Entrevista en Lawyerpress.com con ocasión de la publicación de mi libro La empresa ante la Inspección de Trabajo

Publicada en Lawyerpress, 18.07.13








Carlos Javier Galán, abogado laboralista:
"UNA INSPECCIÓN DE TRABAJO PUEDE HUNDIR UNA EMPRESA"

Luisja Sánchez.

Cumplimiento normativo de la Seguridad social, gestión de prevención de riesgos laborales y asuntos relacionados con la empleabilidad, configuran las obligaciones laborales que una empresa debe cumplir. Un asunto complejo para la mayor parte de los empresarios de nuestro país por lo cambiante de la normativa laboral en los últimos años. “Es fundamental contar un buen asesoramiento jurídico. Muchas de las inspecciones están centradas en aspectos formales y documentales. No es extraño que empresas que cumplan las normas sustantivas estén incumpliendo otras de aspecto formal”, comenta Carlos Javier Galán, abogado especializado en derecho laboral y socio director de Alberche Jurídico. Este letrado acaba de publicar La empresa ante la inspección de trabajo, un manual práctico que explica al empresario cómo debe gestionar la visita de un inspector de trabajo. El libro se presenta el próximo dia 23 en Madrid con la presencia ya confirmada, entre otros juristas, de Martin Godino presidente de ASNALA, Andrés Sánchez de Apellániz, director general Fundacion Confemetal y Yolanda Ramírez, experta en RR.HH. y relaciones laborales y colaboradora de Lawyerpress Emprende. Galán apuesta por el asesoramiento preventivo y continuado a nivel laboral y por la auditoría laboral como herramienta para valorar el nivel de cumplimiento de la empresa en estas materias.

“Llevo más de veinte años de ejercicio profesional en la abogacía. Primero compartiendo despacho con una compañera hasta ir evolucionado a Alberche Area Jurídica. El que es mi bufete actual nace al amparo de la Ley de Sociedades Profesionales. Así separo mi trabajo de jurista de otras actividades de asesoría y consultoría que estábamos haciendo. En la actualidad estoy centrado en el asesoramiento jurídico".

"Sobre mi vinculación al Derecho Laboral, ésta ha sido progresiva perfilándose en los diez últimos años de mi carrera profesional. Coincide con mis actividades docentes en derecho laboral en la UOC (Universidad Oberta de Catalunya), Fundacion Confemetal y en otras entidades académicas". 

"Entiendo la abogacía desde la relación de confianza que tiene que existir entre abogado y cliente a nivel profesional. Esto hace que en determinadas ocasiones por encargo de tu cliente puedas asumir otros asuntos que no tienen componente laboral. Es tu cliente y mantiene la confianza como abogado de referencia y hay que responder por ello". 

“La empresa ante la Inspección de Trabajo es el séptimo libro que publico, el quinto con contenido jurídico. Todos tienen un denominador común: su carácter divulgativo. Son libros escritos desde la perspectiva práctica por un profesional del derecho que conoce las particularidades de ciertos temas. Al final, logramos crear manuales útiles para el mundo de la empresa". 

"Esta publicación es un encargo del sello editorial FC Editorial. Se había detectado un vacio en este aspecto. Hay muchos manuales prácticos de cómo afrontar una inspección tributaria pero escasa en el ámbito laboral. Lo poco que hay ha sido escrito por el propio inspector de trabajo. Este es un libro pensado para los que nos sentamos en el otro lado de las inspecciones laborales desde un enfoque práctico y útil”. 

- Sr Galán, ¿cómo afronta una empresa una inspección de trabajo habitualmente? 

- Todo depende de varios factores. En primer lugar, de su nivel de cumplimiento de la normativa laboral, la llamada parte sustantiva, y luego de la parte jurídica: qué asesor y de qué forma tenga ese asesoramiento laboral. Es fundamental contar con un buen asesoramiento jurídico. Muchas de las inspecciones están centradas en aspectos formales y documentales. No es extraño que empresas que cumplan las normas sustantivas estén incumpliendo otras de aspecto formal. Hay que estar al día en obligaciones laborales en lo sustancial. A este respecto son muy útiles las auditorías laborales que hacen una revisión del cumplimiento de la normativa laboral en la empresa y contar con un asesor que te ayude en los aspectos más formales de estos procedimientos para saber tus derechos y deberes para con la inspección. 

