Aprendizajes

ERROR CIENTÍFICO

Un grupo de científicos dijo haber definido los factores que influyen en la felicidad. Entre ellos incluyeron el dormir bien.

Sin saberlo, ella me demostró que estaban equivocados: “Mañana vas a tener los ojos pegados, pero vas a ir con una sonrisa…”.

EFECTOS SECUNDARIOS

“Pongo tanta atención cuando te beso…”, escribía el poeta Ángel González. Un día descubrimos la segunda parte, menos romántica: pusimos tanta atención en el beso… que a ella le mangaron el bolso sin que nos enterásemos.

MEJOR QUE NOS SORPRENDA LA VIDA

- No, si la verdad es que no me va mal, pero en general las cosas no me salen casi nunca como yo quiero… -me quejaba yo.
- Tal vez sea mejor así –me dijo ella-. Si las cosas siempre salieran como tú quieres, no estarías ahora aquí conmigo.
- ¿¿¿???
- Si las cosas te hubieran salido como querías en su momento, ahora estarías casado con tu primer amor y tendrías dos hijos…
- Aaarrgggggggg
–lo visualicé.
- Jajajajaja.

PARADOJA

Lo tengo comprobado desde hace años: cuánto mejor le sienta un vestido a una mujer, más ganas dan de quitárselo.

Y LA PARADOJA INDESCIFRABLE

Por mucho que investiguen, nadie podrá explicar cómo, siendo tan diferentes, somos tan iguales.

6 comentarios:

Finisterre dijo...

UN ERROR QUE SE REPITE, CON EFECTOS SECUNDARIOS (SIN DUDA), QUE TE SORPRENDE (SOBRE TODO AL DÍA SIGUIENTE), QUE PARECE PARADÓJICO PERO QUE SE PUEDE DESCIFRAR:

Aceptar un chupito de licor de hierbas de invitación después de tomarse unos cuantos dobles de cerveza.

Buenas vacaciones.

Un abrazo.

Carlos dijo...

Igual que hay cosas que se aprenden cada día, hay otras que parece que nunca se aprenden. A ver, conclusión científico experimental: el chupito -uno solo, digestivo-, después del café, es el cierre de una buena comida cuando ya no vas a seguir tomando nada más. Pero como mezcla cervezas + chupitos + copas es altamente perjudicial y al día siguiente se paga. Retenlo tú, anda, que yo pierdo la memoria a partir de cierto momento. No me he levantado demasiado mal y tengo un largo vuelo de avión para recuperarme. Y, mezclas líquidas aparte, la compañía y la conversación de la noche, como siempre muy agradables. En septiembre, a cerrar el proyecto que comentamos. Un abrazo.

j.p. dijo...

muy bueno lo del vestido, carlos, ahora que lo pienso es verdad, buena paradoja

Carlos dijo...

Sí lo tengo yo comprobado eso, j.p. :-)

TortugaBoba dijo...

Lo del sueño es cierto: me refiero a que es necesario dormir para poder sonreír al menos un poco. Pero claro, lo que aquí nos señalas es una verdad más grande aún: una cosa es dormir porque no se puede y otra porque uno tiene cosas mejores que hacer.
Muaks.

Carlos dijo...

Sí, querida Tortu, está claro que no dormir no es bueno, segurísimo. Pero que yo creo que no hay recetas ni fórmulas para la felicidad (al menos tal y como las plantean), que hay científicos que confunden el bienestar material, físico, etc., una vida saludable, y otros conceptos con la felicidad, que es algo más intangible.