El finiquito laboral: lo que necesitas saber

 
Artículo publicado en la web de recursos humanos y
relaciones laborales Cien x Cien Personas, 10.01.14
 
El finiquito es el documento donde se liquidan las obligaciones económicas con ocasión de extinguirse la relación laboral.
 
A diferencia de los recibos salariales mensuales, cuya firma sólo implica el cobro del importe pero no la conformidad con el mismo, el finiquito se caracteriza porque sí suele incorporar una manifestación expresa de conformidad por parte del trabajador.
 
La única mención legal al finiquito en el Estatuto de los Trabajadores la encontramos en el artículo 49.2, al indicarnos que el empleado tiene derecho a solicitar la presencia de un representante de los trabajadores en el momento de su firma. Por ello, lo correcto es reflejar en el propio finiquito dicha presencia o, por el contrario, hacer constar expresamente que el trabajador no ha hecho uso de tal posibilidad o, en su caso, que no existe representación de los trabajadores en la empresa.
 
Aunque la regulación legal sea parca, sí es conveniente conocer en cada caso si el convenio colectivo de aplicación contiene alguna regulación específica sobre el finiquito, ya sea sobre su contenido o sobre cuestiones formales o procedimentales, pues en ese caso dicha normativa será también de obligado cumplimiento.
 
Sobre el valor liberatorio del finiquito existe una amplia jurisprudencia, que no le otorga un carácter absoluto, sino que ha venido atendiendo a su propia literalidad y a las condiciones de validez en que haya sido expresada la aceptación. Asegura el Tribunal Supremo que “por regla general, debe reconocerse a los finiquitos, como expresión que son de la libre voluntad de las partes, la eficacia liberatoria y extintiva definitiva que les corresponda en función del alcance de la declaración de voluntad que incorporan”, si bien gráficamente advierte de que “esa eficacia jurídica no supone en modo alguno que la fórmula de ‘saldo y finiquito’ tenga un contenido o carácter sacramental con efectos preestablecidos y objetivados, de modo que aquella eficacia se imponga en todo caso, abstracción hecha de las circunstancias y condicionamientos que intervienen en su redacción” (Sentencia TS 28/11/11, citando las de 18/11/04, 21/07/09, 19/10/10, 11/11/10 y 22/03/11, entre otras).
 
Por tanto, a la hora de interpretar el alcance del finiquito, se atenderá al contenido del propio documento y, obviamente, como en cualquier negocio jurídico, se valorará su adecuación a las normas y podrá ser objeto de control judicial todo lo relativo al consentimiento y sus circunstancias.
 
Por parte de la empresa, cuando se busca que tenga efectos liberatorios, habrá de incorporarse una manifestación de voluntad clara y correctamente redactada, en la que se indique que con la percepción de la cantidad reflejada en la liquidación el trabajador se da por saldado de todas las obligaciones de índole económica y que no tiene nada más que reclamar a la empresa. Si se quiere cerrar adecuadamente la puerta en este sentido, conviene hacer constar que esa satisfacción no sólo es en relación con obligaciones de naturaleza salarial, sino también de naturaleza extrasalarial, compensatoria, indemnizatoria o de prestaciones, pues en alguna ocasión hemos visto finiquitos firmados en los que sólo se hacía referencia a salario, con posteriores reclamaciones de dietas o de pagos directos de IT, por ejemplo.
 
De ordinario, el finiquito liquida a conformidad de ambas partes las obligaciones económicas, pero no implicará, per se, conformidad del trabajador con la propia extinción. En ese sentido, el Tribunal Supremo aclara que “hay que distinguir lo que es simple constancia y conformidad a una liquidación de lo que es aceptación de la extinción de la relación laboral”, porque “en el momento en que suele procederse a esta declaración -coincidiendo con la extinción del contrato de trabajo- existe un riesgo importante de que estos dos aspectos se confundan, especialmente cuando la iniciativa de la extinción ha correspondido al empresario. La ejecutividad de esta decisión, con su efecto inmediato de cese de las prestaciones básicas del contrato de trabajo, lleva a que la aceptación del pago de la liquidación de conceptos pendientes (…) coincida con el cese y pueda confundirse con la aceptación de éste”. Y concluye que “la aceptación de estos pagos ante una decisión extintiva empresarial no supone conformidad con esa decisión, aunque la firma del documento parta de que se ha producido esa decisión y de sus efectos reales sobre el vínculo" (Sentencia TS 28/11/11, con cita también de las de 24/06/98, 22/11/04, 13/05/08, 21/07/09 y 14/06/11, entre otras).
 
