Por qué quieren que desaparezca UPyD. Y por qué promocionan a Ciudadanos

“Si quieres hacer enemigos, intenta cambiar algo”
W. Wilson 

Esta semana que termina, la psicóloga y escritora Beatriz Becerra, eurodiputada por UPyD, ha solicitado a la Comisión Europea que adopte medidas efectivas contra la esclavitud laboral, después de que se desarticulara policialmente una organización que captaba víctimas en Lituania para explotarlas laboralmente en nuestro país. 

También el miércoles, en un seminario celebrado en la Eurocámara, pidió que la Unión Europea ponga fecha a la ratificación del Convenio de Estambul, el primer instrumento internacional legalmente vinculante para sancionar la violencia contra la mujer. 

Otra eurodiputada de su mismo partido, Maite Pagazaurtundua -uno de los ejemplos más notables de coraje cívico que tenemos en nuestro país-, denunciaba en rueda de prensa el infame planteamiento de la visita al parlamento europeo, a invitación de Bildu, de una asociación de familiares de terroristas que cumplen condenas: “Decir que los etarras son presos políticos viene a decir que nuestros muertos bien matados están”. “Que Etxerat afirme que en España hay ‘presos políticos’ significa deslegitimar la democracia y sostener que el asesinato de los que no pensaban como ellos fue un instrumento político válido”. 

El día 6, Maite presentaba una solicitud de algo práctico y concreto, beneficioso para la economía doméstica de los ciudadanos y la economía de las empresas: que se acabe con las tarifas telefónicas de roaming en desplazamientos dentro de la propia Unión Europea. 

Mientras, en el Congreso de los Diputados, el grupo parlamentario de UPyD pidió la comparecencia del Ministro de Justicia. Quieren que explique qué están haciendo en la trama de bebés robados, cuya falta de investigación constituye uno de las mayores vergüenzas de nuestro Estado de Derecho. Reclaman al Gobierno asesoramiento, ayuda y soporte psicológico para las víctimas, la creación de una Fiscalía específica y la puesta en marcha de una base única de ADN. 

En el programa Salvados hemos conocido el caso de la hoy Comandante Zaida Cantera, víctima de acoso sexual y laboral. La afectada había informado a todos los grupos parlamentarios. Sólo UPyD investigó la denuncia. Y el apoyo continuado de la diputada Irene Lozano ha sido fundamental para darle visibilidad a esta lucha, en medio de tanto silencio cobarde, cuando no cómplice. 

En Vitoria, Gorka Maneiro se quedaba solo defendiendo una investigación sobre Kutxabank para depurar responsabilidades políticas y acabar con las “puertas giratorias”, moción que ni a PNV, ni a PP, ni a PSE ni a Bildu les pareció merecedora de apoyo. 

En Madrid, el diputado autonómico Ramón Marcos denunciaba ante la Audiencia Nacional las numerosas ilegalidades en la contratación, por parte de la Comunidad, de ayudante para el juez Ruz que pudo tener acceso a la investigación secreta que el magistrado de la Audiencia Nacional llevaba a cabo sobre la financiación ilegal del PP. 

Lamentablemente, ninguna de estas actuaciones de esta pasada semana alcanzará, ni de lejos, el eco que tuvo, en los medios y en las redes sociales, la foto de Albert Rivera con Naranjito. Así es la política de este país. Y así es la información en este país. 

Confieso que hace algunos meses fui uno de los que, ingenuamente, contempló con tristeza que no se alcanzara un acuerdo electoral entre UPyD y C’s que permitiera articular una alternativa fuerte. Pero todo lo que he visto a continuación me hace sospechar que estamos asistiendo a una estrategia. El ninguneo, e incluso los intentos de descrédito, hacia UPyD ¿son casuales? El descarado despliegue promocional hacia Ciudadanos, ¿no es intencionado? Yo, a estas alturas, apenas creo en las casualidades. E intento buscar explicaciones a coincidencias tan evidentes y llamativas. 

