Adiós a Fernando Fernán Gómez

Uno de los grandes de la escena. Más allá de lo anecdótico –el mal carácter que alguna vez demostró- debería quedar lo importante: voz personalísima, calidad intelectual, sensibilidad literaria y artística, una trayectoria inmensa y un trabajo incomparable. Era buen escritor, excelente guionista y director de cine y, sobre todo, magnífico actor en todos los géneros. Si hubiera nacido, por ejemplo, en Norteamérica, apuesto a que tendría varios óscar en la estantería de su casa y a que estaría universalmente reconocido. Las cualidades y la capacidad de Fernán Gómez no tienen nada que envidiar a las de ninguno de los nombres más venerados del cine mundial.

4 comentarios:

gladis dijo...

Requiescat in pacem

ricardo dijo...

Tienes toda la razón, si hoy además del genial Fernando Fernán Gómez hubiera muerto Marujita Díaz, apuesto lo que quieras a que en minutos de televisión ganaría la segunda al primero. En fin es lo que hay, que descanse en paz.

Fernando Solera dijo...

Efectivamente, Carlos. Yo creo que, junto a Alfredo Landa, es uno de los mejores actores de todos los tiempos. Menos mal que a Alfredo por fin le van a reconocer toda su carrera. Descanse en paz mi tocayo.

Carlos dijo...

Gladis, comentes o no, siempre mola saber qué estás por ahí agazapada.

Cierto, Ricardo. Hace tiempo se murieron el filósofo Julián Marías y el Papuchi de Julio Iglesias a la vez y se cumplió tu teoría.

Fernando, ya sabes que en España es obligatorio morirse para que te reconozcan, no tenemos remedio.