El sábado, en Tolerancia Cero de RNE

Imaginen una joven gitana que es sometida a malos tratos por su pareja. Enfrentándose al entorno cultural en el que se desenvuelve -donde la mujer tiene un papel subordinado al hombre y se proscribe a quien se atreve a denunciar la violencia de género-, reúne el valor suficiente para no soportar más esa situación y marcharse a otra ciudad con sus hijos. 

Pasado el tiempo y cuando cree que ya está todo normalizado, el padre retiene a los menores y no los devuelve tras un fin de semana. Los hijos pasan así a vivir en una ciudad diferente de donde residían y donde estaban escolarizados y, durante más de un año, se les impide tener contacto alguno con su propia madre.

Tras presentar la mujer demanda sobre guarda y custodia, el juez decide sorprendemente otorgársela al padre que los sustrajo. Aunque considera hecho probado que "de forma unilateral no procedió a la devolución de los menores a su residencia (...), no habiendo permitido contacto con su madre desde entonces", la sentencia afirma que "se considera más conveniente mantener la situación fáctica de los menores, antes que someterles a un nuevo cambio en cuanto a ciudad, núcleo familiar y colegio". Y ello muy a pesar de reconocer incluso que "el padre no es quien se encarga de forma directa e inmediata de sus hijos, desconociendo cuestiones tan esenciales como en qué año se escolarizaron o en qué curso siguen actualmente, siendo su madre y su hermana quien parece ser (sic) que se ocupan de forma adecuada de su cuidado y atención". 

A esta polémica resolución judicial, de la que hace poco dio cuenta el diario La Opinión de Zamora y que ha sido ya recurrida por el abogado que se ocupa del caso, dedica la periodista Patricia Costa el interesante reportaje que ha elaborado para Tolerancia Cero de Radio 5-RNE. 

En el espacio se recoge el testimonio de la propia madre de los menores, así como de la abuela, también víctima en su día de la violencia de género. Tolerancia Cero, dirigido por Marta Gómez Casas, y que se centra en cuestiones sociales relacionadas con la igualdad, ha considerado oportuno recabar también el parecer de dos profesionales, así que pueden escuchar la opinión que nos merece esta controvertida sentencia a una psicóloga experta en violencia de género, Ana Isabel Gutiérrez Salegui, y a mí como abogado. El programa se emite este sábado 30 de junio a las 21 horas.

Mi Feria del Libro 2012

Es el primer año que me meto en la aventura de ir yo a una caseta a firmar libros, como ya conté aquí. Como era previsible, no hubo grandes aglomeraciones alrededor, porque poner dedicatorias a libros de gestión como La empresa ante las bajas por incapacidad temporal no es lo más común... Pero Ana, coautora del libro, y yo, contábamos ya con ello, así que es una experiencia simpática, siempre que no vayas de solemne ni te la tomes demasiado en serio. Pasamos un buen rato, charlamos con varias personas interesadas en estos temas tan específicos y tuvimos la siempre grata visita de varios amigos. Gracias a todos ellos. Y a nuestras anfitrionas de FC Editorial, Elena y Lucía.


Como el domingo no iba a poder, precisamente porque firmaba yo, me fui el sábado a pasear por la Feria. Acudía con el firme propósito -absurdo si vas a una Feria del Libro- de no comprar nada pero, como siempre, piqué y me dejé la pasta que no tenía.

Entre otras varias obras que me traje a casa, comento sólo un par de ellas.

Una es Años lentos (Premio Tusquets de novela 2011), del guipuzcoano (residente en Alemania) Fernando Aramburu. A ver qué tal. Los peces de la amargura (2006) me impresionó. Mucho más que todos los innumerables ensayos que se han escrito, este conjunto de relatos me parece lectura obligada para cualquiera que quiera acercarse a la realidad social del País Vasco. Un libro que a uno le gustaría que no se hubiera tenido que escribir o que, al menos, su ficción no se pareciese nada a la realidad… “Comparto tu parecer, Carlos”, dice hoy en un tweet el autor. Por cierto, un grande de nuestra literatura actual con poca afluencia en la caseta, mientras cerca hacía cola un montón de gente ante el último petardo televisivo de turno. Como de costumbre, vamos.


No tienen que ver con su libro, pero me han venido ahora a la mente y no me resisto a compartirlos por su lucidez, unos párrafos de uno de los magníficos artículos de Fernando Aramburu en El Cultural. Los leí hace tiempo, pero lamentablemente conservan plena vigencia. Se refieren a la comodidad de tener un pack ideológico, que evita tener que pensar uno mismo. Me hubiera gustado firmarlo yo:

“El ciudadano actual, informatizado y televidente, con poco tiempo para el ejercicio apacible de la matización, ha derivado en un ser de opiniones. Leo al columnista asiduo, escucho al radiocontertulio habitual, y me quedo boquiabierto. Para la bomba en un mercado de Bagdad, para el último accidente ferroviario, para el escote de la ministra, para todo disponen ellos de una opinión rápida y tajante que, además, consideran digna de ser comunicada, con la que tal vez estén sinceramente de acuerdo. Entonces me siento abrumado, solo, inferior, y no porque me falten brazos para cargar sobre la espalda un costal de opiniones ni me prive de esparcirlas a voleo como los congéneres aludidos, a menudo sin darme cuenta.