Que UPyD ha sido incómodo para el bipartidismo y sus apéndices desde que llegó al Congreso de los Diputados, resulta obvio. Con la formación magenta, muchos temas que estaban fuera del parlamento -reforma electoral, aforados, corrupción…- entraron por vez primera -convendría no olvidarlo- en el debate parlamentario. Y entraron para quedarse. Todavía sonroja ver el vídeo en el que PP y PSOE se aplauden mutuamente y descalifican de forma agria a Rosa Díez cuando ésta pedía medidas contra la corrupción y ellos aún la minimizaban. Y da vergüenza ajena ver cómo todos los grupos coincidían en abroncar a Irene Lozano cuando se atrevió a hablar en sede parlamentaria del “saqueo de las Cajas”, mucho antes de que los ciudadanos conociéramos que la expresión no era figurada sino meramente descriptiva. 

Pero, en mi opinión, el punto de inflexión en el que el poder político y los poderes económicos, con la inestimable ayuda de los medios de comunicación que controlan, decidieron hacer lo posible para acabar con UPyD, lo marcó la querella contra Bankia y todo lo que supuso. 

Cuando se conocen los primeros indicios sobre asuntos turbios en la entidad, el grupo parlamentario de UPyD buscó algún aliado en el Congreso de los Diputados para solicitar una comisión de investigación. Lo previsible era que alguien coincidiera en la petición, aunque el PP la rechazara luego con su mayoría absoluta. Pues bien, ningún partido quiso respaldar esa solicitud. Ninguno. Entonces pareció sorprendente. Hoy ya sabemos por qué. 

Legítimamente, UPyD hubiera podido entender que ahí terminaba su papel. Había denunciado la situación y había cumplido con el deber de intentar que se investigara en sede parlamentaria. Ante los ciudadanos quedaba bien y a otra cosa mariposa. Pero no. La formación magenta dio un paso novedoso y audaz: con su abogado, Andrés Herzog, interpuso una querella criminal. 

Era, sin duda, una decisión arriesgada. Suponía sostener que no sólo estábamos ante una mala gestión empresarial, sino ante una conducta delictiva planificada. E implicaba la responsabilidad de aportar indicios que sostuvieran ese planteamiento y sirvieran para que se iniciase una investigación judicial.

El tiempo nos ha permitido ver cuán justificada fue la medida. Gracias a esa querella -y a las que vinieron a continuación- hemos conocido las cloacas del sistema financiero español. Ésas en las que se compran favores con "barra libre" de tarjetas opacas, en la que los tres grandes partidos nacionales -y los nacionalistas en su respectivos ámbitos de influencia- se repartían literalmente el botín. 

Por vez primera, un grupo político pasaba de las palabras a los hechos ante la corrupción. No se resignaba a que PP, PSOE e IU escenificaran debates mientras se tapaban recíprocamente las vergüenzas. No se resignaba a que la Fiscalía no cumpliera con su deber y los ciudadanos no pudiéramos defendernos. Y empeñaba su patrimonio y su prestigio en instar una acción penal, a la que luego seguirían otras de corte similar. Sin aquella decisión tan arriesgada, hoy no sabríamos prácticamente nada de lo que pasó en Bankia y en otras entidades donde el comportamiento fue parecido. Y los saqueadores se hubieran ido de rositas. Como era habitual antes. Como sería habitual si UPyD no estuviera en el parlamento. 

La imputación de Rato, Blesa, Acebes, Rodríguez Ponga, Romero de Tejada, Moral Santín, Arturo Fernández… ha sido un trago que los partidos tradicionales y los poderes económicos no perdonan a UPyD. Con las cosas de comer no se juega. Bien está lanzarse verbalmente unos a otros acusaciones políticas en la tribuna del Congreso. Pero llevar al banquillo a los responsables de los múltiples desaguisados de la vida pública de este país supuso traspasar una línea roja que nadie se había atrevido a cruzar hasta entonces. Y que algunos -incluido Ciudadanos- siguen defendiendo que no habría que haber cruzado. 

El establishment no estaba dispuesto a consentir que ese riesgo siguiera existiendo. Imaginen ustedes qué pasaría, por ejemplo, si un día UPyD encuentra un hilo del que tirar en las eléctricas de este país. Ésas que se ponen de acuerdo en anular la competencia real en perjuicio de los consumidores. Ésas que tienen sentados en sus consejos de administración, con sueldos estratosféricos, a ex políticos sin ningún conocimiento empresarial ni del sector… UPyD representa un peligro, real y tangible, para eso que Podemos llama la casta. 