- ¿Es complicado estar al dia de todas estas obligaciones laborales que usted refleja en su libro? 

Es tan compleja como el área fiscal para cualquier empresa. Ambas requieren una notable actualización permanente. Además desde el 2010 las reformas laborales y modificaciones legislativas han sido muy continuadas. Para los profesionales del Derecho que nos dedicamos a ello supone un esfuerzo continuado de estudio y actualización de estas materias. Y es que es fundamental estar al día de todas las normas que vayan saliendo. En este contexto el empresario no puede afrontar con garantías este entorno de cumplimiento y debe buscar en su asesor laboral la confianza de poder cumplir con sus obligaciones laborales habituales. Sobre todo en la pyme existen estas carencias, porque la gran empresa cuenta con su área de RR.HH. que se encarga de estar al dia de estos cambios laborales. Ya es tan compleja la legislación laboral que ese asesoramiento que busca la pyme debe ser continuado y con carácter preventivo para evitar cualquier tipo de conflicto. Es fundamental actuar antes de que se produzca el problema. 

- ¿Resulta caro ser asesorado y cumplir estas obligaciones en el terreno laboral? 

No tiene por qué serlo. Cada empresa debe buscar el despacho profesional que va a ser su asesor laboral, acorde con su tamaño y recursos económicos. Hay despachos buenos para negocios internacionales pero quizás para otra coyuntura menor no se ajustan a lo que se busca realmente. La pyme debe buscar ese despacho que esté ajustado a sus posibilidades y que pueda dar un servicio de calidad, siempre por profesionales con experiencia acreditada. En un panorama como el actual se pueden encontrar soluciones de este tipo. 

[- ¿Cuáles son las materias dónde más sanciones se imponen?]

Según la última estadística publicada en el año 2012, la principal materia en cuantía de sanciones es la de Seguridad Social, con más de 166 millones de euros. Le sigue Extranjería que está cercana a los 50 millones de euros aquí hablamos, fundamentalmente, de empleo de extranjeros sin permiso de trabajo. Luego destaca prevención de riesgos, con más de 46 millones. Y finalmente los incumplimientos en materia de relaciones laborales, con algo más de 20 millones de euros en sanciones. 

- En este libro que acaba de salir comenta lo que se puede y no se debe hacer en una inspección de trabajo...

Era necesario clarificar sobre este tema. La poca bibliografía que hay sobre este tema está escrita como ya hemos comentado por propios inspectores de trabajo. La idea es que la empresa sepa cuáles son sus obligaciones y también sus derechos si se incoa un procedimiento de inspección de trabajo. Así hacemos hincapié en la visitas a los centros y como se tienen que desarrollar; también se comentan los aspectos formales del propio expediente; de las caducidades de los mismos expedientes si se producen que no deja de ser un instrumento de defensa de la empresa por seguridad jurídica. Otro asunto que abordamos es el alcance de la presunción de certeza. La palabra del inspector tiene presunción de veracidad por sí misma pero no es absoluta; alcanza a lo que son hechos de comprobación directa por él, no a las calificaciones jurídicas o a las consecuencias que quiera sacar. Por eso a veces hay actas de inspección que se exceden y que pueden provocar cierta indefensión en el empresario. Hay que saber controlar estos factores y saber darle la justa réplica desde la propia empresa. 

- Una inspección de trabajo realizada de manera irregular ¿se puede recurrir?

- Siempre que se pueda demostrar que ha vulnerado derechos, tanto en la visita a los centros de trabajo, como en el procedimiento sancionador en los aspectos formales puede ser nula y archivada. 

[- ¿Qué aspectos son los más inspeccionados?]

