Lo peor

Que el Intercambiador de Transportes de Moncloa se quedara ya insuficiente el primer día de su inauguración, en 1995, para acoger a las líneas de autobuses interurbanos que operaban en la zona, pase.

Que se haya tenido finalmente que afrontar su ampliación y se haya abierto ocho meses más tarde de lo previsto, pase.

Lo de la desviación presupuestaria no lo he consultado, pero seguro que la habrá y esta vez también se lo perdono.

Pero lo que bajo ningún concepto puedo pasar por alto a los políticos, o a los técnicos, o a quienes planifiquen estas cosas, es que me hayan robado a Neruda. Que sus versos ya no estén en las paredes de la estación de metro. Que, al partir o regresar de un viaje cualquier fría mañana, no pueda seguir girando la vista y leer:

Te recuerdo como eras en el último otoño.
Eras la boina gris y el corazón en calma.
En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.
Y las hojas caían en el agua de tu alma.

Eso sí que no tiene perdón.

(Fotografía del blog Nosolometro).

7 comentarios:

TortugaBoba dijo...

Pues no, no tiene perdón alguno. Podemos pasar crisis y que nos vilipendien de muchas formas, pero a Neruda que no lo toquen. Nos van a quitar hasta la poesía. Lo que me faltaba.
Beso.

Inga Luv dijo...

Está feo, sí, mucho. Pero total ¿a quién le importa la cultura, la ternura, la sensibilidad, la belleza?...

¿Y yo por qué no conocía este blog? Con lo bien que se está. ¿Sirves café? ;)

Saludos!

Sil dijo...

Desde luego que sí, Carlos, no tiene perdón. Si algún día vuelvo a pasar por la estación de metro de Miguel Hernández espero que sigan ahí sus poemas. Me daría mucha pena que, con alguna de las remodelaciones que hacen, pasara lo mismo que con Neruda.
Un beso fuerte.

carlos dijo...

Como me toquen mucho las narices, Tortu, monto un comando nocturno con una brocha y les planto otra vez los versos en la pared donde han colocado las máquinas expendedoras en sustitución de la boina gris y el corazón en calma. Beso.

A ti y a mí, por lo pronto, sí nos importa, Inga. Y a alguna persona más, porque hoy he descubierto que no era el único que miraba de reojo esos versos al pasar. Mira qué curioso:
http://www.minube.com/rincon/2403
Así que aunque seamos la minoría discordante, tendremos que quejarnos al menos.
Está en tu casa. Tengo café y también infusiones, lo que gustes.

No paso yo por la estación de Miguel Hernández, Sil, pero vamos, que no me entere yo ;-) . Un beso.

TortugaBoba dijo...

Pues no te creas que es mala idea esa Carlos: unos versos de Neruda no es vandalismo, es pura congruencia, es devolver al lugar lo suyo. El enlace qué curioso tú.
Beso.

Anónimo dijo...

Es cierto que no hay perdón ante esto, pero cuando la gente no tiene sensibilidad, ni ama al arte ni la cultura, ni nada de nada... que se puede esperar.
Hay una canción Carlos de "La Oreja de Van Gogh" del albúm "Más Guapa", que se llama "Canción Desesperada" que si no la conoces escucha su letra.
Besos

carlos dijo...

Escuchada, Anónima, muchas gracias por la recomendación. Besos.