Es otra cosa. Es que yo con frecuencia no opino lo mismo que yo. O sea, que disiento de mí, no sé si me explico. Me enzarzo en discusiones durante las cuales abrazo certidumbres distintas, incluso opuestas; soy a un tiempo o sucesivamente de derechas, de izquierdas y de centro; me escondo bajo la cama para no ofender a nadie; me callo por prudencia y a continuación no me callo por que no me tilden de medroso, aunque seguro que lo soy, y concluyo, en fin, diciéndome que me convendría poner orden en el cerebro empezando otra vez por los presocráticos.

Un método infalible para ahorrarse la molestia de la duda y el trabajo de llevarse la contraria consiste, según me han dicho, en acogerse a una ideología. Las ideologías funcionan como las vacas lecheras. Basta con apretar la ubre teórica para llenar el lebrillo de argumentos. Es la mar de cómodo. Lees un programa electoral, un manifiesto, un texto sagrado, y sabes a qué atenerte hasta el final de tus días, donde te espera el paraíso celestial, la utopía consumada o simplemente el limbo de los que siempre tienen razón.

Me topé días atrás con un pasaje perspicaz en un libro de Luis Goytisolo (…) En esto agarra Goytisolo y se pregunta, como quitándome la palabra de la boca, para qué hay que tener una ideología. Ahí estamos, maestro. Como no sea para dominar o que nos dominen, para qué someter a una explicación general de los fenómenos del mundo nuestras intuiciones particulares, tan volubles, tan inciertas, tan inconsistentes. No es lo mismo pensar que creer”.

Amén.


Y el otro libro que compré, Ecuador, una nueva edición ampliada de poesía reunida de Benjamín Prado. 

- Pero si yo creo que este libro ya te lo firmé, Carlos...
- Jajaja, que no, joder, que fue 'Marea humana'...

Me sorprende mucho que se acuerde de mí todavía, después de casi cinco años. Coincidimos como invitados en un programa de televisión, se supone que de antagonistas en el debate. No le conocía hasta entonces y yo pensaba que, a priori, tenía varios ingredientes para haberme caído mal… pero me cayó estupendamente. Benjamín es un tipo muy inteligente, hábil, divertido y encantador en el trato. Y un interesante y notable escritor, en su poesía, en sus ensayos y en sus novelas.  

Aquí le tienen, atreviéndose en una noche sabinera del Galileo, con Pancho Varona y compañía. Se le perdona que cante aproximadamente igual de bien que yo... Porque su talento no es como vocalista: él es nada menos que el autor de este pedazo de letra, Esta noche contigo.

Curso sobre la reforma laboral 2012

Reforma laboral 2012: novedades y primera aplicación práctica es el título del seminario que ha programado Fundación Confemetal para el martes 5 de junio de 10 a 14 horas en sus aulas de calle Príncipe de Vergara nº 74 de Madrid. Me he ocupado de su coordinación docente y expondré una de las ponencias.

El Real Decreto Ley 3/2012, de 10 de febrero, de Medidas urgentes para la reforma del mercado de trabajo -cuyo texto paralelamente se tramita ahora como proyecto de ley-, introdujo novedades de importante calado en el marco normativo de las relaciones de trabajo.

Este seminario permite acercarse, de forma sistemática y clara, a las novedades de esta reforma pero, además, tras sus primeros meses de vigencia, ofrece ya la posibilidad de conocer criterios expertos, así como la orientación de las primeras decisiones judiciales.

María de Mingo Corral y Juan Pablo Parra Gutiérrez, asesores de la Secretaría de Estado de Empleo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, expondrán las novedades en materia de contratación: el nuevo contrato indefinido de apoyo a los emprendedores y las modificaciones en contratación a tiempo parcial, contrato para la formación, trabajo a distancia, encadenamiento de contratos, bonificaciones, etc.  

Por su parte, el abogado laboralista Manuel Valentín-Gamazo Cárdenas detallará las medidas relacionadas con la flexibilidad interna en la empresa, tales como el nuevo sistema de clasificación profesional, la movilidad funcional y geográfica, la modificación sustancial de condiciones de trabajo, la reducción de jornada, etc.

Finalmente, yo centraré mi exposicion en las novedades que se han producido en la extinción del contrato por falta de adaptación a modificaciones técnicas, por absentismo, por causas económicas, por despido colectivo, etc., así como la nuevas cuantías indemnizatorias.

Para más información e inscripciones, pueden escribir a informacion@fundacionconfemetal.es o telefonear al 91 782 36 30.