Con su mochila a otra parte

"También será posible
que esa hermosa mañana
ni tú, ni yo, ni el otro
la lleguemos a ver,
pero habrá que empujarla
para que pueda ser".

- José Antonio Labordeta, Canto a la Libertad-


Se podía discrepar de sus ideas y opiniones, como es lógico, pero no parece que pueda discutirse que fue un hombre íntegro y honrado.

Sus compromisos en distintos ámbitos los asumió con sentido de la responsabilidad: todo lo hizo con una extraordinaria dignidad, ya fueran canciones, documentales de televisión, poemas o labores de representación política.

En estos tiempos de cantantes prefabricados por el marketing, de telebasura infumable y de una clase política que sólo defiende su propio interés, se echará de menos el soplo de aire limpio que nos traía la creatividad, la lucidez, la coherencia y la humanidad de este aragonés que hoy nos ha dejado.

(Ilustración: óleo de Carlos Blasco).

3 comentarios:

ESPERANZA dijo...

Suscribo totalmente cada una de tus palabras, es una pena que en la "suciedad" actual escaseen personajes como Labordeta.

Un saludo,

Esperanza

Carlos J. Galán dijo...

Pues sí, Esperanza, entre tanto producto de mercadotecnia, sin valores ni vocación de servicio, se echa de menos gente así.

Julio dijo...

La pena es la ingratitud de los españoles con este cantautor-ciudadano de primera. Le dejaron sólo en el Parlamento y le abandonaron en las horas más precisas. Vergonzoso!!