¿Halloween? No, gracias. Mejor, el calbote

Uno puede perfectamente ser español y celebrar la fiesta de San Patricio en un pub irlandés o la fiesta de la cerveza en una cervecería alemana. El nacionalismo –todos los nacionalismos- tienden a ser catetos y excluyentes y, cuando uno está abierto a compartir, conocer y disfrutar lo diferente, pues no pasa nada por unirse a celebraciones propias de otras culturas. El intercambio es siempre enriquecedor.

Pero lo que no me parece tan bien es que ese tipo de festividades acaben por superponerse a las nuestras y anularlas por completo. Si Saint Patrick sustituyese a San Fermín, por ejemplo, o la fiesta de la cerveza de Munich a las fiestas de la vendimia de algunos pueblos, ahí desde luego que no iban a contar conmigo. Celebrar tradiciones ajenas, de acuerdo (lo reconozco: hay ciertas chicas que disfrazadas de bruja están bastante bien), pero a aceptarlas como propias, a asumir el colonialismo cultural y a terminar por olvidar nuestras propias tradiciones, no me apunto.

Por eso me está empezando a tocar las narices cada vez más que lo que comenzó siendo algo simpático –el emular ocasionalmente el Halloween de los anglosajones- se termine imponiendo como una celebración normal y establecida, como si fuera algo propio de aquí. Ya no se organiza en algún local concreto en plan exótico, sino que se ha generalizado. No sólo es que el pub de mi hermano en el pueblo haga cada año fiesta de Halloween, es que en casi todos los colegios se incentiva el festejarlo con los niños con la misma naturalidad que las navidades. Se empieza por ahí y terminan quitándonos los Reyes Magos e imponiéndonos a Santa Claus, ya verán.

Me parece que, antes que imitar al cine yankee hasta en estas cosas, tenemos celebraciones tradicionales que no deberíamos perder.

Este año no voy a estar en España el puente, pero para otra vez me parece que voy a proponer que nos reunamos los amigos y que hagamos acopio de costumbres locales y ancestrales propias de estas fechas.

En mi pueblo -que como saben es de la provincia de Ávila pero ya limítrofe con la Comunidad de Madrid- antes de que las pelis norteamericanas nos colonizaran con el Halloween, se celebraba la fiesta del Calbote.

Se llama calbote –lo dice la Real Academia- en algunas zonas de Ávila, Cáceres, Salamanca y Zamora, a la castaña asada.

La fiesta del calbote consiste en que, en la víspera de la festividad de Todos los Santos, los grupos de amigos se van a las afueras del pueblo por la noche, prenden hogueras, asan castañas y cenan juntos. Lo de ahuecar una calabaza simulando una calavera y poner una vela en su interior, debe de ser universal, porque también se hace, pero claro, en el pueblo no era corcho, ni cartón piedra, ni cartulina: al menos antes eran calabazas de verdad, cogidas de los huertos. Durante toda la noche, antiguamente (ya hace algunos años que no) doblaban sin parar las campanas de la iglesia a toque de difunto. Todo contribuía al ambiente ideal para contar junto al fuego historias para no dormir.

Así que el próximo año, no digo yo que nos vayamos al monte con los chavales del pueblo, pero sí que nos sintamos un poco niños y revivamos aquel miedo. Nos reunimos en cualquier rincón donde haya chimenea, compramos castañas para asar y nos contamos Leyendas de Becquer o leyendas urbanas, me da igual, pero el caso es que compartimos historias a la luz y al calor de la lumbre. Ya terminaremos con un orujito o con lo que surja.

Y si alguien llama a la puerta y nos dice “¿trato o truco?” le mandamos… lejos. Sin duda, se habrá equivocado de casa y de país.

