Lo que sembramos

Año 2003. Intento comprar.

- Buenas tardes, ¿en qué puedo atenderle?
- Hola. Pues mira, quería un videojuego de ordenador para el hijo de una amiga. Tiene 12 años.
- Muy bien. Aquí tienes cientos de ellos, puedes mirar... O si te puedo ayudar en algo... ¿Tenías alguna idea o buscas algo concreto?
- Pues no... Si me puedes recomendar algo... Lo único que te puedo decir es que yo quiero un juego que no consista en circular a mucha velocidad ni en matar a nadie ni a nada. Por lo demás, me da igual.
- Ni correr ni matar
-se recita a sí misma la lección, sonriendome-... Pues espera, ahora mismo te lo miro y te enseño algunos.

Se va muy decidida. Largo rato después, la chica desiste.

- Lo que quieres no lo hay, lo siento.
- ¿Ni uno?
- No, he estado mirando y nada.
- Bueno, pues muchas gracias.


Año 2009. Leo el periódico.

Puedo poner cara de horror. Pero, qué quieren, no sé fingir cara de sorpresa.

15 comentarios:

Maribel dijo...

Te mintieron. Tienen el singstar de High School Musical, que es como la casa de la pradera del nuevo siglo, donde todos los mensajes son positivos y edificantes.
Ayer hablaba con una amiga sobre lo mal que lo estamos haciendo como sociedad y en el cómo no reflexionamos sobre ello y actuamos en consecuencia. Y yo creo que no hacerlo es francamente peligroso...

Un beso Carlos

AleMamá dijo...

¡Uy! cuanta razón tienes, amigo; si nos es con velocidad, peligros y muerte --cruel preferiblemente-- no les gusta.
****
Te quiero invitar a un meme que estoy comenzando acá*. Ojalá enganches. Es corto y fácil :)

Anónimo dijo...

Pues ni te cuento la de pastillazas que se toman algunos adolescentes y no tan adolescentes -"queriendo matarse", según dicen- porque no toleran que se les diga "NO" o "ESPERA" o "TE LO TIENES QUE GANAR"...

TortugaBoba dijo...

El "no" como dice Anónimo está muy mal visto estos días entre la "juventud" (qué juventud esta tú). Lo que cuentas del videojuego y tu reflexión final me parece de lo más acertada. "Tamos tós locos". Y si no, vamos camino de ello.
Beso.

artorius dijo...

YO JUGABA DE PEQUEÑO A LAS GUERRAS, LEIA EL CAPITAN TRUENO, LOS DE MARVEL ETC., PERO DETRÁS DE MI HABÍA UNA SERIE DE PERSONAS Y VALORES QUE ME APORTABAN MAS COSAS.
HIJOS DE PUTA LOS HAY CON O SIN JUEGOS, PORQUE NO CREO QUE HITLER O STALIN JUGASEN CON ELLOS.

Henar dijo...

Si toda la población que utiliza videojuegos violentos se pusiera a matar, no quedaría nadie vivo, querido Carlos.

Cuando daba clases de consumo responsable de videojuegos a chavales de insti ¿sabes lo que me decían? Que Don Quijote se había vuelto loco leyendo.

No son los videojuegos los que generan violencia, es la sociedad. No demonices (se demonizaron los libros en su día, luego el cine, luego la tele... y ¿al final?).

Hay que educar (esto me sabe a helado). Igual que un niño no ve pelis porno con 7 años ni ve "La naranja mecánica" ni lee cómics para mayores, no debería jugar a según que juegos, pero por desarrollo sano, no para evitar convertirlo en un asesino. Pero esto es educación.

¿Sabes cuál es el objetivo del Día de Internet de este año? Que los medios dejen de demonizar las nuevas tecnologías, que sólo se saca lo malo (virus, hackers, pornografía...) sin sacar sus virtudes. Es lo mismo que haces con tu post, con todos mis respetos.

Besitos (y cómprate YA una play... yo mañana he quedado a jugar con 12 personas más a un juego que no tiene nada de guerrero y sí mucho de social!)

H

Anónimo dijo...

Hola! Carlos, y yo que pensaba que sólo hablaría de Florencia; como tú dijeste podemos conversar de más cosas y estoy aqui otra vez.
Lo que voy a comentarte viene muy a colación con lo que expones.
No se si lo conocerás por la proximidad con tu trabajo. Se trata de un Juez de Menores de Granada.
Son dos vídeos que puedes ver en Youtube: Emilio Calatayud Pérez lección magistral (1) y lección magistral (2). Es muy interesante
Besos

PEGASA dijo...

Carlos tienes un premio en mi blog para que lo recogas cuando puedas.

Sobre tu post, decirte que me pasa como a ti, que no puedo ya poner cara de sorpresa. Y lo que nos queda que ver, pero que quieres que diga, que a veces pienso que tenemos lo que merecemos. Si miramos a nuestro alrededor te das cuenta que los valores cada vez mas se están perdiendo, si carecemos de ellos que podemos esperar.... Un beso.

leonor dijo...

¡Hola, Carlos!.
En realidad, los videojuegos violentos son sólo la punta del iceberg, en realidad es la sociedad la que está creando este mundo de asesinos, pederastas... a falta de unos valores y unas leyes lo suficientemente duras como para disuadir a esta gente.
Saludos y un abrazo.

carlos dijo...

