoso silencio. Parece sencillo, ¿no?

Porque quienes vivimos en Madrid, que hemos dado hoy de corazón la bienvenida a estas dos aficiones, no nos merecemos que nadie pite a un himno que creemos que es de todos pero que, en cualquier caso, sí sentimos como propio. Porque muchos españoles que estarán viendo hoy el fútbol por la televisión se sentirán agraviados injustamente. La ofensa es del todo innecesaria.

Yo jamás abuchearía, faltaría más, ningún símbolo catalán o vasco, y me sentiría igualmente insultado si alguien lo hiciera en mi presencia. Tampoco abuchearía el himno de ningún país del mundo. 

¿Es tan difícil que cada cual piense o sienta libremente lo que quiera, pero que se comporte con respeto hacia lo que piensan o sienten los demás?

Yo creo que no. Por eso, he contemplado con alegría y complicidad en las calles madrileñas la presencia de estas dos aficiones. Por eso, desprecio con todas mis fuerzas a quienes siembran vientos. Por eso, me repugnan los que irresponsablemente alimentan odios.

Presentación del libro sobre bajas laborales


"Casi 800 funcionarios de la Comunidad de Madrid se dieron de alta tan solo con la llamada del inspector”. “La Línea de la Concepción: peligran las procesiones de Semana Santa porque casi la mitad de la plantilla de la Policía Local está de baja”. “Reforma laboral: nueve días de bajas justificadas pueden llevarte al paro”. “El Gobierno estudia que los funcionarios no cobren todo su sueldo cuando estén de baja temporal”… Estos son sólo algunos titulares de prensa de los últimos meses, que ponen de manifiesto que las bajas y el absentismo son un asunto de plena actualidad social y objeto de indudable preocupación en el ámbito empresarial.

Este jueves 17 de mayo de 2012 presentamos en la Universidad CEU San Pablo en Madrid nuestro libro La empresa ante las bajas por incapacidad temporal, una obra colectiva publicada por FC Editorial, que aborda esta materia desde un enfoque práctico y multidisciplinar. Como ya he venido informando en este blog, a mí me ha correspondido la grata tarea de coordinar a un equipo de autores del que han formado parte la psicóloga Ana Isabel Gutiérrez Salegui, la abogada y compañera mía en la UOC M. Paz Martín López, el director de prestaciones económicas de FREMAP y miembro del equipo de trabajo de prestaciones en AMAT Antonio Salas Baena y el detective privado David A. Sanmartín Olivier. Por si les apetece pasarse, el acto público de presentación comenzará a las 20 horas, en el Salón de Grados de la Universidad, calle Julián Romea núm. 23. Al margen del interés del tema, intentaremos que resulte ameno.

El acto será introducido por Luis Asensio, Director General de Fundación Confemetal, e intervendremos tres de los autores, Ana Isabel Gutiérrez, Antonio Salas y yo.

(Fotografía: entrada de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad CEU San Pablo, de la web del CEU).

En Afectos en la noche de RNE hablaremos sobre bajas laborales

Vuelvo a participar en el programa radiofónico Afectos en la noche, que dirige y presenta Silvia Tarragona en Radio Nacional, pero en esta ocasión no como colaborador, sino como invitado.
 
Acudiré el lunes por la noche a las doce (o sea, las cero horas del martes 15 de mayo) para hablar del fenómeno de las bajas laborales por incapacidad temporal, a propósito del libro colectivo que he coordinado sobre esta materia, y en el que he tenido el placer de trabajar con expertos como la psicóloga Ana Isabel Gutiérrez, la abogada y profesora M. Paz Martín, el director de prestaciones económicas de Fremap Antonio Salas y el investigador privado David San Martín. El volumen, publicado por FC Editorial, se presenta públicamente el próximo jueves 17 en la Universidad CEU San Pablo de Madrid.
 
La intervención tendrá lugar durante la primera hora del programa, tiempo que ocupa la tertulia de actualidad social. Los contertulios habituales en ese día de la semana suelen ser el escritor Benjamín Prado y la periodista Nuria Ribó.

Los oyentes tienen la posibilidad de participar activamente en el programa, con sus testimonios y opiniones, a través del teléfono 900 137 137, de Twitter (en el TL de @AFECTOS), de Facebook (en el muro de la página www.facebook.com/afectosenlanoche) o del de correo electrónico afectos@rtve.es.

Aitona

¿Existirá en euskera algo parecido al verbo castellano acompañar? Yo hoy querría estar a cientos de kilómetros, despidiendo a un hombre al que no conocí. ¿O sí? A veces conocemos a alguien a través de lo ojos de los demás, a través de las palabras de las personas a las que queremos.

Agur Jaunak.


(Fotografía: Playa de Deba. De la web de Zumardi Pentsioa).