Por tanto, redacciones que encontramos en determinados formularios de uso común, con referencia en términos genéricos a la extinción la relación laboral con una determinada fecha de efectos, en principio no suponen más que la mera constatación de un hecho, sin que de ahí quepa deducir necesariamente conformidad del trabajador con el mismo.
 
Ahora bien, en los casos en que dicha conformidad exista, sin duda a la empresa sí le interesará que, al firmar el finiquito, se refleje también la misma, extendiendo en ese caso los efectos del documento no sólo a la liquidación de las obligaciones económicas, sino a una renuncia explícita a impugnar judicialmente el despido. Es decir, el finiquito por sí sólo no es más que la liquidación de las relaciones económicas, pero, si el trabajador está conforme con la propia extinción, sí puede aprovecharse para documentar voluntariamente tal aceptación, dejando así cerrada también esa vía, con la seguridad jurídica que ello comporta. En ese caso, para que tenga validez, la aceptación tendrá que ser expresa y clara, manifestando conformidad con las causas de la extinción –objetivas, disciplinarias o del tipo de que sean-, con los aspectos procedimentales y con sus efectos, y renunciando a reclamar contra el mismo, con ocasión de percibir, en su caso, la indemnización incluida en la liquidación.
 
En definitiva, cuando se extingue una relación laboral y se van a liquidar obligaciones económicas pendientes, ha de tenerse claro qué alcance y efectos se le quiere dar a ese pago, en qué están de acuerdo empresa y trabajador, y documentarlo de forma inequívoca, sin intentar “colar goles” pero sin dejar tampoco cabos sueltos que luego den sorpresas desagradables en cuestiones que se creían cerradas.
 
Y, si me lo permiten, una recomendación personal: no es obligatorio usar invariablemente, como si fuera dogma de fe ante el que hay que postrarse, un mismo formulario-tipo porque “es el que sale del programa”. A veces puede merecer la pena redactar correctamente unas líneas adaptadas al caso concreto si con ello evitamos posteriores problemas.

Hoy viernes, Aquí nací yo en Televisión Castilla y León, Canal 8 Ávila

Hoy viernes 24 a las 21'30 h., y el próximo viernes 31 a la misma hora, se emiten las dos partes del programa Aquí nací yo dedicado a mi pueblo, El Hoyo de Pinares, en Televisión Castilla y León, a través del canal provincial, 8 Ávila

Participé en la grabación aportando algún dato tanto de historia contemporanea como de historia medieval y orígenes del pueblo. En la entrevista que me hizo Soraya García, también me referí a algunas leyendas locales, como La niña del montero o el tesoro escondido en Peñarcón. Y luego, en la iglesia, hablé sobre un interesante cuadro que se conserva en ella... Como es lógico, el programa seleccionará de entre todo el material grabado lo que le parezca más interesante en función del tiempo disponible.

Los que estéis en la provincia de Ávila y podáis ver el programa, no os perdáis cómo varios vecinos nos muestran las bellezas naturales y los atractivos que guarda El Hoyo de Pinares.

Un tuit en El Mundo

En El Mundo en Orbyt y en la edición impresa del periódico del miércoles incluían, entre los Tuits al Director, uno mío que escribí tras la acalorada llamada en directo que hizo el Presidente de la Comunidad de Madrid a La mañana de COPE. Ignacio González atacó en antena al director de El Mundo por las información sobre su ático de Marbella, mediante el viejo sistema de no parar de hablar y no dejar que el interlocutor conteste. Al día siguiente, encontró la respuesta en las páginas del período en forma de documentación.
 

Epitafio

 
Un pájaro vivía en mí.
Una flor viajaba en mi sangre.
Mi corazón era un violín.

Quise o no quise. Pero a veces
me quisieron. También a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz.

¡Digo que el hombre debe serlo!

(Aquí yace un pájaro.
Una flor.
Un violín).

Juan Gelman

(Ha muerto Juan Gelman. Cuando le reconocieron con el Premio Cervantes, escribí aquí sobre él: Una voz indomable y compañera).

Mañana, viernes 10 de enero, en Equipo de Investigación

Mañana viernes 10 de enero, el programa de La Sexta Equipo de Investigación emite un reportaje que, bajo el título Préstamos envenenados, está centrado en la que presuntamente constituye hoy la principal trama de estafas hipotecarias en nuestro país, una red sin escrúpulos que ha arruinado a muchas familias con apuros económicos.
 