Desde entonces, el habitual desprecio con que se trataba siempre a esta formación se convirtió en lo que a mí me parece toda una estrategia política y mediática, encaminada a sustituir a UPyD por un sucedáneo inofensivo, una formación que ocupe el mismo espacio electoral pero cuyo comportamiento resulte inocuo en la práctica. 

Ahí surge la campaña para presentar a UPyD (cuyos niveles de democracia interna son, hoy por hoy, los mayores de todos los partidos con representación parlamentaria) como una organización intransigente con la discrepancia interna. Así se dedicaron (y se siguen dedicando) páginas enteras y horas de emisión a la sustitución (justificada y explicada por el partido) de Francisco Sosa Wagner como portavoz de UPyD en el parlamento europeo, mientras apenas se dedicaban unas líneas y escasos minutos a la sustitución (no justificada ni explicada por el partido) de Elena Valenciano en el mismo cometido dentro del PSOE. Así se dio protagonismo -¡elogioso!- al comportamiento desleal de un Maura o un Calvet, artífices de un ejercicio de submarinismo como no recordaba desde aquello de López Garrido y Almeida en la Izquierda Unida de Julio Anguita, que fue premiado con posteriores cargos en el PSOE. 

Ahí surge también la campaña para presentar a Rosa Díez como esa señora antipatiquísima que, por puro capricho personal, no quiere unirse con alguien tan majo y agradable como Albert Rivera. Da igual que los órganos del partido magenta lo decidieran por amplia mayoría. O que UPyD explicara pública y detalladamente sus razones en un amplio documento. Da igual que Rivera no quisiera avanzar en unas conversaciones que le obligaban a un ejercicio incómodo de transparencia y que planteara sin disimulo una OPA hostil para atraer a la militancia y el electorado de UPyD. El guión se ha mantenido y amplificado con cierto éxito de crítica y público. 

Y ahí surge la campaña para promocionar de forma descarada a Ciudadanos como partido emergente que puede convertirse en la tercera vía, en la alternativa sensata al bipartidisimo. 

Les conviene, porque Ciudadanos no presenta querellas, alegando que no es el papel de los partidos. La afirmación es rigurosamente cierta. Pero, si hay dejación por parte de quienes sí tienen que cumplir esa función, y si nuestros representantes públicos también se escabullen porque no va con ellos, ¿quién nos defiende entonces, de verdad, con algo más que frases afortunadas? Claro está que sería una magnífica noticia que el Ministerio Fiscal ejerciera las atribuciones que tiene encomendadas y es un objetivo por el que hay que trabajar políticamente. Pero, si no lo hace, la consecuencia es la opacidad y la impunidad, salvo que alguien decida no aquietarse con ello. 

No es tampoco casualidad que Ciudadanos haya elegido como ideólogos de su programa económico a dos neoliberales, muy bien vistos por los poderes economicos, que no creen que haya faltado sensibilidad social durante la crisis, que no creen que sea prioritario salvaguardar el estado del bienestar, sino que se marcan como prioridad favorecer el mercado. Conthe no sólo no apoyará nunca una querella contra personajes poderosos, sino que va más allá, al considerar que la situación de los preferentistas es fruto de “un elemento de mala suerte" que los afectados "se tienen que tragar". O que “los que compraron pagarés de Nueva Rumasa se tienen bien merecido lo que les ha pasado”. Entre quienes creen que estas cosas son mala suerte y quienes creen que es una estafa, la distancia es abismal.

Ciudadanos puede recoger el voto descontento de gente que tiene decidido no apoyar al PP. Así ese voto no se pierde en la abstención, no va a formaciones más radicales, e incluso, en un momento dado, puedo servir de muleta para mantener gobiernos del propio PP, aunque sea condicionalmente, mediante los oportunos pactos. 

El Ibex 35 y los principales medios van a seguir mimando a Ciudadanos en los próximos meses. Con un despliegue informativo cuantitativa y cualitativamente inédito para partidos extraparlamentarios. Con un tratamiento amable de sus noticias. Presentando como novedades absolutas algunas propuestas (contrato único indefinido, fusión de Ayuntamientos, supresión de diputaciones, supresión de aforados...) que, cuando las ha sostenido durante años UPyD, no merecieron su atención. Y difundiendo numerosas encuestas (no sé si cocinadas o no) que ayuden a crear un clima de opinión en las personas que buscan utilidad a su voto. 