Amigo Finisterre, ¿y esto de los Santos cómo se celebra en Galicia, tierra de meigas y de Santa Compaña? Y el resto de lectores, vayan pensando también cómo se celebra –o cómo se celebraba antes- en su tierra, porque voy a proponer que constituyamos un grupo numantino de irreductibles anti-Halloween, rescatando y celebrando tradiciones más nuestras.

15 comentarios:

Alemamá dijo...

Bonitas tradiciones y es bueno rescatarlas, pero ¿imponerlas? no, imposible.
Saludos de Chile

Carlos dijo...

He visto, como curiosidad, que en un barrio de Béjar (Salamanca) los vecinos decidieron el año pasado recuperar la tradición de la Calbotada y hacen una fiesta colectiva:
http://www.i-bejar.com/ampliada.asp?id=3735
Seguro que fue más original que lo de Haloween.
Otro pueblo de Ávila, Cuevas del Valle, también hace los días 2 y 3 unas jornadas con calbote, aunque aquí va más vinculado a la promción de la castaña como producto:
http://www.europapress.es/00283/20071028120548/cuevas-valle-avila-celebrara-dias-jornadas-castaneras-incluyen-fiesta-calbote.html

Carlos dijo...

En un foro de mi pueblo, El Hoyo de Pinares, también están comentado paralelamente este post:

http://hoyodepinares.creatuforo.com/ver-tema-72-hoyodepinares.html

atticus dijo...

Hello,

Por estos lares no es que se celebre el fin del verano celta y el inicio de la estabulación del ganado. Lo que sí hacían aquellas gentes era proteger sus hogares de los espíritus con todo tipo de osamentas. El orígen comercial en Estados Unidos de esta tradición europea de cambiar nabos por calabazas lo desconozco. Cuestión de teobromina y mucha "chispa de la vida".

Feliz Jalouínnnn!!

Blanca dijo...

Hola Carlitos,
Yo es que eso del Halloween (he tenido que mirar como se escribía) es que no, como que no... Cuando estos días iba por la calle y veía en las tiendas disfraces y tal, primero me preguntaba por qué eran todos los disfraces tan parecidos y luego pensaba ¿para carnaval no falta aun mucho?.
No lo relacionaba con la fiesta esta de las calabazas, ni de coña.
Así que para mí esta noche es una noche de víspera de fiesta, punto pelota.
De pequeña me obligaban a ponerme guapa (¿?) para ir al cementerio mañana a ¿ver? a mis abuelos, lo único bueno era que luego mi padre nos invitaba a comer en algun restaurante.
Gracias a Dios ya no me obligan a ir a ver lápidas, sí lápidas, porque lo único que recuerdo yo que hacía era leer epitafios a ver la originalidad de la peña, y mirar las fotos esas que ponen del tio Paco con el traje de militar, en fin...
Así que nada, esta noche nos tomaremos unos chupitos a la salud de los que han decidido marcharse de este barrio y pasando de calabazas y leches, que para ver fantasmas solo hace falta salir a la calle un día cualquiera...
Que te lo pases muy bien este puente (tu que puedes) ;)
Un besito, se feliz.

Anónimo dijo...

Cuando era jovencilla (hace algún tiempo) pasaba el día de Todos los Santos en el pueblo de mi madre. Dentro del respeto que se tenía a los difuntos (por el día) la noche era nuestra. Los más osados llegaban hasta la puerta del cementerio bien por valientes o por una apuesta con las chicas ¡Quien se atreve! El caso es que al final íbamos toda la pandilla, eso sí, las chicas agarradas unas a otras y los chicos acojonados pero disimulando. Como suele ocurrir en el momento de más tensión, alguien grita y dice que ha visto algo. Las carreras, los choques y empujones por salir de allí eran de película de risa más que de miedo. Siempre terminábamos en casa de fulanito que está solo y así le hacemos compañía contando historias de miedo y amortiguando éste bebiendo y comiendo hasta el amanecer y no necesitábamos ni disfraces, ni calabazas, ni marketing de ningún tipo.
Bueno ¡que envidia de viaje! ya nos contarás.

