Cumplemeses feliz

Bueno, pues que resulta que, casi sin darme cuenta, La Nota Discordante ha cumplido ya su primer mes de vida –nació el 7 de agosto- y parece que la criatura se está desarrollando muy sanota.

Tengo que decir que la experiencia de haberme convertido en bloguero hasta el momento me está resultando muy satisfactoria.


Para empezar, puse en marcha este blog, como ya expliqué en la primera entrada del mismo, simplemente porque me apetecía escribir, sin muchas más pretensiones. Creía que, en el mejor de los casos, tendría un puñado de amigos incondicionales leyendo de vez en cuando mis ocurrencias. Pero resulta que, desde que el día 14 de agosto (fecha en la que empecé a publicitarlo entre conocidos y en otros blogs) hasta el día de hoy, se han registrado más de 3.200 accesos, lo que supone que ha recibido cerca de 130 visitas diarias de media. A mí, pensar que hay 130 personas ¡¡cada día!! (de los cuales habrá algunos seguidores habituales, pero otros serán visitantes ocasionales) que no encuentran nada mejor que hacer durante un rato que leer lo que yo escribo, me parece un resultado ciertamente sorprendente.

Ha habido también datos anecdóticos, curiosos o ilusionantes. Por ejemplo, que me escribió Lorenzo Silva. La entrada en la que comentaba algunas de sus novelas la remití a la web del propio autor y el novelista se tomó la molestia de contestarte amabilísimamente: “Querido amigo: Muchas gracias por enlace, el correo y la recomendación. Con ella me haces un hermoso regalo: la esperanza de algún nuevo lector al que animen tus palabras. Mi gratitud por esa generosidad. Salud y abrazos. Lorenzo”.

Otra curiosidad más: el blog del escritor Fernando Sánchez Dragó recomienda este cuaderno de bitácora entre los que considera blogs de interés, nada menos que junto con los de los periodistas Julia Escobar y Arcadi Espada o los de los escritores Rafael Reig y Javier Puebla, entre otros. Más que una demostración del interés de este blog creo yo que es otra prueba de la generosidad y de la amistad de Fernando.

Me hizo también ilusión el gesto de Labana -la responsable del muy cuidado blog no oficial sobre Mara Torres- de recomendar cariñosamente el artículo que escribí sobre esta periodista y sobre su último libro, y de colocar un enlace permanente al mismo.

Muchos peruanos me manifestaron su afecto y gratitud al leer cómo tratamos aquí el terremoto que sufrió una zona de su país.

He podido ver que algunos oscenses también han comentado elogiosamente en no pocos blogs la visión que di de su ciudad tras mi breve escapada.

Y es que, sin duda, lo más reconfortante de la experiencia ha sido el contacto con la gente, con los lectores, a través de los comentarios en el blog y de los mensajes recibidos en el correo electrónico.

Gracias a esta iniciativa he tenido la oportunidad de conocer a algunas personas muy interesantes, a personas encantadoras, a personas con sensibilidad, a personas con las que comparto algunos intereses...

El blog es, además, lugar de encuentro, en el que hemos establecido diálogo sobre los distintos asuntos que he ido planteando. Y en esa charla han llegado comentarios de todo tipo sobre mis propuestas: unos me han invitado a la reflexión, con algunos me he reído mucho y alguno incluso me ha emocionado.

Por cierto, coincidiendo con este primer mes de vida y atendiendo alguna sugerencia, he suprimido la moderación de comentarios y ahora todos se publican ya en tiempo real, sin pasar por mi previa aprobación. Ese mecanismo no pretendía ejercer ningún tipo de censura, simplemente lo había activado por la paranoia que he heredado de mi experiencia en el mundillo político, donde siempre hay algún espontáneo que decide obsequiarnos con insultos en vez de con argumentos. Pero la verdad es que el tiempo ha demostrado que mi desconfianza en este caso no estaba acertada. Espero que funcione bien así, sin control previo, así que nos concedemos la mayoría de edad bloguera y probamos.

