Puente en Madrid


Para nota discordante de verdad, lo de estar este puente en Madrid. Llegué el viernes por la tarde y no había absolutamente nadie en el andén del metro, nadie en mi vagón y calculo que no más de una decena de personas en todo el tren. En mi barrio, creo que he sido el único habitante de origen español con menos de 60 años. Bueno, también Nico.

Cuando sales, Madrid está delicioso, sin atascos, sin aglomeraciones, sin colas. Caminar por el Centro, visitar cualquier exposición, ir por Moyano y Retiro, salir a tomar algo a cualquier sitio de Latina, Huertas o Malasaña, curiosear por el Rastro… siempre es una gozada, pero en estos días más.

Ángel Antonio Herrera (que escribe buena poesía y que escribiría muy bien en prosa si no fuera por ese empeño en imitar al inimitable Umbral) lo ha descrito perfectamente: “Madrid de puente, que es como si dijéramos que la ciudad se pone a pensar en sí misma, libre de gentíos. (…) Madrid no nos deja ver Madrid, salvo cuando llegan unos días de fiesta y Madrid se vuelve abarcable, o sea, visitable”.


(Fotografía: Increíble pero cierto, por Tamamico, procedente de la galería de imágenes Creative Commons de Flickr).

4 comentarios:

Alemamá dijo...

Es lo mejor. Vieras lo que es febrero en Santiago de Chile. Todo el mundo de vacaciones y ¡toda la ciudad para ti solito! una delicia.

Fernando Solera dijo...

Madrid sin gente es una pasada. Si esta ciudad tuviese la mitad de habitantes, sería ideal. Pero desgraciadamente se ha saturado tanto que algunos ya nos estamos planteando seriamente marcharnos de aquí.

Mª Gemma dijo...

Uno de los motivos que utilice para marcharme de la ciudad a un pueblo (la aglomeración), aunque en este puente creo que se han venido prácticamente todos a Noja… terrible… acostumbrada al silencio, a excepción del mar, a ver pasar gaviotas, águilas, algún búho por delante de mi ventana… a encontrarme de frente paseando por la marisma con zorros, un jabalí, comadrejas, caballos…. Después de leer tú articulo, el próximo puente me marcho a Madrid…
Un abrazo

Carlos dijo...

De verdad, Alemama, Fernando y M. Gemma que si tienes a la gente con la que te apetece estar, la ciudad está encantadora en esas fechas en las que la mayoría se escapan fuera.