Mi deseo es que los ciudadanos no caigamos en esta hábil trampa. Me parece preocupante que se apueste sólo por la –supuesta- novedad sin fijarse en algo más. Me gustaría creer que tendremos un sector de electorado responsable y bien informado que valore el trabajo serio que se ha hecho. Creo que no podemos permitirnos el lujo de prescindir de quienes durante los últimos años han sido los aliados de la ciudadanía en el parlamento, con hechos y con resultados tangibles. 

Tengo coincidencias sustanciales y algunas discrepancias importantes con UPyD. Pero me parece de elemental justicia reconocer que, sin ellos en las instituciones, las cosas hubieran sido radicalmente distintas. Sabríamos mucho menos de lo que estaba pasando realmente en nuestro país. Muchos políticos y empresarios corruptos no estarían a punto de sentarse en el banquillo e incluso seguirían teniendo un prestigio incólume. Y el PP y el PSOE estarían mucho más tranquilos. Sustituir las nueces por el ruido no sería un buen negocio para los españoles de a pie. 

La primera cita es en Andalucía, donde evidentemente yo no voto. Pero, como mero observador, veo que algunos de los que, según las encuestas, podrían ocupar escaño, vienen de cogobernar con el bipartidismo y no tienen ningún trabajo previo que demuestre un interés por el conjunto de Andalucía y un proyecto definido y sostenido en el tiempo. Sin embargo, el equipo de Martín de la Herrán ya ha impulsado desde fuera del parlamento iniciativas y se le ha visto un nivel de implicación claro en mejorar la vida de los andaluces. Teniendo en cuenta lo que han hecho desde fuera del parlamento en estos años, intuyo lo que podría hacer desde dentro. 

Ojalá que no se salgan con la suya los poderosos en su intento de silenciar esta voz incómoda que han representado, y espero que sigan representando, las mujeres y hombres de UPyD. Me parece que será higiénico y esperanzador para la democracia seguir contando con su presencia. Y presencia sabemos que, en su caso, ha sido sinónimo de actividad. Las encuestas siempre se equivocaron -a la baja- con UPyD: espero que ahora también. Prescindir de representantes con ese nivel de compromiso ético y político es un desperdicio que no podemos permitirnos. Los preferentistas del futuro, las Zaida Cantera del futuro..., tienen que seguir encontrando alguien que les escuche y que trabaje por ellos cuando nadie más quiera hacerlo. Alguien que quiera cambiar las cosas sin importarle ganar enemigos.

27 comentarios:

Anónimo dijo...

hola, yo fui el ideologo anonimo de c´s en el blog de arcadi espada alla por el año 2004 y me parece que en upyd no os enterais de nada, sobre todo llamando neoliberales a dos socialdemocratas irredentos como son conthe y garicano, saludos

Carlos J. Galán dijo...

Respecto a esto de "los de UPyD no os enteráis de nada", en todo caso soy yo el que no me entero. UPyD no ha escrito esto, ni es responsable de su contenido, ni yo tengo por costumbre escribir al dictado de nadie.

Lo de que Conthe pueda ser socialdemócrata me parece cuestionable. Pero que Garicano es liberal en lo económico a mí personalmente sí me parece claro. Su defensa del progreso económico que supuestamente trae per se el capitalismo, su defensa de planteamientos desreguladores que faciliten el juego del mercado, etc. la verdad es que no me suenan muy socialdemócratas.

José F. dijo...

Disculpa, pero UPyD también son liberales, como Ciudadanos, PNV y CiU. Por eso estan juntos en Europa. Nada malo tiene, si ademas se une a una conciencia social muy marcada, como se ve en las medidas económicas que propone Ciudadanos.
Dejemos las maquinaciones conspiranoicas a los magufos y otros iluminados

Fernando dijo...

