10 años de Imágenes del Ayer

¡Cómo pasa el tiempo! De acuerdo, no es una frase muy original. Pero es que hace poco me di cuenta de que el pasado 14 de agosto se cumplió ya nada menos que una década desde la inauguración de la primera edición de la exposición Imágenes del Ayer en El Hoyo de Pinares.

He contado y escrito en muchas ocasiones el origen de esta iniciativa, que recuerdo con satisfacción y de la que aparece un reflejo permanente en la columna derecha del blog. Curioseando entre papeles de mi padre, encontré una serie de fotografías en blanco y negro sobre acontecimientos, costumbres y tradiciones de mi pueblo ya desaparecidas entonces (concursos de corte de troncos, festividad de San Isidro Labrador, rondallas...). Se me ocurrió que otras muchas familias podrían conservar estampas similares y de ahí nació la idea de hacer una exposición, que se llevó a cabo en agosto de 1998, bajo la cobertura organizativa de Cultura Joven y la Peña Lolailo y en la sala de exposiciones cedida por el Ayuntamiento.

Recopilé primero un centenar de fotografías entre algunos familiares, amigos y conocidos y así organizamos esa primera muestra. Fue tanto el éxito de asistentes, de eco en los medios informativos y de acogida popular, que tuvimos que organizar una segunda edición al verano siguiente, 1999, donde ya se reunieron más de cuatrocientas fotografías.

Y con una selección de las mismas se editó un libro catálogo, patrocinado por Caja de Ávila. Ese álbum gráfico fue presentado públicamente, en un acto presentado por Antonio Ropa (entonces secretario de la Peña Lolailo), por la periodista Ana Agustín, persona a la que tengo gran afecto y que entonces dirigía en Onda Cero Protagonistas Ávila, de cuya tertulia yo había formado parte.

Fue una experiencia inolvidable y yo escribí entonces esto: "Ante éstas imágenes pasaron niños preguntando a sus padres por rostros, actividades o edificios que ya sólo existen en el recuerdo. He visto a personas mayores evocar, creo que sin nostalgia pero con cariño, épocas muy difíciles, tiempos de luchar cada día, de hambre, de duros trabajos, un pasado sobre el que se ha ido asentando cuanto hoy somos. He visto a mucha gente reafirmar sus deseos de recuperar, en unos casos, o de no perder, en otros, nuestras tradiciones, porque forman parte de nuestra identidad. He sorprendido algunas lágrimas en los ojos al encontrarse con seres queridos que ya no están aquí. Y he visto también muchas y amplias sonrisas, he escuchado innumerables bromas, anécdotas, comentarios simpáticos. Hemos pasado, sin duda, buenos ratos compartidos en torno a este puñado de imágenes para el recuerdo".

Diez años ya, uffff. Y a mí me parece que hace nada. Me gustaría que hubiera una nueva edición. A ver si uno de estos veranos consigo estar menos liado y organizamos, con apoyo municipal y de asociaciones, una tercera exposición. Habría muchas fotos inéditas (la gente ha seguido entregándome imágenes o diciéndome que las tiene y los actuales sistemas de escaneado facilitan el trabajo y eliminan las desconfianzas). Y habría también nuevos espectadores, porque ahora que soy consciente del tiempo que ha pasado, también sé que hay ya gente joven que por edad no tuvo oportunidad de verla en su momento.

Esto es lo que salió en el informativo territorial de TVE con ocasión de la primera edición de esta muestra:


(Fotografías del autor y de Tere Galán)