Un día que tenía poco tiempo para escribir se me ocurrió algo muy simple: colgué en el blog una canción que me gustaba y se la regalé a quien quisiera dedicarse un momentito a sí mismo a lo largo del día... Ya ven los comentarios, pero además no se pueden ni imaginar la cantidad de sentimientos que, por lo que me contaban en mensajes privados, un gesto tan sencillo despertó en mucha gente, que pasaba por experiencias duras o que simplemente había tenido un mal día.

Cuando yo repetía eso de que este blog, al no estar especializado en nada y ser un cajón de sastre de mis opiniones, nunca tendría éxito, recibí un par de mensajes, que por sí solos hacen que esta aventura merezca la pena. Los dos coincidían en una misma idea. Una lectora y amiga me decía: “Desconozco si entre tus pretensiones u objetivos personales con el blog que recién has iniciado se hallaba el de remover y renovar sentimientos, sensaciones, sensibilidades y demás, pero sin duda será uno de aquéllos; para muestra un botón”. Y otro lector y también compañero de varias andanzas se manifestaba en esa misma línea: “Estoy seguro de que en torno a ese blog vamos a ser muchos los que pasaremos largos ratos disfrutando con tus propuestas para pensar y disfrutar. En cuanto al éxito, espero que lo tengas en número de visitantes, pero si lo valoras en base a los sentimientos que provocas en alguno de esos visitantes hoy ya cuentas con una porción de éxito”.
En fin, que espero que la experiencia siga siendo así de gratificante y que ustedes que tienen la paciencia de leerme también lo disfruten como yo: que unas veces les haga pensar, que otras les remueva algún sentimiento –como decían estos amigos- y que en otras ocasiones les haga sonreír. Porque (como escribía Antonio Martínez en una joya de la que algún día hablaré, Soy Julia) “si no te ríes qué a lo tonto se va la vida”.

Gracias a todos los que han participado hasta ahora (leyendo, comentando, sugiriendo...) y muchas felicidades.

7 comentarios:

Julio (Un Colega) dijo...

Bueno Carlos,
Mi más sincera feicitación. Me recuerdas, a un profano total y desconocido, que al igual que tú y casi en la msma fecha superé el primer año en este mundillo.
Las estadísticas, apuntan que la media de aguante no suele superar los ocho meses. Eso sí, entre no conocedores minimamente.
Después de haber rebido tu amable visita y corresponderte, pues en eso soy muy cumpldor; no puedo más que expresarte mi agradecimento.
Si, te has fijado en mí, es prueba de que bien me ha valido la pena tanto esfuerzo y trabajo.
Hoy, quedarás anotado en mi blogroll, pues supone toda una distinción.
Seguro, que aprendrémuchode tí.
Recibe mi más cordial saludo.
.

Labana dijo...

Hola Carlos!

Muchas felicidades por estos dos meses y deseo que sean muuuchos más porque te aseguro que es una gozada leerte.

Un fuerte abrazo,

Labana

P.D. Y feliz semana ;)

Blanca dijo...

Hola Carlitos, yo también quiero felicitarte, realmente escribes muy bien. No se que haces con toga, bueno, tampoco se lo que hago yo...
Tal vez escribir es lo que deberias haber hecho siempre, aunque en realidad nunca has dejado de hacerlo, pero tu me entiendes no?.
Queria decirte una cosita, respecto a tu amigo Sanchez Dragó, como tu lo recomendabas, y yo me fio de tu criterio, me meti en su blog, y joder (con perdón) tenía una idea de ese hombre bastante diferente.
Siento decirlo, pero me parece un pedante integral, supongo que ahora me dirás que hay que conocerlo, y tal y cual, pero sabes que? el es escritor y se expresa escribiendo, y cuando escribes sale tu yo, lo que llevas dentro, y ese hombre tiene mucha inseguridad dentro de si, mucho "quiero y no puedo". Yo le escribi un comentario respecto a sus ideas sobre las corridas de toros, ideas crueles y llenas de orgullo patrio mal entendido, y el tio solo se le ocurre contestarme que en el fondo detras de mi odio (no se de donde se saco eso, pero bueno) lo que escondo es un deseo hacia el ?¿ Madre mia, el dia que los tios de la edad de mi padre me pongan buscare una capsulita de cianuro como los espias.
Sera un tio majo para ti, pero para mi, despues de leerlo solo me parece un friqui con ganas de notoriedad, y lo siento de veras.
Ala, toma otro comentario impopular de tu amiga, que pa esos estamos.
Un besito, se feliz.