Carlos, estoy seguro que todos los méritos de UPyD que listas son ciertos y como ciudadano se los agradezco mucho. Pero, ¿una confabulación contra UPyD por parte del PP y el PSOE? Ambos estaban encantados con UPyD, un partido protestón pero que nunca iba a pasar del 10% de votos. Con Ciudadanos están aterrados, porque los va a echar de sus poltronas. EL PP se las prometía felices en las generales con un mano a mano con Podemos que, al grito ¡que viene el lobo bolivariano! iba a juntar al rebaño disperso de la derecha. Y ahora resulta que se le escapa la gente a Ciudadanos.
Ciudadanos ha logrado generar una ola de entusiasmo en la gente. Y a lomos de esa ola (esté justificado el entusiasmo o no) se cambiarán las cosas, que es lo que queremos. No serán tan puros ni honrados como UPyD, pero yo, como muchos, lo que quiero es que no vuelva a gobernar Rajoy. Eso es lo que UPyD no ha conseguido y enrocarse en la pureza cuando pudo unir fuerzas es lo que no le perdonamos. Buscar confabulaciones del PP, del Ibex 35 o de quien sea es negarse a ver la realidad.
Yo voté a UPyD.

Pedro Ramos dijo...

Muchas gracias, no había leído hasta ahora un análisis tan claro y preciso sobre lo que está ocurriendo en nuestro país. Me he permitido resumir el aspecto esencial de su argumentación para tenerlo presente a la hora de analizar lo que para mí era una actitud sorprendente –casi, o sin casi, rayana en la manipulación- en la actuación de los grandes grupos mediáticos y a la que no encontraba explicación:
“Que UPyD ha sido incómodo para el bipartidismo y sus apéndices desde que llegó al Congreso, resulta obvio. Muchos temas que estaban fuera del parlamento -reforma electoral, aforados, corrupción…- entraron por vez primera - en el debate parlamentario. Y entraron para quedarse. Todavía sonroja ver el vídeo en el que PP y PSOE se aplauden mutuamente y descalifican de forma agria a Rosa Díez cuando ésta pedía medidas contra la corrupción y ellos aún la minimizaban. Y da vergüenza ajena ver cómo todos los grupos coincidían en abroncar a Irene Lozano cuando se atrevió a hablar en sede parlamentaria del “saqueo de las Cajas”
Pero, en mi opinión, el punto de inflexión en el que el poder político y los poderes económicos, con la inestimable ayuda de los medios de comunicación que controlan, decidieron hacer lo posible para acabar con UPyD, lo marcó la querella contra Bankia y todo lo que supuso. Por vez primera, un grupo político pasaba de las palabras a los hechos ante la corrupción. No se resignaba a que PP, PSOE e IU escenificaran debates mientras se tapaban recíprocamente las vergüenzas. El establishment no estaba dispuesto a consentir que ese riesgo siguiera existiendo... Se convirtió una estrategia política y mediática, encaminada a sustituir a UPyD por un sucedáneo inofensivo…”
Como diría un castizo “lo ha clavado”

Pedro dijo...

Por cierto, si de lo que se trata es de que no vuelva a gobernar Rajoy, me parece muy bien, pero antes también se trataba de echar a Zapatero y cambiar las cosas…y así nos va. Mientras sigamos pensando que lo único importante son los votos y no la regeneración de nuestro sistema político, seguiremos avanzando de mal en peor: quien no ha hecho nada para cambiar las cosas en 8 años de existencia, lo va a hacer ahora?
Por último, el autor –partidario en principio del acuerdo electoral- explica perfectamente porque no se pudo unir fuerzas (que Rivera no quisiera avanzar en unas conversaciones que le obligaban a un ejercicio incómodo de transparencia y que planteara sin disimulo una OPA hostil para atraer a la militancia y el electorado de UPyD). Y como dice en su entradilla: “Si quieres hacer enemigos, intenta cambiar algo”, está en el camino de hacer amigos por ir contracorriente (aunque a veces se consiguen otrs nuevos, ver el ejemplo de Zaida que cita)

Javier dijo...

Un artículo muy lúcido. Es un insulto a la inteligencia cómo de repente todos los medios se prodigan en alabanzas a Ciudadanos y silencian a UPyD. Cuesta creer que tanta gente pase por el aro sin chistar. Afortunadamente ahora existe la Red para enterarse de lo que no quieren contar los medios convencionales.

CUENTA ATRÁS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JULIO dijo...