Hola, Maribel, yo creo que ahora hay muchos más videojuegos de todo tipo, pero la historia que cuento pasó hace cinco años. En general, no hay reflexión social sobre nada. Los políticos no reflexionan y menos en conjunto, se acusan unos a otros como si cada cual tuviera la receta mágica de problemas complejos. Los medios de comunicación se han dejado caer por la pendiente del morbo y no por la de la reflexión. Y la gente de a pie se da a lo elemental: al dolor, a la indignación, incluso a la venganza, porque ninguno de los que debían ser generadores de opinión incita a esa reflexión.

Sí, Alemamá, hay una especie de cultura de la violencia -no sólo en juegos, sino en televisión, etc.- que a mí no me parece inocua.

¿Sabes que pasa, Tortu? Que yo veo que eso de "vaya juventud" lo decían nuestros padres de nosotros, nuestros abuelos de nuestros padres... y creo que los austrolopitecus de los neanderthales. Y no sé si será ley de vida eso de que veamos que los que vienen detrás no tienen nuestros valores y nos quejemos. Intento, por tanto, relativizarlo, pero no sé, me cuesta de verdad entender ciertas cosas.

Tienes razón, Artorius, en que no todo el que veía películas de indios y vaqueros terminó siendo apologeta del genocidio. La clave quizá es la que tú apuntas: que por otro lado recibíamos otros valores que nos ayudaban a diferenciar. Pero hoy hay un determinado tipo de chavales que no reciben apenas educación paterna y cuyos referentes los maman en la escuela -poco- y en la televisión e internet -mucho-. Por eso deberíamos cuidar ciertas cosas.

Hola, Henar. Aunque era consciente de que el texto, que se limita a contraponer dos escenas o momentos, era susceptible de ser interpretado linealmente, no pretendía establecer, ni mucho menos, una relación tan simplona de causa-efecto entre videojuegos y crímenes. Pretendía mover a una reflexión y generar un pequeño debate sobre los valores que transmitimos directa o indirectamente y si eso no tendrá luego algunas consecuencias. Por un lado, me da igual el instrumento, no tengo aversión a las nuevas tecnologías (todo lo contrario, yo soy muy partidario, estoy en el facebook, tengo un blog y todo eso, y creo que son herramientas que se pueden utilizar bien o mal) ni tampoco al soporte videojuego. La crítica es a los contenidos, a los valores que transmitimos socialmente, no sólo en los juegos, sino en la tele y en casi todo. Si a un crío le hacemos ver la violencia como algo lúdico, no sé, me cuestionó si eso no es un disparate que acabe pasando factura en determinados casos. Hubo un tiempo en que se consideraba razonable y hasta tenía una vitola de progresismo el oponerse a los juguetes belicistas. Y ahora resulta que se han multiplicado. Lógicamente no todo el que juegue a matar acaba siendo tan acrítico como para llevarlo a la vida real. Pero no me parece que sea muy adecuado. No sé, me llamó la atención en su día que todos los juegos que había en esa empresa concreta utilizaban la velocidad o la violencia como algo divertido y/o digno de premio. Luego que hagan campañas de concienciación en tráfico, campañas contra los malos tratos, etc., etc. ¿No es un poco incoherente lo que se percibe? Y pásalo bien con la play, morenilla. Un beso.

Hola, Anónima. Sí, conozco las sentencias de Emilio Calatayud y también lo escuché en internet. Algunas cosas me parecen en exceso conservadoras en su visión, pero en general creo que su línea de actuación es interesante y que dice cosas con sentido común.

Me pasaré, Pegasa. Ése es el problema, a mi juicio, no las nuevas tecnologías o los videojuegos, sino los valores que, por un medio u otro, transmitimos.

Cierto, Leonor, era exactamente eso: un mero ejemplo para la reflexión y el debate. Lo de las leyes duras es otro cantar, sobre el que algún día me animaré a escribir, porque creo que ahí también los medios pecan de simplismo. Te pongo también un enlace a tu blog.

Inga Luv dijo...

Supongo que en las manos de los padres está que nuestros hijos tengan algo, lo justo, de sensatez. En cuanto te das la vuelta, en cuanto los pierdes de vista un minuto, puede ser demasiado tarde.
Pedagogía. Ahí está la clave.

Un beso!

Inga Luv dijo...

Ah, por cierto, que ya tienes lacasito en mi blog ;)

carlos dijo...

Muy buenas, dña. Inga Luv, es un placer verla a usted por aquí. Sí, me parece que los padres tenéis mucha responsabilidad ;-) Moltes gràcies por el lacasito, te puise enlace yo también en el blogroll. Un beso.

gine sapiens dijo...

Por Dios que se derrumbe la sociedad occidental, que venga de una vez la hecatombe del sistema capitalista y que nos tengamos que ir todos al agro de retorno......y se acabará la tele, los videojuegos, las consolas etc...porque bastante tendremos con volver a aprender a cultivar calabacines....y acabaremos tan derrengaos que no podremos agredir a nadie.
Ese es mi oráculo para el futuro , o mas bien mis deseos.
Besazos de una mona peluda

carlos dijo...

Hola, Gine Sapiens. No sé, no sé, que en la España rural se ha dado también cada episodio negro...
Oye, no sabía que había existido un comienzo de Gine Sapiens en Blogger. Y ¿por qué te cambiaste a Windows Live? Si yo creo que como herramientas para blogs es peor, ¿no? El contenido del tuyo sigue siendo igual de ingenioso en uno u otro sitio, eso sí.
Un beso.