¿El cine, la inteligencia y el humor no son rentables?

Alegando motivos económicos, la Cadena Ser prescindió hace unos meses de su emblemático programa El cine de Lo que yo te diga, después de veinte años de emisión.

Lo que yo te diga es un grupo de periodistas que abordaba la información con humor y que intervino en distintos programas de radio desde la década de los ochenta.

A partir de 1989 se hizo cargo del espacio El cine de Lo que yo te diga donde, cada semana, Carlos López-Tapia, Antonio Martínez, Elio Castro, Juan Zabala y Diana Pérez (antes fue María Guerra), con la participación de la actriz Gloria Núñez y el respaldo de las documentalistas Marisa Bas y Ana Ferreiro, nos daban cuenta de los estrenos cinematográficos con una visión profesional, pero repleta de humor y amenidad.

Cómo olvidar las crónicas de Raimundo Hollywood desde Los Ángeles, o la forma en que conseguían ingeniosamente que –sin imágenes- visualizáramos el Álbum de las estrellas, los gags con los que ilustraban algunas noticias de cine… o la crítica, de la que se encargaba un jovencito psicópata, Teófilo el Necrófilo, al que visitaba un supuesto reportero, Antonio Lavirgen, para recabar su opinión y puntuación sobre los filmes en cartelera. El cine..., además, cubrió cada año mejor que nadie las entregas de los Goya y de los Óscar y los más prestigiosos Festivales Internacionales.

Era un programa de culto, con unos seguidores muy fieles, que se emitía semanalmente los sábados por la tarde a las 17 h. y se repetía luego la madrugada del sábado al domingo a las 3 h.

Al menos continuamos teniéndolos en su web Loqueyotediga.net, pero la supresión del programa radiofónico, el pasado mes de abril, fue una triste noticia para quienes amamos la radio, el cine, la inteligencia y el sentido del humor.

Espero que alguna otra cadena de radio tenga la habilidad de hacer hueco en su programación a un espacio entretenido y de calidad que no debería desaparecer definitivamente.

8 comentarios:

drks dijo...

Tenemos el mismo punto de vista, lamentablemente no creo que ninguna otra cadena acoja el programa en su parrilla.

Aunque lo más triste de todo es que nos sigan machacando con 2 horas de toros en la madrugada del domingo al lunes.

Carlos dijo...

Es una pena que nadie sepa apreciar la calidad de este trabajo.

Yo los programas taurinos no los escucho, pero sí llevo peor lo de las mil horas de Iker Jiménez, que al fin y al cabo además es lo que desplazó al Cine de su horario habitual y acabó condenándolo. Comercialidad y sensacionalismo versus profesionalidad y buen humor, qué pena.

Shikilla dijo...

Querido Carlos, vengo a dejarte a destiempo deseos de felicidad y larga vida ¿podrías ser indulgente y hacer como si no hubieran pasado unos días desde tu cumpleaños?.

Sigue adelante y no renuncies nunca a ese vértigo de vivir del que hablabas :)

Besos

Carlos dijo...

Muchas gracias, Shiki. Los buenos deseos nunca son a destiempo... Un beso.

artotius dijo...

yo no tengo foto como shiki pero también te felicito por este año que nos ha caido contigo o te ha caido con nosotros......
bueno da igual.

Carlos dijo...

Gracias, Artorius, te has ganado una caña majete.

anxo dijo...

¿Desde cuándo la inteligancia ha sido rentable en esta País dominado por cafres, caciques e ignorantes? ¿Qué se puede esperar de una Nación cuyos políticos se inclinan más a subvencionar a los Bardem y apéndices caudales que a crear un instituto o un centro de investigación? ¿Qué se puede pedir a un Estado de pícaros donde le más pícaro de todos lo corona?
Dónde no hay talento para gobernar no puede haber talento en su ciudadanía porque la ciudadanía se refleja en el político al que vota. Y si tenemos en cuenta que el resto es un pura y simple cuestión de cobismo en la mayoría de los casos...

Carlos dijo...

En fin, para respirar algo de aire puro, habrá que confiar en estos reductos de creatividad aunque seamos minoría. La pena es que, como en este caso, ni eso nos dejen...