Heckler dijo...

Es una pena que no recuperemos y conservemos nuestras tradiciones y tengamos que mirar al exterior para copiarlas.
Saludos

Anónimo dijo...

A la asadura de castañas añadiría yo algo de atrezzo y vestirnos todos/as de Tenorios e Inéses, retarnos a duelo y declamar el ¿no es verdad ángel de amor...?

Que también la representación de Don Juan por estas fechas es muy nuestra...

Un abrazo.
Txuspan

laura dijo...

Es verdad, este mimetismo es de lo mas bobo. ¿Que será lo siguiente? ¿jugaremos al beisbol o al futbol americano? ¿Cenaremos todos pavo el dia de acción de gracias?

Fernando Solera dijo...

Yo no soy demasiado amigo de las tradiciones, pero reconozco que me cansa tanto Halloween. Aquí todo lo que venga de fuera, y sobre todo si es de Estados Unidos, parece que hay que importarlo porque, de lo contrario, no seríamos lo suficientemente fashion.

Por cierto, yo soy de Madrid, pero voy a menudo a El Tiemblo. No conocía la fiesta del calbote, pero ayer me tomé unas castañas que recogí en el castañar de dicho pueblo. Y bien buenas que estaban.

carlos dijo...

La crónica del calbote de este año de El Hoyo de Pinares, en el Diario de Ávila, por el corresponsal Manuel Tabasco:

http://www.diariodeavila.es/articulohemeroteca.cfm?id=535924&secc=Hemeroteca&buscar=calbote

Y más sobre calbotadas en la provincia de Ávila:

http://www.diariodeavila.es/secciones.cfm?secc=Ávila&id=536662

CAROLINA dijo...

Una compañera del colegio que vive en un pueblecito del interior de Málaga, me contó el otro día que recuerda, de cuando era chica, haber visto a su abuela y a muchas mujeres vaciar melones e introducirle velas, y con eso se iluminaban de noche el camino hasta el cementerio.

Por cierto, que en mi colegio también se ha celebrado Halloween, porque dice el maestro de inglés que la cultura inglesa forma parte de los contenidos de la asignatura... ¿?

carlos dijo...

Alemamá, nuestros pueblos tienen tradiciones propias y, aunque hay que ser abiertos, no debemos dejarnos colonizar culturalmente.Parecerá una tontería, pero perdemos algo de nosotros mismos.Un abrazo hasta el otro lado del océano.
Gracias por tu aportación, interesante como siempre, Atticus.
Blanquita, del recorrido turístico por el cementerio tampoco me libré de pequeño, quizá cuente detalles en otra ocasion. Menos mal que nos libramos de eso. Sé que te debo respuesta a una consulta, pero llevo una semana a tope, te lo miro lo antes que pueda.
Esa historia, Anónima, me suena también porque en mi pueblo era similar. Lo pasé bien el puente, ya colgaré crónica y fotos de Moscú.
Completamente de acuedo, Hecker.
Txuspan, me tomo nota de lo de los tenorios, buena idea...
Muy bueno, Laura.
Bien hecho, Fernando.
Carol, en Ecuador el presidente Correa desaconesejó que los centros públicos celebraran Halloween por este mismo motivo, porque era una tradición ajena al país. Yo haría lo mismo en España, que lo celebren en la clase de inglés si quieren. Oye, veo que tienes un blog, pero que sólo es para gente vip, ¿y no nos dejas acceder a los pobres mortales? pero tú ¿qué es lo que cuentas ahí, muchacha? Un beso hasta Ardales.

Antonio dijo...

Que razon tienes. Es una pena que en España estemos perdiendo nuestras tradiciones en favor de otras que casualmente suelen venir siempre del mundo anglosajón, concretamente de Estados Unidos. Será por eso de que son la gran potencia mundial y hay que imitar todo lo que hacen. Una pena.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.