Duerme, duerme, Negrita...

Si se calla el cantor
calla la vida
 
-Horacio Guarany-
El viernes por la tarde, sin saber por qué, me vino a la cabeza la canción La Maza, de Silvio Rodríguez (Si no creyera en la locura… si no creyera en la esperanza… si no creyera en mi camino…), pero específicamente la versión cantada por Mercedes Sosa. Y tuve el impulso en ese momento de compartirla con amigos. Quienes vieron el video, debieron de pensar que era mi recuerdo a una persona que en ese momento se debatía entre la vida y la muerte. Pero yo no tenía ni la menor idea. Cuando llegué esa noche a casa, leí en un periódico que Mercedes estaba muy grave y tuve ese escalofrío de lo inexplicable: las intuiciones, los pálpitos, las comunicaciones intangibles, las “casualidades”… Hoy ha muerto La Negra Mercedes Sosa.

Desde la primera vez que la escuché en mi vida, me ganó esa fuerza, esa voz vigorosa que hoy se ha apagado. Han sido más de dos décadas en las que sus canciones -como las de otros artistas- han hecho compañía a mis amores, a mis alegrías, a mis penas, a mis rebeldías… Desde que, siendo estudiante, tuve que ahorrar de mi paga semanal para poder comprarme el primer cassette, hasta ese último CD comprado en Argentina en enero pasado, titulado Treinta Años y con una magnífica recopilación de su repertorio: La Maza, María María, Gracias a la vida, Todo cambia, Sólo le pido a Dios, Canción con todos, Años, Alfonsina y el mar, Unicornio, Hermano dame tu mano, Como la cigarra, Si se calla el cantor, Duerme negrito, Dale alegría a mi corazón…

Mercedes no tenía ese vacuo glamour de las estrellas prefabricadas, poseía la elegancia humana de los sencillos, la autenticidad personal. Y una voz caudalosa que cantaba los dolores y las esperanzas de todo un continente.

Esta mañana su familia –su hijo, sus nietos, sus hermanos, sus sobrinos-, decían en un comunicado: “Lo que más feliz le hacía a Mercedes era cantar. Y seguramente ella hubiera querido cantarles también en este final. De modo que así queremos recordarla y así les invitamos a hacerlo con nosotros”. Así la recuerdo yo hoy: cantando.



10 comentarios:

Fandestéphane dijo...

Me he enterado hoy en las noticias y he pensado en tu blog, Carlos, de verdad. Me imaginaba que le dedicarías un bello recuerdo y así a sido. Siento que mis dos únicos comentarios hayan sido por hechos luctuosos. Espero seguir visitándote, pero preferiría que fuese en otras circunstancias, la verdad...

Un saludo afectuoso

ana dijo...

Como Argentina me siento orgullosa de MERCEDES SOSA ,con esa voz tan de nuestra tierra gaucha.Tan profunda y sonora.
Como artista la recuerdo en un festival en el pueblo de mi madre en que nos cantò dieciocho canciones a las cuatro y media de la mañana .Simplemente-porque un grupo de gente bastante reducido-se había quedado a esperar su actuaciòn.
Conmovìa semejante artista tan sencilla y condescendiente con su pùblico.
Lo único que me molesta de estos artistas"comprometidos"es que realmente han condenado a una clase media (golpeada por innumerables crisis financieras) a PAGAR LOS PLATOS ROTOS Y CULPARLOS DE TODAS LAS SAQUEADAS QUE EL PAIS HA TENIDO DESDE AFUERA Y DESDE ADENTRO FAVORECIENDO A LOS SAQUEADORES.
En relación a la extensiòn del paìs la tierra productiva en Argentina està bastante subdividida y no es realmente el cuadro que las canciones de esta gente canta.
La miseria de los paises del tercer mundo es la falta de trabajo por falta de inversión.

Ernesto dijo...

Fuera de serie, la negra.
Una luchadora.

Carlos dijo...

Pues sí, Fandestéphane, espero que sigas visitando el blog y espero que no tenga que ser con ocasión de más necrologicas. Gracias y un saludo.

Gracias por tu aportación, Ana. No me extraña que los argentinos os sintáis orgullosos de una artista así. No comparto tu visión sobre su compromiso político: aunque sea discutible su pensamiento, como todos, creo que siempre estuvo del lado de los desfavorecidos y no de los saqueadores que en Argentina me temo que están en todos los grandes partidos. Y tampoco creo que el problema sea sólo falta de inversión: a veces determinadas "inversiones" exteriores han servido precisamente para saquear recursos. Un abrazo.

Toda la razón, Ernesto. Se la echará de menos.

Shikilla dijo...

Carlos, bonito homenaje y bonitas canciones las que has puesto en esta entrada. Realmente la vida calló, pero no calló el cantor porque afortunadamente seguirá el sonido de su voz entre nosotros.

En la entrada anterior otra pérdida irreparable, Alicia Larrocha, a la que tuve la suerte de oir en directo y cuyas manos volaban sobre el piano.

Saludos

ana dijo...

Carlos ,el problema reside en lo siguiente.El país tiene un extenso territorio y una porciòn importante de tierra fèrtil.
Muchos de nosotros ,en mi caso por haber sido hija ùnica hemos recibido de nuestros progenitores extensiones que en otros países serìan importantes.Incluso explotarlas se nos hace imposible puès somos clase media con reducidos ingresos en un país constantemente en crisis.
Como país sudamericano ,en donde la desocupaciòn proveniente de la falta de inversiones ,tenemos una pobreza creciente .Pobreza ´por la cuál la propia clase media se ve perjudicada.
Pués bien ,el resentimiento de los "cantores comprometidos"hasta ahora se desencadena contra los que tienen la tierra.En realidad nosotros no somos los de la culpa.Incluso los medianos propietarios somos los más afectos a cumplir las leyes sociales.
Incluso el actual gobierno "de dos piratas maffiosos "es de pseudoprogress aunque ellos estèn volvièndose hipermillonarios CON PRECISAMENTE ESPECULACION INMOBILIARIA. APARTE DE TODAS LAS VENTAS DEL PAIS QUE HAN HECHO.
Eso da un poquito de fasticio.
AHORA BIEN " MERCEDES SOSA"ERA UNA GRANDE Y SOBRE TODO UNA ARTISTA QUE SE BRINDABA EN TODO SENTIDO.INCLUSO UN CURA ME CONTO(AUN SIENDO ELLA COMUNISTA)QUE REALIZO UN SINNUMERO DE RECITALES PARA MANTEMER COMEDORES.
Le llamamos "la Mercedes" ,la conocí mucho puès en la ciudad de mi madre se hacìan festivales y mis primos eran sus organizadores y eran amigos de su primer y segundo marido.

Melba dijo...

Hola, Carlos, gracias por tan bonito homenaje. En buena manera privan las causalidades más que las casualidades. Conozco muchos ejemplos.

Me he quedado con el pesar de no haberla visto la última vez que vino, cuando busqué boleto tres semanas antes, estaban agotados.



Un fuerte abraz♥ nica

.

Carlos dijo...

Suscribo tu comentario, Melba: cada vez creo menos en las casualidades. De Mercedes podremos seguir disfrutando con las grabaciones de esa voz única. Otro abrazo para ti.

Luis Lópec dijo...

Saludos desde Soria.

Carlos dijo...

Saludos a ti, Luis y bienvenido. Me daré una vueltita por tu blog.