Faemino y Cansado

Hace años, los había visto ocasionalmente en algún programa de la tele –me parece que en La Bola de Cristal y en Cajón Desastre- los sábados por la mañana y no me habían hecho gracia. Creo que en aquel momento no les presté mucha atención o no les pillé el punto. Aparte de que también ocurre que hay números de humor que en el vivo y directo ganan y que pierden frescura en televisión (les pasa, en mi opinión, a Académica Palanca, por ejemplo). Llegó el cumpleaños de mi hermana y propuso que saliéramos con unos cuantos amigos a ver alguna actuación. En contra de mi voluntad la mayoría eligió Faemino y Cansado y yo pensé: si no me divierten, les voy a poner un careto que les deprima, ahí en primera fila del Café del Foro… En cuanto salieron al escenario y empezaron a dar las gracias a los colaboradores del espectáculo, entre ellos “al Excelentísimo Corte Inglés de Madrid, por la cesión gratuita del vestuario… Si bien ellos no lo saben” me empecé a reír con sus ocurrencias y ya no paré en toda la noche.

Desde entonces, procuro verlos en cuanto tengo ocasión y la otra noche fui con un amigo, Carlos Cardesa, a la sala Galileo Galilei y nos dimos una buena sesión de risas. La verdad es que estuvieron sembrados.

Carlos Arroyo, Faemino, y Javier Pozuelo, Cansado, comenzaron a actuar juntos en el Retiro madrileño. De ahí pasaron a cafés y locales y finalmente dieron el salto a televisión, donde hicieron el programa El orgullo del tercer mundo.

Practican un humor muy personal, sin imitaciones (bueno, una sí hacían: la de Julio Iglesias en el dentista..., y ahora han incorporado también la de la voz de la Reina), sin chistes convencionales, con caracterizaciones y escenografía muy sencillas. Se suelen basar en situaciones más o menos cotidianas, pero llevándolas al absurdo, con reflexiones divertidas (el romanticismo de los cultivadores de perejil, por ejemplo) y con juegos de palabras, así como ocurrencias disparatadas.

En una ocasión, los productores de su programa televisivo les recomendaron que crearan una frase que se llegara a popularizar, supongo yo que al estilo del “veintidós, veintidós, veintidós…” del Dúo Sacapuntas, el “¿es la guerra?” de Gila, el “hablaremos del Gobierno” de Tip y Coll y otras similares (fíjense en el reciente éxito popular de la expresión “un poquito de por favor”, sin ir más lejos). Sin embargo ellos, de absoluta coña, crearon una frase que pensaron que era totalmente imposible que calara en nadie. En un momento en uno de sus gags, uno de ellos decía “qué va, qué va, qué va” y la surrealista respuesta del público tenía que ser “yo leo a Kierkegaard”… Al final, la frase sí se hizo popular entre sus seguidores.

A mí me divierten especialmente sus personajes de Arroyito y Pozuelón. Frente al humor inteligente que Faemino y Cansado practican, estos supuestos parientes suyos recorrían los escenarios haciendo un humor de chascarrillos más gruesos. Siempre salen con la copa de coñac en la mano, y con un cigarro o un palillo en la boca. Para presentarles, antes solían poner como sintonía esa rumba tan sutil de “Dame veneno que quiero morir, dame veneno /porque prefiero la muerte que vivir contigo…”. Aquí les dejó de regalo un sketch en el que hacen de Arroyito y Pozuelón. Y, si tienen oportunidad, no se los pierdan en vivo.

12 comentarios:

marisol dijo...

No está bien eso de dar envidia.............no me pude apuntar esta vez pero ya tenemos pensado ir a finales de octubre.

El sketch me ha recordado un poco a cierto incidente en Praga.........¡ese insigne abogado, experto colaborador.......!no se qué me hubiese tenido que inventar para que quedase digno...

Lutecio dijo...

Yo también les conocí en los programas televisivos que mencionas y su original humor me ha hecho gracia siempre. Cada cierto tiempo voy a verlos en Galileo Galilei donde suelen actuar casi todos los meses. Llenan siempre los dos días que actúan y el que quiera verlos ya sabe que tiene sacar la entrada una semana antes y siempre hay que esperar cola dado su alto número de incondicionales.
A mí siempre me ha hecho mucha gracia el sketch del director de hospital (que llegó a a ese puesto empezando como paciente).

P.D:La lista de adhesiones provinciales que comentas en otro espacio,comentario con el que me he reído mucho, parece elaborada por Arroyito y Pozuelón aunque sus verdaderos autores, igual de cañís, no me hagan ni pizca de gracia.

Pako dijo...

Me parece que Faemino y Cansado merecen un puesto en esa cadena que está apostando por el humor (véase por ejemplo Muchachada Nui). Ojalá que los recuperara La 2.

Julio (Un Colega) dijo...

Muy bueno Carlos.

Suelo, visitar a mis blogs recomendados poque dime:¿Cómo,vas a reomendar la lectura de otro al que ni tan siquiera visitas? Eso, no es ético. Menos, o sría que no te anotas que me has dado un emujón para colgar en mi blog una de Los Morancos. Mis preferdos. Ahorita mismo. Y, isrto en este post el comentario por otra razón que al acto te hará gracia:
Soy, "El cubanito cuentacuentos" y este par, han imitado a los cubanos. Cosa, que pocos saben: no resulta nada fácil imitar el modo de hablar cubano, si no eres nativo.
Saludos a todos.

Julio (Un Colega) dijo...

Entro de nuevo para decir, que en la representación entera se ha imitado a los cubanos en "una sola palabra".
No, doy más pistas. Más sencillo no lo he podido poner.
¿Quién, se atreve a decir acá cuál?
Por otra parte, disculpadme por mis faltas. Estoy de estreno. Un portatil. Encima de no ser mecanógrafo, me está costando adaptarme al teclado debido a lo pegadito que está al monitor y que soy miope, y astigmático perdido. Ando y os lo escribo en argot cubano:
"Quitándome los espejuelos y poniéndomelos, todo el rato, chico. Esto es del culin culan caballero"

David dijo...

Recuerdo, aunque poco, haberme reído hasta la lágrima viendo a Faemino y Cansado en el Retiro, cuando mi padre nos llevaba el domingo por la mañana al Retiro.

Miguel Ángel dijo...

Hola Carlos. Yo me debería llamar el 3º en discordia, por estar casado con una nota discordante, y haber sido casado por otra (el recuerdo de ese día siempre me hará sonreir).
Como me has tocado la fibra sensible al "colgar" en tu blog a esta pareja de humoristas que para mí es la mejor, he dado el salto de voyeur a participante activo.
A estos dos los he visto un par de veces en el Teatro de Córdoba, y otra en la sala Galileo, y ha sido siempre un rato de dolor de pecho de tanto reir. Carlos, sé que fuiste con mi mujer a verlos una vez antes de que la conociese (hace muuuchos años), pero no estoy celoso por ello ;)
Un abrazo

Alex CD dijo...

Yo los vi en Barcelona hace unos años en el Teatre Victoria, si no recuerdo mal, y no paré de reírme ni un solo instante.

Son tremendos :)

Anónimo dijo...

hivpatients comparative theories payoffs declining heavy feasibility edna pursuance semta annotated
semelokertes marchimundui

Roberto dijo...

Si realmente os gustan Faemino y Cansado os invito a mi blog: http://roberlumbr.blogspot.com dónde encontrareis la más completa recopilación de videos de este genial dúo. Muchos de los cuales los he subido yo a la red. Un saludo a todos.

Carlos dijo...

Muchas gracias, Roberto. Muy buena recopilación.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.