Concierto de Silvio

El domingo pasado estuve en el concierto de Silvio Rodríguez en el Palacio de los Deportes de Madrid.

No conocía el nuevo Palacio, tras el incendio y la reconstrucción. La última vez que acudí a un concierto en el antiguo creo que fue de Alaska y Dinarama cuando sacaron Deseo Carnal, o sea, hace apenas un momentito, en unas fiestas de San Isidro de los años ochenta, en las que imagino que me apetecería más ir al concierto que estar en casa estudiando para los exámenes. La primera percepción es que la acústica del local –que antes era penosa- ha mejorado muchísimo.

A Silvio le había visto actuar en dos ocasiones, ambas en Madrid: en Las Ventas en el Mano a Mano con Aute, y el año pasado en el Palacio de Congresos y Exposiciones. El concierto de esta gira 2007, de hecho, ha sido muy similar al anterior.

Acompaña a Silvio ahora un trío de guitarra cubana, Trovarroco, que da un nuevo aire a todas sus canciones, que suenan de fábula. Y a ello contribuye también el viento y los coros que aporta su compañera sentimental, Niurka González.

El cantautor cubano desgranó todo su repertorio habitual y no faltaron títulos como Te doy una canción, La era está pariendo un corazón, Óleo de mujer con sombrero, La gaviota, La maza, El necio, Unicornio, La canción del elegido y, por supuesto, esa maravilla que se llama Ojalá. El concierto duró más de dos horas, pero yo personalmente eché de menos Monólogo, otra delicia de tema.

Disfruté una vez más con este increíble artista, para mí uno de los mejores del mundo, músico y poeta, con una voz incomparable y con una creatividad y sensibilidad poco comunes.

Para que se consuelen los que no pudieron ir, dejó aquí de regalito esta bella canción. Comentaba alguien que Silvio, profundo en la emotividad y los sentimientos, normalmente es pausado y comedido en sus gestos, pero que en esta ocasión inusualmente se pone en pie y vive la canción con acción y con intensidad. La actuación fue hace años en la Universidad de la Habana y es una magnífica interpretación de Canto arena. Desde que escuché esta versión, llevo varios días que se me ha pegado y estoy a todas horas cantándola (esto de cantándola en mi caso es un decir)...

He puesto filo al anhelante corazón,
arrojo estrellas a mecharse contra vientos,
el sueño ha desencadenado la canción
y la canción de hoy me sabe a juramento.
La prisa lleva maravilla y lleva error
pero viajamos sobre rueda encabritada,
he despertado en el ojo del ciclón,
cuento millones de agujeros en el alma…

Espero que se me pase y tenga cura. Pero de momento…
Hoy continué dándole cuerda a mi reloj
con timbre atado sobre número invisible,
poco me importa donde rompa mi estación
si cuando rompe está rompiendo lo imposible...

6 comentarios:

Javier Díaz Gil dijo...

Carlos Javier, compartimos pasión por Silvio. He visto el comentario que dejaste en mi blog. Gracias por tu amabilidad. Yo también estuve en el concierto del domingo. Qué maravilla poder disfrutar de Silvio en directo, ¿verdad? Me ha gustado mucho tu crónica. Espero que haya más concierto y giras aunque Silvio haya anunciado que dejará de cantar en los escenarios. Ojalá no.
Un abrazo
Javier Díaz

CAROLINA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CAROLINA dijo...

Un concierto de Silvio, ¡eso sí que me da envidia! También es uno de mis cantautores favoritos.

Yo tuve la suerte de asistir a un concierto que daba -en julio de 2005- en los jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos (Córdoba), en su gira para presentar "Cita con Ángeles", aunque igual que en tu caso, nos deleitó con varios de sus antiguos éxitos.

Fue realmente un concierto muy emotivo para mí, no sólo por las canciones de Silvio, que valen por sí solas, sino también por el escenario en tuvimos el privilegio de oírlas, y por la compañía que llevaba, claro.

Anónimo dijo...

Hola Carlos, por fin tengo tiempo de meterme en tu blog tranquilamente y disfrutar de la lectura de tus articulos y cronicas...como dice Carolina ¡que envidia!!! , es mi cantautor favorito, una pena no haber ido, aunque lo he visto al igual que carlos con Aute en las Ventas...bueno Carlos prometo pasearme entre tus cronicas mas a menudo para que no me des la "bronca"...por cierto si en algún momento hay cañas con finisterre yo me apunto fijo...abrazos a todas/os ..."el tercer Carlos en discordia"

Fernando Solera dijo...

Yo no soy tan seguidor de Silvio Rodríguez como tú, Carlos, pero reconozco que con tus palabras has logrado que, por unos momentos, me haya sentido en el nuevo Palacio de los deportes, escuchando a este gran cantautor.

Carlos dijo...

Javier, ojalá que siga de vez en cuando subiéndose al escenario. Me decía mi hermana que ya hemos ido a tres conciertos de él, que ya era suficiente, pero a mí no me gusta saber que algo ya no lo voy a volver a hacer. Ni de coña, quiero tener las puertas abiertas. Felicidades por tu blog.

Carolina, me alegro de que seas también fan de Silvio.

Carlitos, te podías haber apuntado, estuvo muy bien. Por cierto, molan los Tok Tok Tok que me has descubierto y grabado, ya te contaré el resto. Y te grabo lo que quieras, pídeme sin que se entere Ramoncín.

La verdad es que aunque no te guste mucho Silvio, si se tiene cierta sensibilidad, al menos alguna canción te dice algo, es un buen compositor y un intérprete muy singular.¿Qué tipo de música te gusta a ti, Fernando?