Es la propia inspección la que realiza unos programas anuales donde deja claro cuáles son sus objetivos prioritarios a lo largo del año. En la propia web de Inspección de Trabajo y Seguridad Social algunos de estos criterios se hacen públicos. Con posterioridad se realizan informes anuales, con datos e incidencias por comunidades autónomas sobre infracciones y procedimientos. Según datos últimos que son del 2011 sectores con mayor incidencia en prevención de riesgos y seguridad social son quizás los más inspeccionados. 

Si la inspección es documental, habitualmente te avisan para que presentes la documentación que te piden. Es posible que en función de esta documentación se alargue en el tiempo los requerimientos y pueda durar meses. Si la inspección laboral se basa en acudir y revisar el centro de trabajo no hay aviso. El inspector se presenta y hay que atenderle.

- ¿Cómo se gestiona la visita de un inspector a un centro de trabajo? 

- Lo primero de todo que hay que saber es que el inspector, lo primero que debe hacer es identificarse, salvo que considere que hacerlo puede perjudicar a su investigación. En ese caso lo hará después de la actuación porque piensa que hay algo ilegal que se puede descubrir mejor con este tipo de actuación. Si tenemos nuestra documentación al dia, auditoría laboral incluida, es bueno enseñar esa documentación al propio inspector. Hay incumplimientos objetivos por parte de la empresa junto a otros, especialmente de prevención de riesgos laborales, con un componente valorativo. Hay medidas que son claras y se deben cumplir y otras que se van desarrollando de forma progresiva. No podemos olvidar que en determinados casos la inspección de trabajo puede tener consecuencias penales en función de la gravedad de los hechos. Con la última reforma del Código Penal hay delitos contra la seguridad de los trabajadores y que en los casos más graves tiene un reproche penal. Es el caso de un fallecimiento de un trabajador por accidente podría derivar en esa responsabilidad penal de la que hablamos. En esa parte más valorativa, nos puede ayudar poder justificar de forma documental la predisposición del empresario a la evaluación periódica de su sistema de riesgos laborales, cuestiones que son positivas ante la inspección. Desde esa identificación tiene derecho a visitar las instalaciones, comprobar los hecho s ir acompañado por el asesor jurídico de la empresa. Hay que facilitarle la labor y no cometer ningún comportamiento de obstrucción a ese trabajo. En esa visita puede hacerse acompañar por técnicos si la materia lo requiere. En unas horas se resuelve la inspección de manera habitual. El inspector de trabajo actúa por propia iniciativa; por orden de un superior, en el marco de programas o actividades ya establecidos y también por una denuncia ajena. Las denuncias no pueden ser anónimas que no se tramitan pero sí son confidenciales: la inspección sabrá quién es el denunciante pero salvaguardará la identidad del denunciante. Luego se verá si la inspección de trabajo acude y verifica los hechos denunciados. 

- ¿Y una inspección laboral puede hundir una empresa? 

- Si, sobre todo en el ámbito de la pyme. Hablamos de sanciones importantes que pueden llevar consigo que la empresa desaparezca. Por eso es fundamental de manera previa saber cuál es el grado de cumplimiento de nuestras obligaciones laborales y tener un asesoramiento adecuado al respecto y estar presente en la inspección de trabajo de forma proactiva. En el libro hablamos de las infracciones más habituales que se cometen. Muchas tienen que ver en materia de prevención de riesgo laborales; relacionadas con Seguridad Social y su cumplimiento normativo y algunas cuestiones relacionadas con empleo y prestaciones en un orden menor. Hay que darse cuenta que hablamos de un cuerpo de profesionales, inspectores de trabajo, de unos 1.000 profesionales, con medios escasos para toda España. En esta tesitura muchas de sus inspecciones son muy de oficina, de carácter documental a nivel de requerimientos y actas frente a la posibilidad de detectar in situ los problemas de esa empresa en su centro de trabajo. 

- ¿Qué tipos de sanciones le llegan a una empresa por infracciones de esta índole? 