Gran artículo acerca de la labor de UPyD en el hemiciclo. Desde mi punto de vista nadie duda (o al menos no debería) del gran trabajo llevado a cabo por la formación magenta desde que llegó al Congreso. Su partido ha sido un azote continuo a las malas políticas ejercidas por los partidos mayoritarios (PP y PSOE). Además de sus labores dentro del Congreso han apoyado multitud de causas fuera de éste como las querellas interpuestas a Bankia o el apoyo a la capitana Zaida. Si duda han sido y son un partido esencial en el mundo político español. Sin embargo, no comparto el menosprecio que durante los últimos meses se está vertiendo sobre la formación naranja liderada por Albert Rivera. En mi opinión, Ciudadanos ha combatido multitud de injusticias dentro de Cataluña (con lo difícil que es esto en este territorio) desde su nacimiento en 2006. Han servido como tope a las políticas suicidas impuestas por CiU y ERC principalmente (secundariamente por PP y PSOE quienes en ningún momento han tenido el coraje de plantarles cara a los nacionalismos debido a que si en Cataluña se tirase de la manta todos estos partidos caerían al estilo "Efecto Dominó"). No olvidar que los de Rivera han sido un látigo constante en lo que al Caso Pujol se refiere. Con todo este panorama Cs decidió dar el salto a la política nacional (por segunda vez todo hay que decirlo)y según los sondeos puede que obtenga grandes resultados en generales y autonómicas. Justo lo contrario que a UPyD a quien las encuestas cada vez le otorgan una menor representación. Después de todo esto es imprescindible mencionar que tanto Ciudadanos y UPyD tuvieron la inquietud de formar un proyecto común para España, el cual, desgraciadamente no cuajó a causa de distintas razones que nunca se lograrán esclarecer, ya que, cada uno defiende su terreno (Si Cs dijese día UPyD diría noche y viceversa). Aún así, cierto es que el acercamiento fue notorio y por ello creo que aunque este no se concretase no es momento de tirarse los trastos a la cabeza ni por unos ni por otros. No veo normal como dos partidos empeñados en formar un proyecto tan valioso juntos de repente deciden atacarse a cuchillo (más por parte de UPyD las cosas como son) cuando las cosas que les unen son más importantes que las que les separan por mucho que ahora se intente justificar lo contrario. Por todo esto creo que se vote a quién se vote de estos dos partidos se estará haciendo un voto inteligente y útil necesario para la regeneración política española. La unión hace la fuerza y por ello creo que la sociedad ya está suficientemente disgregada en partidos con malas prácticas como para que dos partidos tan competentes como UPyD y Cs estén intentando hacerse enemigos. En resumen cualquier voto a estos dos partidos será útil, ya que, están condenados a encontrarse y a formar alianzas entre ellos que serán fructíferas para ambos.

irrecuperable dijo...

Desde luego, si la clave consiste en sumar grupos (sumar, no unir, que es otra cosa, el personal confunde ambas) para echar al arrogante Rajoy, evidentemente la mejor opción es Ciudadanos que tiene más gancho (entre otras razones por la cobertura mediática).
Como en 2011, si la clave era castigar a Zapatero... la mejor opción era votar a Rajoy... y miren... ASÍ NOS VA.
Como en 2004, si la clave era castigar a Aznar, culpable de una guerra de agresión, la mejor opción era votar a Zapatero... y miren... ASÍ NOS FUE.
Así que ¿La clave es sólo echar a Rajoy no importa con qué?

Anónimo dijo...

Muy buen artículo. Desde que se presentaron por primera vez a las elecciones siempre he apoyado a UPyD por su coherencia y su limpieza. Últimamente la opción de Cs me resulta también muy atractiva, sobre todo porque empieza a dar la sensación de que votar por ellos supondrá acabar con la hegemonía PPSOE y el ascenso de Podemos... pero eso es lo que dicen los medios de comunicación, lo que harán (tanto Cs como incluso Podemos) en los Parlamentos no se sabe. Sin embargo, sí se sabe lo que hace UPyD con una representación mínima. Pero para apreciar esta labor hay que reflexionar y analizar, olvidarse de lo que se machaca a Rosa Diez por su pasado en el PSOE (por cierto, por ella hubiera votado, por ZP no lo hice) y de que voto útil no es sólo votar al que gana. Gracias por tu artículo Carlos J. Galán.

Anónimo dijo...

