Antonio Vega

... Ahora tú
no dejes de hablar


-Antonio Vega- Una décima de segundo-

Ese chico triste y solitario se llamaba el disco que le dedicaron muchos compañeros de profesión (Ketama, Rosendo, Ramoncín, Germán Coppini, Los secretos, Aviador Dro…) interpretando las canciones que él compuso. Ese chico ha fallecido hoy, a los 51 años, dejando tras de sí una trayectoria musical que comenzó con Nacha Pop en 1980 y que completó como solista desde 1991.

Antonio nos ha legado algunas de las canciones que han marcado la vida de una generación, tanto en los álbumes del grupo (Nacha Pop, Buena disposición, Una décima de segundo, Dibujos animados…) como en los que publicó en solitario (Océano de sol, Anatomía de una ola, 3000 noches con Marga…). De las decenas de buenas composiciones, entre tantas como me gustan, si tuviera que elegir mis temas favoritos no sería nada original y citaría especialmente tres: La chica de ayer –a estas alturas, casi un himno-, Una décima de segundo –absolutamente inolvidable la versión con Teo Cardalda al piano- y esa joya titulada El sitio de mi recreo.



Quienes sigan el blog quizá hayan observado que en el lateral, entre los enlaces musicales, desde el principio estuvo el de Antonio Vega.

Con cierta frecuencia, me gustaba aún hoy irle a escuchar a Clamores y Galileo Galilei. Tenía días..., pero siempre era algo muy especial. Y es que Antonio Vega, aun sin dientes, y hasta sin ganas, le da un millón de vueltas a muchos de los productos de marketing que están en el candelero. Era un artista, un creador con gran talento, un poeta.

En cierta ocasión un tío mío intentaba explicarme lo que sentía cuando morían las grandes estrellas de Hollywood que habían marcado su juventud. Ahora creo que –por desgracia- le voy entendiendo mejor: algo así siento yo con muertes como ésta. Si todos los días va muriéndose algo de nosotros –y también nacen cosas nuevas-, con Antonio Vega se va algo de la mejor época de mi vida. Porque sus acordes son –perdónenme el inevitable tópico- parte de la banda sonora que pone fondo a mis recuerdos de las tardes en la Universidad o haciendo pellas ("vivo en la calle, estudio de aprendiz / con libros que en la escuela nunca vi"), las risas con Blanca y Jose, los conciertos de San Isidro, Alaska en el Palacio de los Deportes, el bocata de calamares escuchando música en la Plaza Mayor, el Penta ("luego por la noche al Penta a escuchar / canciones que consiguen que te pueda amar"), La Vía Láctea, El Zurdo, los ratos de tranqui en La tetería de la abuela ("y es que no hay nada mejor que revolver / el tiempo con el café"), tomar algo con Pilar en la Casapueblo, el mercadillo de Santa Ana, las escapadas con Fernando en la Vespa por Malasaña ("un viaje más, / olvidar la luz en un bar / durmiendo mal y soñando con cantar"), aquellos ojos de Susana ("y es que hoy aún / quedan ojos que mirar. / No se oiga ni una queja más..."), los sitios de mi recreo, las chicas de ayer. 

10 comentarios:

TortugaBoba dijo...

Me ha llamado especialmente la atención eso que has puesto de Y es que Antonio Vega, aun sin dientes, y hasta sin ganas, le da un millón de vueltas a muchos de los productos de marketing que están en el candelero. Qué razón tienes. Y cae en el tópico porque creo que es lo que muchos pensamos y sentimos. Que me perdonen las comparaciones, pero es como cuando se murió Paul Newman, el cine se quedó un poco huérfano, y van quedando actores mejores o peores, pero no los grandes. Con Antonio Vega ocurre algo parecido, el cosmos musical se queda sin un gran compositor. Habrá más cantantes y demás, pero uno de los grandes se ha ido con su arte a otra parte.
Beso.

Finisterre dijo...

Como te dije ayer, Carlos, junto a Enrique Urquijo (y tal vez Antonio Flores), unas pérdidas irreparables.

No le echaré de menos porque, como a ti, me deja multitud de recuerdos (todas sus canciones) que siempre estarán conmigo en CD, vinilo o casete.

Que descanse tranquilo y que no se preocupe por no presentarse aquel día en en Clamores; yo creo que, una vez más, no quería homenajes por anticipado.

Abrazos.

Anónimo dijo...

tranquilo carlos siempre tendras a springsteen en mi coche bajo la luz de las estrellas camino del picnic.con o sin el belga

Anónimo dijo...

Esperaba tu columna sobre Antonio Vega y la leo mientras me doy un homenaje con su musica a traves de youtube. No te olvides de lucha de gigantes. Escuchandola ahora que ya no está es incluso más triste. Se van los grandes demasiado pronto muchas veces. Ahora siento no haberlo ido a ver a Clamores, siempre dejandolo para otro día... !cuanta razón tenías!

tacho dijo...

Qué razón tienes Finisterre, yo también sentí algo muy parecido cuando nos dejaron Enrique Urquijo y Antonio Flores, recuerdo perfectamente dónde estaba y qué estaba haciendo en ese momento. Es verdad que al final nos quedamos sin verle, pero no se si prefiero recordar su imagen de antes,...Indudablemente un artista genuino y sencillamente genial, sus canciones siempre estarán en el recuerdo de todos aquellos que hemos vivido grandes momentos escucándolas.Esté donde esté que descanse en paz.

Labana dijo...

Comparto tu artículo, así como comentarios, ayer se fue uno de los grandes, pero por suerte su música nos quedará para siempre.

Abrazos Carlos.

Anónimo dijo...

Hoy puedo decir que te acompaño en el sentimiento ya que yo siento lo mismo;sus canciones forman parte de mi vida, de "mi" banda sonora.
Gracias por tu enlace a Youtube es mi canción favorita.
Merce

Fernando Solera dijo...

El caso de Antonio Vega es una demostración de que al final se impone la calidad sobre la cantidad, el talento sobre la 'tocho-discografía'. A mi juicio tiene unas pocas canciones excelentes, y eso ha sido más que suficiente para que esta semana se haya convertido, con derecho propio, en toda una leyenda.

Carlos dijo...

Eso creo yo, Tortu, que hemos perdido a un grande de la música, al autor de algunas de las grandes canciones de las últimas décadas en español, y hoy lo que hay es mucho intérprete clon que no tiene capacidad creativa.

Lo de ir a ver a Antonio ya sabes, Finisterre, que era como ir a ver torear a Curro Romero. El otro día lo pensaba y decía esto mismo una periodista en El Mundo. Si tenía el día, disfrutabas la leche. Y si no, pues esperabas a la próxima. Ese día cuadró que ni siquiera vino, pues nada, para la siguiente. Yo sí le echaré de menos, no por sus canciones de siempre grabadas, sino por las nuevas que ya no grabará y por esos conciertillos en directo que ya no tendremos.

Es así, Tacho, nuestra juventud está marcada en buena medida por canciones como las suyas.

Una pérdida prematura, Labana. A pesar de su imagen de enfermo permanente, no era esperable, tras superar todo lo superable, que fuera un cáncer quien se lo llevara. Perdemos a un gran creador.

Me alegro de la coincidencia, Merce. Esas son las tres mías. Casi todo el mundo suele citar también Lucha de Gigantes o Se dejaba llevar, que están bien, pero a mí me gustaban sobre todo estas tres.

Y ahí están, Fernando, las discográficas con la recopilación preparada ya, sin perder ni un minuto. En fin...

Anónimo dijo...

Y esto, qué tal?

http://www.youtube.com/watch?v=1dz7DhPnjds