El espacio contará con el elocuente testimonio de varios afectados. Y me grabaron algunas declaraciones como abogado de algunas víctimas, así que es previsible que -si las has considerado de interés- aparezca en el reportaje.
 
Os invito a seguirlo y a conversar en Twitter con el hashtag que propongan, a partir de las 22'30 h. Creo que los hechos que refleja esta investigación periodística no os van a dejar indiferentes.
 

El Hoyo de Pinares ha estrenado web municipal: felicidades

 
Mi pueblo, El Hoyo de Pinares, es un auténtico paraíso natural, insuficientemente conocido, a tan solo 80 km. de Madrid.
 
 

 
Desde hace años se echaba de menos una web de calidad que difundiese la localidad en internet. Ha habido varios intentos previos pero, por falta de sensibilización, por falta de apoyos o por falta de medios, lo cierto es que el Ayuntamiento no había llegado a tener hasta ahora una presencia digna en la red.
 
Por fin, desde hace ya algunos meses, he visto con auténtica alegría como El Hoyo tiene una web municipal, www.elhoyodepinares.es, excelente tanto en contenidos como en diseño, posiblemente la mejor de todas las localidades de su entorno. Y quiero reseñarlo aquí y felicitar a la Corporación Municipal, a los técnicos y a todos cuantos la han hecho posible.
 
La página incluye datos e información sobre el municipio, poniendo especial énfasis en su patrimonio natural (declarado Zona de Especial Protección de Aves e incluido en Red Natura 2000) y dedicando incluso un apartado específico a nuestro viejo Pino Castrejón, catalogado como ejemplar singular de Castilla y León. No se olvida tampoco de hacer breve reseña histórica de la villa –que tal vez merecería ser completada- y de rescatar su rico folclore musical de jotas, seguidillas y rondas de boda. Además podemos acceder a una galería fotográfica y asomarnos así a la localidad y a sus paisajes.
 
El Ayuntamiento, por su parte, ofrece una amplia información sobre su actividad propia: se pueden consultar en la red ordenanzas y otra normativa, se pueden realizar algunos trámites con la ayuda de una incipiente sede electrónica, se encuentra información sobre sesiones del pleno y se va recogiendo la agenda de eventos institucionales, fiestas y actos culturales y deportivos.
 
Las iniciativas sociales del pueblo, como nuestras consolidadas y excelentes Escuela y Banda de Música, el Club de Fúbtol, el Grupo de Montaña Peña Halcón o la agrupación local de Protección Civil, ya tienen habilitados también sus rincones en este nuevo portal.
 
Mención aparte merecen las fantásticas rutas de senderismo que el Ayuntamiento y el Grupo de Montaña han ido diseñando y que se han convertido en una de las señas de su identidad y de su oferta turística. De los doce itinerarios previstos, ya están plenamente operativos la mitad, que permiten conocer el entorno de El Hoyo de Pinares y caminar por pinares, viñedos, montes, ríos, arroyos y cascadas, viejas minas... Parajes que atesoran enorme belleza, mucha historia y que incluso nos hacen partícipes de algunas leyendas de tradición oral. Para que nadie se pierda, hasta se habilita una app gratuita que, una vez descargada en los dispositivos móviles, sirve de guía para seguir estas rutas.
 
Ojalá que siga creciendo en contenidos y que el apartado de noticias se consiga ir manteniendo vivo y actualizado. Pero, como persona enamorada de El Hoyo de Pinares, celebro con mucho agrado esta nueva web de mi pueblo.
 
 


La presencia del Ayuntamiento de El Hoyo de Pinares en las redes sociales se ha completado además, con su página en Facebook, su perfil de Twitter o su canal de Youtube, entre otros.
 
Esto sin olvidar algunas iniciativas privadas imprescindibles que también tienen como referencia al pueblo, como es el caso del fotolog de Carlos López o ese grupo de El Hoyo de Pinares en Facebook que nos sirve de punto de encuentro a los vecinos, a los veraneantes y a la "diáspora" hoyanca.
 
 
(Imágenes: Captura de pantalla de la web. Fotografías de El Fresne, La Pililla, interior de la iglesia y mina abandonada, de Carlos López. Fotografía de cigüeñas, de Jacinto Herrero. Y fotografía de Peña Halcón, de Juan de Pablo Ayuso).