Buen post, Carlos. De esos que te hacen reflexionar; aún no sé si estoy de acuerdo o no (supongo que, como es natural, en parte sí y en parte no), pero dar que pensar ya es importante.
Si fuera UPyD te "ficharía" mínimo como asesor. Seguro!!!

Gracias.

Daniel Vicente López-Trompo dijo...

Ciudadanos va a pactar con quien para conseguir puestos. Llevan tiempo en Cataluña y no han propuesto ni hecho nada. Se huele a la legua su interés.

Sergio - Algete dijo...

Lamentablemente, la gente vota en España al dictado de "La Sexta Noche" y programas similares. Se debería de tener en cuenta el bagaje de cada uno. Y a las pruebas me remito con UPyD que, en 4 años en el parlamento, ha generado iniciativas que interesan a la ciudadanía en general.
Y a los que dicen que UPyD es intransigente para unirse a C's u otro partido, que no se les olvide que cuando peor estaban las cosas en este país, próximo a una intervención de facto y al borde de la quiebra técnica, solo Rosa Díez pidió un gobierno de concentración nacional como el que se formó de hecho en España con los Pactos de la Moncloa.
Pero claro, eso no interesa recordarlo...

Bernardo Rivero dijo...

Gracias, Carlos Javier, por aclararme las cosas. Yo sí voto en estas elecciones andaluces interesadamente adelantadas (por intereses del partido que gobierna, claro). Me parecieron bastante oportunas las diez diferencias entre UPyD Y Ciudadanos, en la opinión de Rosa Díez, publicadas en El País por la líder del partido magenta.
La verdad es que el pueblo andaluz, y el español, debería mandar a sus casas a los políticos (profesionales en su mayoría) del PP y del PSOE. Pero esto es un sueño.

Saludos y, una vez más, gracias por tu, discordante, punto de vista.

jose ramon perez dijo...

Lo que está claro que no hay que votar a pp=psoe y apoyar a partidos que hagan transparente el sistema como Upyd...........

Carlos J. Galán dijo...

Fernando, la verdad es que me gustaría creerlo, pero no les veo aterrados porque C's les vaya a echar de sus poltronas. Más bien les veo lanzando ya la idea de entenderse con C's para mantener la poltrona, aunque sea condicionada. Ojalá que tengas tú razón.

Carlos J. Galán dijo...

Gracias, Bernardo, por compartir sueño... Hace falta una limpieza.

Carlos J. Galán dijo...

José, Pedro, javier, Julio, Irrecuperable, Daniel, Sergio, José Ramón... muchas gracias por vuestros comentarios y vuestras aportaciones a esta reflexión.

Juan Imbernón dijo...

Señor Galan, creo que ya le han dicho todo. Solamente quería felicitarle por su visión tan acertada de lo que es y lo que hace UPyD.
Se que la senda es procelosa y está llena de Trolls, pero espero que la razón y la cordura imperen en la sociedad para no perder otra oportunidad, como tantas otras que perdimos en España para hacer las cosas bien. Si finalmente no entrásemos en el parlamento andaluz, el electorado no lo quiera, significará que la sociedad andaluza está realmente enferma y en estado terminal.

Fco. Javier Ruiz Cortes dijo...

En mi opinión, discreta y modesta, UPYD se ha ganando a pulso la situación en que se encuentra. Fuimos bastantes los que empujamos al principio el proyecto, para luego ver como los advenedizos y pelotas se hacían con la amistad miope del circulo directivo y desplazaban a las personas más valiosas y desinteresadas.
Así todo valió la pena el esfuerzo, si no acertamos (los españoles) a la primera quizá lo hagamos a la segunda.

Carlos J. Galán dijo...

Gracias, Juan. Bueno, hay que respetar lo que los andaluces libremente decidan. Durante años en este país el duopolio PP-PSOE ha contado con un apoyo mayoritario de la población y es lo que tocaba. Pero, en fin, yo confío en que haya un sector suficiente como para que Martín de la Herrán pueda estar en el próximo parlamento andaluz. Que otras formaciones tengan 11 en lugar de tener 10 es irrelevante, pero 1 solo diputado de UPyD cambiaría mucho las cosas, como ya se ha demostrado en varias ocasiones.

Carlos J. Galán dijo...

Fco. Javier, no dudo de que puedas tener razón en alguna cuestión de las que planteas, porque desconozco la vida interna de UPyD. Es más, creo que, a pesar del análisis que hago en este artículo sobre el interés de los poderes en acabar con UPyD y favorecer un sucedáneo, eso no cuajaría si algo no se hubiera hecho mal, en hechos o en la comunicación de los hechos. Y creo que UPyD tendrá que hacer su análisis y su autocrítica.
Sin embargo, la afirmación de que se lo ha ganado a pulso no me parece tampoco justa. Porque entonces imagínate dónde tendrían que estar PP, PSOE o IU, que en lo que tú juzgas han sido muchísimo peores. Con sus errores, UPyD ha hecho muchas cosas buenas. Y no sé si se habrá dado cuartelilo a advenedizos y pelotas -es posible-, pero también me parece que hay represnetantes de muchas talla en instituciones o en el partido. Más que los que tienen la supuesta alternativa.

Juanillo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juanillo dijo...

A mi desde hace un tiempo me ha ido extrañando el apoyo mediático a Ciudadanos y el ninguneo a un partido con diputados en el Congreso y con presencia en parlamentos autonómicos, además de cómo se ha vendido la no alianza entre UPyD y Cs como perjuicio de la primera sin contrastar los motivos de la misma. A mi Albert Rivera me cae bien, pero yo no voto a quienes me caen bien, sino a quienes tienen un programa que me convezca, a pesar de que su lider, Rosa Díez, no me caiga tan bien como Albert. Ojalá las encuestas sean solo encuestas y UPyD consiga alcanzar sus objetivos. Yo era favorable a esa coalición, pero yo entendí los motivos de la formación magenta para no hacerla, y me apena que los motivos que han calado en la opinión pública haya sido una "lucha de egos" y no se haya ido al quid de la cuestión. Un saludo.

Anónimo dijo...

Estoy leyendo muchos comentarios, cuando el árbol ha caído, todo el mundo hace leña de él

El leñador en esta historia son los poderes: político, económico, y medios de comunicación. Los políticos y agentes sociales han destruido las Cajas de ahorros y algunos Bancos. ¿Quien se atrevió a denunciarlos? El árbol, UPyD.

Durante la campaña en Andalucía, Tupid, siendo una formación con representaciones parlamentarias en el CONGRESO, EUROPA, CC AA Y AYUNTAMIENTOS, ha sido silenciada por PRENSAS, RADIOS, TELEVISION Y TERTULIANOS. Se ha ignorado por completo a esta formación; mientras a Podemos y Ciudadanos, con mucho menos representación se le ha hecho la campaña.
Y paradoja, el día 23 de marzo estaban todos los titulares preparados, para prender fuego al árbol. Se ha hablado tanto en prensa y tertulia sobre la derrota de UPyD en un solo día que en toda la campaña.

En cambio no se hablado: PP. Pierde 500.000 votos, IU 154.000, PSOE 124.000, PA 36.000. El PP pierde 17 escaños, IU 7, PSOE logra los mismos escaños y solo se habla del descalabro de UPyD que ha perdido 50.000, no tenia representación.

Por lo tanto se deduce que a todos estos poderes que se ha mencionado le interesaba liquidar a UPyD del panorama político antes de las elecciones municipales y generales.

Me atrevo a pensar que ha habido una trama adelantando las elecciones andaluza. Para liquidar a UPyD. Y, me atrevo a pensar que desde dentro de UPyD ha habido como en el caballo de Troya enemigos y traidores. Y, me atrevo a decir que algunos han sido tocados por los enemigos.

GASTOS PARA LA CAMPAÑA 125.000 €
GASTOS PARA LUCHAR CONTRA LA CORRUPCION EN LA DENUNCIA CONTRA BANKIA Y LOS PUJOLES 300.000 €

¿QUIEN PUEDE DECIR LO MISMO?

UPyD ES NECESARIO EN ESTA ESPAÑA DE CORRUCTOS Y APROVECHADOS.

Anónimo dijo...

Felicidades por tu artículo Carlos. Coincido al 100% contigo en tu análisis. Hay que seguir luchando para que la gente se entere de lo que es cada uno, y de que UPyD es la mejor opción con diferencia de todas.