Carlos dijo...

Blanca, FSD es amigo mío, lo cual no quiere decir que estemos de acuerdo en todo.
Fernando me parece un notable escritor, que tiene maravillas como "Gargoris y Habidis, una historia mágica de España", algunos artículos muy buenos de la serie "La Dragontea", o novelas que merecen la pena como "El camino del corazón" o "Muertes paralelas". Me parece también un hombre muy culto y ameno; lo es en la tele y en la radio, pero creo que además gana en el vivo y directo, y gana aún más en la distancia corta. También me parece persona valiente, en este país de intelectuales serviles. Por otro lado, en muchas ocasiones me ha demostrado, como digo en el texto, su amistad y su generosidad a nivel personal. Ahora bien, como te digo no pensamos igual ni mucho menos. Él dice que "no tenemos identidad de pensamiento, sino consanguineidad de sentimientos", que creo que es una buena forma de definirlo. Así que Dragó seguirá diciendo lo que le venga en gana y yo lo que me parezca, sin que cada uno nos hagamos responsables de las opiniones del otro.
Respecto a la salida tan fuera de tono que comentas, la contestación no te la da él (Fernando es tan neanderthal, como diría él mismo, en esto de las tecnologías que no sabría utilizar un teclado de ordenador para intervenir en un foro como no se ocupe Naoko o le ayude alguien) sino que la respuesta es de un forero que firma como S.R.-D y que no sé quién es, pero seguro que no es Dragó, que da la cara.
Un besote.

Carlos dijo...

He revisado otra vez los mensajes y confirmo que no era Dragó.
El único mensaje que hay de Fernando en los comentarios de ese post -texto que escribe él pero que seguro que lo transcribe a internet otra persona, su mujer Naoko, el webmaster Javi o quien sea- está con su nombre, siempre lo hace así, dudo que oculte su identidad si quiere decirte algo. En ese mensaje dice que "de los múltiples mensajes recibidos sólo voy a contestar..." y resulta que ya hay varias respuestas previas del tal S.R.D., así que no es él. Este S.R.D., por cierto, dice que "qué envidia me da Dragó..." antes de soltar sus tonterías contestando a chicas. Y el mensaje de Fernando, mira el estilo, discrepante, aclarando un punto, pero muy correcto.

Blanca dijo...

Vale, para ti la perra gorda.
Sólo una preguntíta toca-narices ¿tu has leido lo que escribe en su blog? Si, un tio majísimo, majísimo, y sobre todo muy liberal con las ideas de los demás y nada creido de si mismo, pero para nada, ah! y sobre todo muy humilde, muy respetuoso y muy tímido con las mujeres, pero mucho, mucho.
¿Gana en las distancias cortas? vale, me gustaría preguntárselo a las 7 mujeres que se han divorciado de él.
Un besito, se feliz.

Gladis dijo...

Felicidades, felicidades. Pero no vamos a estar celebrándolo mes a mes... ya hasta que no cumpla el año nada.
Parir un blog y parir un hijo tienen mucho en común: nunca sabes cómo serán de mayores y siempre (siempre es hasta que te entra la menopausia o similar), siempre temes que su itinerario vital se tuerza en algún recodo del camino. Ya puedes habilitar la moderación de comentarios o apuntarles a kárate. Es imprevisible.
De ahí su encanto y lo que supone de reto.
Éste no lleva mala pinta.
Y sigo pensando que será el blog del otoño.