Medianoche

Con todo, no dejaba de ser un milagro que, llegado ese punto, las cosas siguieran en orden (bueno, ella llevaba la falda hippie al revés, pero eso no cuenta…). Que nada se hubiera convertido en ratón ni en calabaza. Que nadie hubiese perdido un zapato.

Las doce de la noche: mirada de mala, sonrisa pícara, beso de felicidades.

Hay regalos de cumpleaños que no se olvidan.


(Fotografía: Thinkin' of you, de Smeerch, dibujo en una pared de Roma, de la galería de imágenes Creative Commons de Flickr)

13 comentarios:

Anónimo dijo...

llegados a ese punto....
mirada p�cara.....
felicidades....
Carlos, �eres t�

Anónimo dijo...

Yo no me entero de nada ¿por qué nunca me cuentas estas cosas?????
¿juegas al despiste?

Ferenczi dijo...

¡¡Que bonito es el amor!!...........aunque sea entre amigos por supuesto;
Felicidades dobles

Anónimo dijo...

La falda estaba al re-revés. Más al revés, imposible. Pero me gustaba más.

¡Felicidades y que cumplas millones más!

Carlos dijo...

Anónimos, ya véis que pone categoría "Relato". Es lo que viene siendo una narración breve en tercera persona, que puede ser real, no digo yo que no, pero que puede también puede ser un deseo, algo que le ha pasado a otro, una invención literaria... qué sé yo,. esto nunca se sabe. Si es que tanto Aquí hay tomate y estas cosas y tan poca literatura en las escuelas y nos centramos en el cotilleo en vez de en el texto.

Ferenzci, sí, el amor es bonito y en lo de que al final sea "sólo como amigos" tengo una amplia y acreditada experiencia personal que hago un esfuerzo por no seguir ampliando.

Y la anónima última que habla sobre la falda, pues... hmmm... ella envía su mensaje para darle verosimilitud al relato. Le gusta contribuir a ese realismo, que veo que efectivamente os llega. Un besazo a esta anónima por su espíritu colaborador ;-) (a mí también me gusta así la falda).

yo claudio dijo...

lo de espiritu colaborador de la anonima, me gustaría saber cómo colaboraba y con qué espiritu.
Felicidades por tantos motivos....

carlos dijo...

Ay, cómo sois con los comentarios capciosos... La anónima colabora en aguantarme a mí y a mis neuras de vez en cuando, que ya tiene su mérito. Y, por si fuera poco, colabora aportando también a mi vida algunas gotas de alegría, simplemente con estar ahí y ser como es.

En general -y ahí te incluyo, Yo Claudio- soy bastante afortunado con la gente que me rodea.

Mª Gemma dijo...

Sinceramente el relato sea en la persona que sea es muy bonito... y si ha sido en primera persona aun mejor.
Lo dicho
Felicidades
Un abrazo

Carlos dijo...

Vaya, alguien que aprecia el microrelato en sí mismo... porque vaya amigos tan cotillas que tengo ;-) . Gracias, Mª Gemma.

anónima dijo...

Es verdad, qué cotillas, sólo por una falda del re-revés de nada...

Y además, vaya celebración, que ni velas ni tarta ni nada de nada...

Yo que tú, cambiaba el relato a una micropoesía tipo:

"Nico y yo
celebramos mi cumpleaños
sentados en el sillón".

Algo así.

Carlos dijo...

No, si cuando tienes el día en plan trasto, anónima...

¿trasto yo? dijo...

un angelito, eso es lo que soy :D

Carlos dijo...

Un angelito más o menos como ésta, (pero con falda hippie):
http://www.disenoemergente.cl/proyectos/jarlo_20071028_diabla.jpg