El sistema de sanciones e infracciones en el orden social se encuentra en un Texto Refundido. Sin embargo las normas sustantivas, que también pueden acarrear otro tipo de sanciones, se encuentran muy dispersas. Eso hace que a veces la empresa no conozca esos incumplimientos por los que va a ser sancionada. En esta publicación hemos hecho un esfuerzo para sistematizarlo. Situamos cuál es la sanción, la infracción y el incumplimiento que se ha cometido y cómo está regulado jurídicamente. Sobre la cuantía de las sanciones se ha multiplicado en los últimos años al amparo de diversas reformas legales. De esta forma encontramos sanciones por un importe de 60 euros, de carácter leve hasta infracciones cercanas a los 200.000 euros que puede incrementarse si afecta a varios trabajadores a la vez. En prevención de riesgos laborales se han llegado a sanciones por encima de 800.000 euros. Una sanción para una pyme de este tipo puede abocarla a su desaparición.

- ¿De qué forma se estructura el propio procedimiento sancionador que va con la inspección de trabajo? 

- En primer lugar se abre un acta de infracción de tal forma que se abre un periodo para que la empresa presente sus pruebas y alegaciones. Este periodo de tiempo suele rondar los quince días hábiles. Esto hace que el organismo administrativo encargado del proceso presente una propuesta de resolución al amparo de dichas pruebas y se abre un nuevo periodo de alegaciones de otros quince días. Hay órganos diferentes en función si la infracción es de Seguridad Social o Prevención de Riesgos Laborales. El procedimiento finaliza con una resolución imponiendo o no la sanción correspondiente. En el caso de la sanción se puede recurrir en el plazo de un mes en recurso de alzada ante el órgano superior que haya impuesto esa sanción. En el caso de confirmación de la sanción se puede acudir a la via judicial, que depende del caso, estaremos hablando de la jurisdicción social o contenciosa administrativa. Hablamos de procesos rápidos. En el terreno administrativo su duración no debe exceder de seis meses de lo contrario se podría revocar. No suele ser habitual que se revise la decisión en vía administrativa aunque en vía judicial sí se gana a veces y se anulan sanciones. La jurisdicción contencioso-administrativa, incluso en procedimientos abreviados, está tardando dos años en resolver asuntos de este tipo. Mientras que la jurisdicción social es más agil y no llega al año. Cuando se gana una inspección podemos haber detectado irregularidades formales en el procedimiento o porque realmente no ha habido errores sustantivos en la empresa. 

- De todas esas infracciones que comete una empresa, seguridad social, empleo, relaciones laborales etc., ¿cuál es más compleja para cumplir para la empresa en la actualidad? 

- Por la complejidad que supone es la faceta de prevención de riesgos laborales. Ya la ley les obliga a las empresas a que cuenten con servicios de prevención propios o con un servicio de prevención ajeno. En la medida a que ese servicio funcione y no se limite a cumplir la parte documental, con ese apoyo externo pese a su complejidad no debería ser problemático para la empresa. Realmente si es la materia más compleja con diferencia. 

- A aquellos emprendedores o autónomos que ponen en marcha su empresa, ¿Qué les recomendaría desde el punto de vista del asesoramiento laboral? 

Lo hablábamos al principio de la entrevista. Deben contar con un asesoramiento jurídico laboral permanente. Que no acudan cuando tienen el problema o ya se encuentran inmersos en la inspección de trabajo. Se puede encontrar ese asesoramiento ajustado a las medidas de cada empresa y con eso prevenimos el conflicto, cuestión que siempre hay que hacer en el campo jurídico. Emplear la auditoria laboral como herramienta es clave para evitar estos conflictos. Tendrá en el futuro aún más recorrido porque cada vez hay más normativa laboral, más compleja y de difícil actualización. Se trata auditar una empresa en este campo y ver cuál es nuestro grado de cumplimiento en el orden social, tanto a nivel documental, relaciones laborales, cuestiones de prevención de riesgos, cumplimiento de seguridad social. La idea es corregir aquellos usos que no sean correctos.

0 comentarios: